viernes, 5 de septiembre de 2008

Sobre la soledad

Hoy me ha parecido buen día para echar a andar el proyecto que inicié con la apertura del Buzón de sugerencias. Y comienzo con un tema propuesto por Bluesoul: la soledad y cómo afrontarla.

Elegí comenzar con ese tema porque me da exactamente lo que buscaba: algo que no me resulte fácil; no porque no sepa qué decir al respecto, sino porque me siento obligada a ser muy cuidadosa en la manera de abordarlo, porque no quiero escribir un post con el que se puedan identificar las niñitas depresivas a las que el carajito que les gusta no les da ni la hora, o que sienten que su vida no tiene sentido porque las del grupito popular decidieron no ser más sus amigas... No quiero un post sobre el abandono familiar ni sobre rupturas amorosas. No quiero un post que saque lágrimas. No quiero caer en lugares comunes, aunque no tenga miedo de hacerlo si es necesario.

En el diccionario de la RAE aparecen 6 acepciones de la palabra soledad, para efectos de este post, sólo interesan la primera y la tercera. La primera dice que la soledad es la "Carencia voluntaria o involuntaria de compañía"; y la tercera, la define como "Pesar y melancolía que se sienten por la ausencia, muerte o pérdida de alguien o de algo". Copio ambas acá porque me parece importante diferenciar lo que es la soledad en un sentido físico y lo que es la soledad como estado de ánimo.

La primera, debo confesar que la disfruto mucho. Son momentos en los que no digo que estoy sola, sino que estoy conmigo. A diferencia de quienes odian comer solos, pasar el día en la casa solos, ir de compras solos o ir al cine solos, a mí me gusta mucho hacerlo, me da una sensación de paz y de libertad muy agradable. Siendo así, mal puedo ponerme a decir "cómo afrontarla", puesto que para mí nunca ha sido un problema a afrontar.

La otra, en cambio, es más interesante, más compleja, y se presta mucho más a las intenciones del post. Se trata de esa sensación casi permanente de estar rodeada de gente y aun así estar sola. Para mí, muy poco tiene esto que ver con el amor, con el hecho de sentirme querida o no; tiene que ver más bien con el hecho de haber entendido desde muy temprano que no era como los demás, que no tenía los mismos gustos, deseos, intereses, capacidades y cualidades que tenían los demás. Claro está, cada ser humano es único, pero tiene características comunes que lo acercan a un promedio, o a esa utopía llamada "normalidad".

En mi caso, la cosa es que nunca me parecí al promedio, en nada (salvo tener dos ojos, boca, nariz...)! De modo que nunca tuve esa sensación -que según los "entendidos" es positiva- de pertenecer a algo, de sentirme identificada con otros, y a la vez arropada y contenida por ellos. Yo sencillamente no la tuve ni la tengo.

Ya sea dentro de mi grupo familiar, o de mis compañeros de clase o de trabajo, o de cualquier entorno en el que haya participado, siempre he llevado colgando un cartel de "elemento distinto", que hace que unos me detesten y otros me tengan miedo, de manera que acercarse a mí no es precisamente el primer deseo que sienten. Y tampoco yo deseo que lo hagan, para ser franca debo admitir que la mayoría de la gente me desagrada. Aquellos pocos que me agradan por lo general son quienes llevan un cartel parecido, con quienes siento que comparto algo, que entienden cómo es esto porque tienen toda la vida sintiéndose igual, son personas que llegan a situarse en posiciones muy importantes en mi escala de afectos...

Tener cerca a esos pocos afectos es algo que me llena mucho, e incluso tenerlos lejos pero saber que cuando nos veamos seguirá existiendo la mirada de absoluta empatía y comprensión, o que cuando levantemos el teléfono seguirá habiendo un tono de complicidad. El problema viene cuando no están, cuando se rompe esa conexión, ya sea porque aquella persona decide alejarse, o porque hace cosas que me obligan a mí a alejarme, o porque aun sin querer alejarnos hay que hacerlo.

Entonces me viene a visitar esa tercera acepción de la palabra soledad. No importa que esté entre mil personas que se desvivan en atenciones hacia mí, igual me siento sola.

