lunes, 30 de abril de 2007

Cómo perder un campeonato sin perder la pasión...

Ayer el Caracas FC visitó al UAM en un encuentro del que saldría el campeón del Torneo Clausura.

Los rojos tenían toda la ventaja para alzarse con el título y además, colgarse de manera automática su novena estrella. No importaba si ganaban, empataban o perdían por la mínima diferencia, igual serían campeones.

Chita San vicente prácticamente entregó el partido de Copa Libertadores disputado a mitad de semana, alineando gran cantidad de suplentes, a fin de tener fresco a su "once" de lujo para el partido del domingo.

Pero todo se fue torciendo en el camino!

Pocos minutos después de arrancar el partido, Alejandro "el lobo" Guerra, motor del medio campo del Caracas, recibió una falta por demás violenta y alevosa, que bien habría ameritado la expulsión del infractor, que le obligó a retirarse del engramado con claras muestras de dolor.

Chita perdió a su hombre más importante y se vio obligado a reemplazarlo por Weymar Olivares, con lo que ganaría en marca pero perdería más del 50% de la creación.

Más adelante Rafael Mea Vitali (jugador que admiré desde su época en el Caracas), en una actitud terriblemente antideportiva, le pateó la rodilla en varias ocasiones (con la supuesta intención de sacarle el balón) a Iván Velásquez que se encontraba sobre el césped. El colombiano respondió a la agresión, y ambos vieron roja directa. A partir de ese instante, sólo quedaron 20 hombres en cancha.

Como si fuera poco, el Pájaro Vera se hizo expulsar de la manera más estúpida, con una falta innecesaria, dejando a su equipo con 9.

Los rojos intentaron defenderse, pero el terrible arbitraje, la fatiga, la inferioridad numérica y el empuje del combinado bicolor, se mezclaron para cerrar un marcador 3-1 que le daba el título al Unión Atlético Maracaibo.

Aun sabiendo que ahora se jugará la final a doble partido para definir el campeón absoluto, es increíble el malestar que queda después de ver a mi club perder así... Es increíble cómo puede doler un gol, cómo puede doler una cartulinita roja en la cara del capitán...

Ese dolor es la prueba del amor que inspira la camiseta más laureada de nuestro fútbol, la única con 8 estrellas, la del único CLUB de Venezuela... El sentimiento irrefrenable que mueve a 11 hombres que están haciendo historia en el torneo continental.

Se perdió el título del Clausura, pero la pasión está allí, intacta!

jueves, 26 de abril de 2007

Por qué la gente cree que el nombre de Gandhi es Mahatma??

Ayer recibí un e-mail muy bonito, cuya autoría es atribuída a uno de los seres humanos que más admiro: Gandhi.

Pero hubo algo que me impidió disfrutarlo plenamente: se refieren a él como "Mahatma Gandhi", como si Mahatma fuese su nombre de pila. Como sé que el remitente de ese e-mail no es el único ignorante que cree eso, me dispongo a arrojar un poco de luz sobre el asunto...

El nombre real de este gran hombre es Mohandas Karamchand Gandhi, lo de "Mahatma" es otra cosa! Viene del sánscrito, de las voces "māha" y "atma", y su traducción sería "Gran Alma" o "Alma Grande". Me parece perfecto llamarlo así, porque es exactamente lo que él fue; pero si queremos usar ese "sobrenombre", lo correcto -para nosotros que hablamos castellano- sería "el Mahatma Gandhi".

Ghandi vivió como un hombre, en toda la extensión de la palabra: haciendo lo correcto y asumiendo las consecuencias! Y murió a manos de un cobarde enviado por otros cobardes, que se sabían inferiores a él, que le temían y que no soportaban verlo brillar... Mas como diría Arjona: "fue verbo, no sustantivo", y murió con el nombre de Dios en los labios...

Si la ignorancia es tal que no conocen la obra de este gran ser humano, por lo menos respétenle el sagrado derecho divino y jurídico que tenemos todos los que habitamos este planeta: el derecho al nombre y a la identidad.



"Un error no se convierte en verdad por el hecho de que todo el mundo crea en él".- Mohandas Gandhi.

domingo, 22 de abril de 2007

El señorito Beny en Maturín

Hoy me levanté algo más tarde que los últimos días, siguiendo la reomendación que me hiciera el señorito Beny anoche antes de abrodar la guagua que le llevaría de regreso a la civilización...

Siguiendo otra recomendación suya, de unas horas antes, he vuelto a entrar a este espacio, y a escribir alguito, con la única intención de decirle que me siento muy contenta por haber compartido este par de días de risas, de conversaciones cortadas, de aventuras por este pueblo, de reirnos de la gente, de comer como si estuviese engordando pa diciembre...

Gracias por TODO eso!

sábado, 14 de abril de 2007

EL PRIMER POST

El pasado domingo Raúl volvió a marcar después de un buen tiempo, y comentaba con Alex que no me gusta verlo tan atrás, tan lejos de lo que alimenta a un delantero: el gol!

Durante esta semana hablé mucho con Pablo sobre música y sobre muchas otras cosas, con su mamá sobre la infancia...

Y después de todas esas conversaciones, me quedo con ganas de escribir sobre esos temas, así como escribo sobre F1. Por qué? Porque si algo me interesa, siento la necesidad de expresarlo por escrito, que es mi medio natural.

Siendo así, se me ocurrió que me urgía un blog. Pero entonces pensaba: un blog de fútbol? No voy a poder hablar de música... O en un blog de psicología no puedo hablar del tránsito... En fin, igual se me quedaban temas por fuera, o tendría que crear varios blogs, y si no tengo tiempo para mantener uno, menos lo iba a tener para varios...

Entonces, tiene que ser un blog como yo, full divagaciones, full pensamientos atípicos, sobre cualquier cosa...

...Lo pensé, pero a diario me sentaba aquí a hacer otras cosas y no ponía manos a la obra con lo del blog; hasta que hoy entré a leer lo que el señorito Beny escribió en su blog acerca del más grande de grandes: Ayrton Senna DaSilva...

Y leer sus palabras me activó la tecla de "yo quiero hacer esto"...

Así que gracias a Beny, escribo hoy este primer post, divagando como siempre... No sé si lo abandone pronto como es mi tendencia, o si lo usaré cuando tenga ganas de decir algo... Pero por lo menos comencé...