miércoles, 2 de mayo de 2007

La Batalla de las Superficies

Desde que me interesé por la F1 me he topado con muchas personas a las que les gusta jactarse de haber visto correr a tal o cual piloto... Yo lo veo más desde el punto de vista del honor que representa poder ver en vivo algo que quedará escrito en la historia y que dentro de muchos años se va a seguir comentando...




Eso me pasó hoy con la llamada "Batalla de las Superficies". Se trata de un partido de exhibición disputado en Mallorca entre Rafael Nadal y Roger Federer sobre una cancha mitad césped, mitad polvo de ladrillo.

Es la primera vez en la historia que se juega un partido así, ya por eso es importante. Pero lo es mucho más por ser sus protagonistas los 2 dominadores absolutos del tenis a nivel mundial desde hace un par de años o más.

Rafael Nadal, indiscutiblemente el mejor jugador del mundo sobre polvo del ladrillo, lo ha ganado todo sobre esa superficie y desde 2005 nadie le ha podido vencer, ni siquiera Federer, que es el que ha estado más cerca.

Roger Federer es el mejor jugador del mundo sumando sus capacidades en todas las superficies, es Número 1 del mundo desde hace años y, según los entendidos, está cerca de ser el mejor de todos los tiempos. Todos lucen débiles frente a él, incluso Nadal.

He allí lo más bello de este encuentro: Nadal no es Número 1 porque está Federer para impedirlo, y Federer no gana los torneos que le faltan en su palmarés porque está Nadal para impedírselo. Son los dos grandes campeones que no llegan a ser "el más grande" por culpa del otro, y aun así se respetan y han forjado una linda amistad.

Entonces, ya he visto a Nadal ganarle varias finales a Federer sobre polvo de ladrillo (y una sola sobre 'carpet'), he visto a Federer ganarle a Nadal la final de Wimbledon (sobre césped); pero hoy tuve la fortuna de verlos jugar un partido súper reñido, que terminó en un agónico tie break, sin que la superficie favoreciera a uno al otro...

Dentro de 20 años, cuando probablemente siga vigente el record que está construyendo el mallorquín, con -hasta ahora- 72 partidos ganados al hilo sobre polvo de ladrillo, yo podré recordar con mucho placer que lo vi ganar la "Batalla de las Superficies".

1 comentario:

Benedetto dijo...

Buen punto de vista flaquita...

( Me pliego a èl )

Keep writing!


Beny.