¿Cómo se afronta eso? Bueno, no puedo ofrecer una solución con la certeza de que a todo el mundo le va a servir. Sobre todo porque ni yo misma he encontrado una fórmula concreta. A decir verdad, nunca termino de llenar esos vacíos, más bien aprendo a vivir con ellos, como "animal de costumbres" que soy.

En ese sentido, el consejo que puedo dar es no pretender olvidar y no querer llenar mágica e instantáneamente esa soledad, más bien habría que entender y aceptar lo que se está sintiendo, entender y aceptar la realidad en la que toca existir, vivir el período de "duelo" que haya que vivir, aprender lo que haya que aprender, y tratar de recordar bonito si se puede, o por lo menos, recordar sin que duela. Yo creo en el poder de la mente y creo que allí nace la posibilidad de lidiar con esa tercera acepción.


"La soledad es el maestro que con el tiempo
te enseña lo que fuiste, eres y serás"

27 comentarios:

Ale dijo...

Y es cuando uno esta solo que se deja volar la imaginación y se crean cosas fabulosas. Aun cuando se este melancolico, no?

Yesly dijo...

La soledad es digna de ser disfrutada, aún cuando llega sin invitación, y si vemos el común denomidor la gente siempre está en busca de compañía [llamense amigos, novios, grupos o lo que sea], hablo de que el ser humano busca ser social y a veces tanta compañía hace que olvides lo que quieres y lo que eres...

Yo ante tanta soledad en mucho tiempo, y hablo de la tercera acepción, he aprendido a vivir conmigo, mis bondades y mis berrinches, ese tiempo a solas siempre termina siendo bueno, al fin es un rato a solas para reflexionar...

Diría mi papá tomate la soledad con soda... y disfrutala!!!

Ah y es mejor ser un elemento diferente que ser parte del común denominador...

Saludos!
Buenas reflexiones!

Yei

Ana María dijo...

Coincido contigo en varias cosas. Entre esas que disfruto la soledad en ciertos momentos: si voy de compras, si me quiero arreglar, inclusive comiendo. Estando casada he perdido un poco mis "ratos para mi", asi que cuando regreso de trabajo en el autobus no le hablo a nadie, oigo mi musica, reflexiono, pienso en todas esas cosas que el resto del día no puedo.
Tampoco soy de muchas amistades, la gente me molesta. Siempre he tenido "un grupito de amigos" y mi mamá siempre me lo ha criticado, siempre dice que uno debe conocer mucha gente.. yo no lo comparto. No me siento comoda con todo el mundo.. eso si, nunca he perdido contacto con los que he considerado amigos. Ironicamente la gente confía mucho en mi... quizas en el fondo saben que no les voy a regar sus cosas por ahi.
Pienso que eso es lo que hace que nunca me sienta sola, mi naturaleza no es de multitudes. Solo me siento sola si mi esposo esta lejos, el es mi balance.

Maie dijo...

Que te puedo decir... te veo venir Soledad... (otra del Franco quien anda bloggeado en los ultimos dias)
Comparto contigo eso del disfrute de los momentos de Soledad fisica. La verdad necesito esos momentos. Por ejemplo cada dia voy a mi casa a almorzar. Yo solita, sin mucho plan, pero me encanta llegar a la casa y estar solita... no se el aire que respiro en esos momentos esta cargado de paz... adoro la compania pero estar solita me gusta...salvo en la noche jaja.
De la otra creo que ya hemos hablado antes via email.
Saludos

Euchy dijo...

No tengo mucho q agregar, pero anadiria q uno debe aprender a enfrentar sus temores y aceptar sus debilidades. Es la unica manera de derrotarlos, no negandolos y distorsionandolos.

Por eso comulgo con q es algo con lo q aprendes a vivir.

Y se q en muchisisisisisimos casos es un estado ideal.

Para mi lo es en la cotamil. ;)

Tqm

Nicky dijo...

Hola Mariale....

en mi caso, la acepción adecuada es la primera.

Siempre estuve alejado de la gente, de mis hermanos, de mis padres. No tuve más allá de 3 amigos, a los que sigo viendo un par de veces al año.

No me agradan las reuniones de trabajo, ni las fiestas ni nada que se le parezca.

Prefiero generalmente, esta solo. Descubrir un bar donde pasen la música que me gusta y sentarme en barra a dejar volar la imaginación.

O caminar con el reproductor de mp3, sin rumbo por las calles de Lima.

O como sucede ahora, por el trabajo que tengo, viajar por el Perú, conociendo lugares y bares que me resulten interesantes.

Es extraño, pero hasta al estadio prefiero ir solo. Alguna vez, en mis escasas épocas gregarias estuve en una barra "organizada". Pero ahora, cuando voy, lo hago por mi cuenta. Y generalmente busco un lado poco poblado.

Por lo que he podido comprender de tu post, tenemos una diferencia básica. A mi, en general me agrada la gente. No tengo predisposición negativa para la mayoria de personas, excepto los pituquitos y los bacancitos. Simplemente, me agrada estar solo. Disfruta la capacidad absoluta de decisión, sin estar amarrado a lo que el grupo "democraticamente" decide.
Me gusta hacer lo que me plazca, sin consultas y sin rendir cuentas.

Bluesoul dijo...

:O que sorpresa llegar de llevar al imbécil de mi hermano al trabajo (si también tengo un hermano imbécil jajaja)y encontrarme con que me habías complacido con el tema que te pedí hace unos días....de verdad me dio emoción y mas aun leerla porque lo abordaste de una manera genial, no me decepcionaste (no pensaba que lo hicieras)yo también me identifico con la segunda definición que planteas, a la luz publica parece que tuviera una vida sin preocupaciones , con dos padres excelentes, clase media, he tenido todo lo que quiero en esta vida pero a pesar de todo eso me siento sola conmigo misma...veo que con el pasa del tiempo me he acostumbrado a estar sola... pero llegan momentos en que recaigo...pero en fin! otro tema...

para ser franca debo admitir que la mayoría de la gente me desagrada.... ya somos dos...a veces me dicen "mejor dime quien te cae bien ya que la lista es mas pequeña"


besitos mariale... gracias una vez mas y a ver si me animo y escribo sobre mi soledad...

Sir Nick... dijo...

Alguna vez leí, creo que en el blog de Curiosa: "No estoy tan solo si estoy conmigo", y me identifique con esa frase...

también escuche de Ricardo Arjona lo siguiente:"La soledad es una ingrata a la que se le va tomando el gusto, con un
alto riesgo de parar completamente enamorados de ella.

La soledad es un hotel que no es de nadie, es una cama que no es
mía, es despertarme a las 3 de la mañana y no saber donde esta el
baño.

La soledad soy yo.

La soledad es la gota de agua en la llave del baño que dejaste abierta y no quieres cerrar por no sentirte solo.

La soledad es un suplicio ingenioso de la naturaleza que hace que nos encontremos con nosotros mismos para poder valorar a los demás.

La soledad es un espejo que no miente.

La soledad es ese montón de sonidos que no escucha nadie pero que
hacen mucho ruido.

La soledad soy yo, en compañía del pasado.

La soledad es un beso que se desperdicia en una almohada, es ver la sombra de la silueta de alguien que ya no esta.

La soledad es una malvada insoportable y maravillosa que me gusta…
no se bien por que…

La soledad es entender por fin que no hay mejor compañía que la
soledad.

Es el velorio de un día que se fue.

Es dejar de estar haciendo nada, prepararte, vestirte, abrir la puerta, salir… para seguir haciendo lo mismo.

La soledad es la compañera, la del miedo, la de los futuros inciertos, la del camino, la búsqueda, la soledad..."

Pedro dijo...

Yo también disfruto estar solo (en el sentido de la primera definición). Cuando estoy en casa, por alguna razón siempre prefiero comer solo, no sé porque. Lo mismo al ver TV, o salir a comprar cosas, etc.

En cuanto a la 2da, también me desagrada la mayoría de la gente. En particular los que más se acercan a esa idea de "normalidad" que mencionas jaja

Mariale divagando dijo...

Ale,
así es!

Yesly,
mi condición de elemento diferente es algo de lo que no reniego, por el contrario, la agradezco.
Pero no es fácil.

Ana María,
tenemos algo en común: aun sin ser amante de las multitudes ni de la gente en general (lo cual es síntoma de desconfianza de todo y de todos), despertamos una gran confianza en los demás.

Maie,
sí, lo hemos hablado antes y hemos coincidido en muchos puntos.

Euchy,
sip, eso es cierto, también lo hemos hablado.

Nicky,
también me gusta hacer lo que me plazca cuando me plazca, pero sí, ciertamente somos diferentes en cuando a la percepción que tenemos de la gente.

Bluesoul,
"dime quien te cae bien"... jajajaja me pasa lo mismo!!
Y si te animas, por allá estaré leyendo!

Mariale divagando dijo...

Nick,
"La soledad es ese montón de sonidos que no escucha nadie pero que
hacen mucho ruido"... Ciertísimo!!

Pedro,
lo mismo digo!
Supongo que se debe a que no tenemos algo con qué identificarnos con esos que están cerca de la "normalidad".

Euchy dijo...

Si yo le agrado a Pedro y te agrado a ti que debo inferir que no soy Normal. No sé cómo tomar eso JAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJA


Mariale divagando dijo...

jajajajajaja
que conste que tú misma llegaste a esa conclusión...

Nuvolari dijo...

Quisiera darte una respuesta larga, pero es que practicamente me has descrito en este post. Tuve que leerlo 3 veces para ver si es que mi vida no es como The Truman Show. Me hiciste sentir raro de verdad...

Soy un elemento diferente en la sociedad, no me siento como todo el mundo, no soy el tipo promedio, no soy ni más ni menos. Simplemente soy diferente del resto.

Con razón me agrada leerte, llevamos el mismo cartel...

Besos... :D

Jime... dijo...

Me encantó este post! Yo todavia estoy pensando que proponerte para que divagues... a ver si se me ilumina la neurona y uno de estos dias te mando un mail :)

A mi me gusta estar sola, disfruto muchisimo los momentos en los que los chicos duermen y yo me levanto temprano, Ale se va al trabajo, y puedo tomarme un te y leer en sileeeeeencio... pudiendo escucharme, no?

Yo creo que la soledad jode cuando uno no puede estar con uno mismo, entonces busca algo que lo distraiga o algo asi.. no se, me parece que va un poco por ese lado...

Yo tambien me considero 'anormal' y estoy feliz de serlo jajajaja Quizas, por eso tmb, una aprende a aceptarse y a quererse, porque afuera ya se sabe que una no va a ser aceptada precisamente :) Y coincido con el final del post sobre todo.

Un beso!

Euchy dijo...

Mira lo que encontré en un blog por ahí:

"La soledad es insoportable, a solas conmigo mismo, a solas con mis pensamientos.
No sé como distraerlos, como atontarlos para que no me atormenten. Surge entonces la rabia ante la impotencia, y la agresividad es un pequeño paso que doy en ese estado.
Sentirse solo y estar solo no es lo mismo, pero en mi caso, sí, me siento solo aún cuando no estoy solo, pero lo siento mucho más cuando esa soledad es también física.
¿Soy demasiado consciente de la realidad, y los demás viven en un sueño de idiotas del que no quieren despertar (cosa que no les reprocho), o soy yo el estúpido que cree ver demasiado, sin ver nada?.
Sea cual sea la respuesta, puedo decir que nunca he pedido estar aquí y aún estando aquí, sólo pienso en cómo salir, sin hacer ruido, sin que se note mi ausencia, como si nunca hubiera estado. Y de esa manera, sentir la ilusión de no haber existido nunca."
Emile Cioran

Mariale divagando dijo...

Tazio,
así es! Tú eres de esos de los que sé con certeza que llevan el cartel!

Jime,
"Yo creo que la soledad jode cuando uno no puede estar con uno mismo". Totalmente de acuerdo!

Euchita,
CIORAN!!!! Un tipo grueso, la verdad!!
Tal como dijo Jime, la soledad jode cuando uno no se soporta a sí mismo. Y ése era exactamente el caso de Cioran, un hombre que tenía un profundo desprecio por la propia existencia.

Oswaldo Aiffil dijo...

Marialeeeee! Nada que agregar! ¿Que te puedo decir? Si llevo ya tres meses aqui en Houston acompañado de Manuela y Soledad, mis altas panas jajajajajaja.
Este blog se pone cada vez más interesante con tus divagaciones sui-generis. Te quiero!

Mariale divagando dijo...

Oswaldo,
ciertamente, tú por allá tan lejos...
Pero estoy segura de que sientes eso que menciono en el post, la certeza de que tus afectos están intactos y que cuando se vuelvan a ver todo será como si el tiempo no hubiera pasado.

* M a r u dijo...

La soledad es una cuestion de actitud (como la tercera acepcion de tu bello post)...

Sorry marialita linda, no puedo pensar ni poner juntas cuatro palabras. Ya escribire yo sobre lo SOLA que me siento preparando esta m**** de fin de semana para el huracan. Ya van 12 llamadas telefonicas y como 20 emails y como 30 mensajes de texto ... y son las 10 AM... TQM

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

He tocado el tema de la soledad en tiempos pasados dentro del Blog...si quieres, te hago llegar el link de una columna que titulé "Soledad y la Melancolía". Una de mis canciones favoritas es del argentino Leonardo Favio y se llama "Para Saber Cómo es La Soledad".

Al igual que tú, disfruto la soledad física...no es que sea un anti-social que no guste estar con amigos, pero en mi metro cuadrado portátil no tengo que darle explicaciones a nadie y puedo ir desarrollando ideas y pensamientos que después, posiblemente, sean enriquecidos con el debate.

No me aproblema pasar la tarde solo en casa...cuando adolescente, llegué a estar una semana sólo en casa mientras mi familia se fue de vacaciones a una zona 100% rural. Y ni hablar del cine...recuerda mi experiencia de Wall-E.

De la otra definición, trato de hacerle el quite...porque si bien la he tenido por personas muy especiales para mí, estar en melancolía o pesar pudiera significar una falta de respeto para los amigos o familiares que están a mi lado. Me pasa una situación a la inversa...no tengo hace años una relación de pareja, pero no me siento solo; suelo decir que mis amigos llenan ese supuesto vacío y que, aunque con bemoles, entienden mi anormal normalidad.

Pero al contrario de ti, la sensación de permanencia la he desarrollado bastante...por ahí van mis frustraciones mayores; ser parte del grupo, por decirlo de alguna forma...pero es en estos tiempos cuando se han dado los elementos necesarios para una mayor apertura sin dejar de ser distinto.

Saludos afectuosos, de corazón.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Se me había olvidado agradecerte por estar entre quienes más comentaron durante el pasado mes de Agosto y, además, lo hicieron de manera pronta. Nuevos saludos afectuosos, de corazón.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

En ocasiones, la soledad resulta adecuada, pero no de forma general y por sistema. Un beso.

Benedetto dijo...

Gracias.




( Tu entiendes )




Baciotto!

Mariángel dijo...

La Soledad = Mi estado natural

Mariale divagando dijo...

Maru,
he estado por tu casa, pendiente de todo; repórtate cuando puedas.

Luis Alejandro,
gracias a ti.

Fernando,
coincidimos.

Beny,
sí, yo entiendo. :-)
Un abrazo!

Mariángel,
puede que sea tu estado habitual (y el mío, y el de muchos otros), pero natural no. Los seres humanos somos animales sociales.

leydi dijo...

Me gusto mucho tu post, y en lo personal pienso que la mejor manera de "enfrentar" la soledad es aprender a disfrutar con ella... Yo en lo particular soy una persona bastante hermética y me cuesta mucho abrirme a nuevas relaciones, ya sean de amistad o amorosas... Es algo innato en mí, con lo que he tenido que lidiar toda mi vida... Conozco muchas personas, pero son muy poquitas con las que logro realmenteestablecer lazos de amistad...

A la soledad no hay que temerle, hay q respetarla para poder convivir con ella...