jueves, 23 de octubre de 2008

Otra sorpresa, esta vez en Viento Fresco

La semana pasada les conté sobre las sorpresas que encontré durante mi visita a San Antonio de Capayacuar, recuerdan? Hoy quiero contarles sobre otra sorpresa que encontré ayer en Viento Fresco.

Primero debo explicar que desde que vivo en Maturín estoy acostumbrada a que quien me atiende en cualquier tienda siempre me trata mal; aunque yo llegue risueña (que ustedes saben cuánto me cuesta), aunque la buena educación opere automáticamente en mí incluso por encima de la arrechera que pueda tener, aunque mis tías me enseñaron a tratar a las personas cortésmente aun si no me gustan... El resultado es el mismo: dependientes malencarados (siempre), malhablados (siempre), malolientes (no siempre), que me atienden -a mí y al resto de la clientela- con desdén, como si nos estuviesen haciendo un gran favor al permitirnos gastar dinero en el establecimiento para que a ellos les puedan pagar su sueldo mínimo a fin de mes...

Eso me hace valorar mucho el hecho de que me atiendan bien! Por eso recomiendo sitios como La Casita de los Bocados y Gourmet Planet (que están en Maturín, pero los dueños no son de Maturín), porque la comida es buena, no es extraordinaria, pero LA ATENCIÓN sí lo es! Y por tonto que parezca, me voy contenta -al punto de venir a escribirlo en el blog- cuando alguien simplemente hace su trabajo y le agrega el extra de la amabilidad.

Bien, vamos al punto: Si San Antonio es un pueblito, Viento Fresco es un puntico casi invisible en el espacio! Apenas 4 ó 5 calles, casi todas desiertas, salvo por algún niño en una bicicleta destartalada.

En ese pueblito (que de fresco tiene el nombre y nada más), con el calor de las 11 de la mañana, me paré en un kiosquito oxidado en medio de la nada, con la necesidad urgente y perentoria de comprar agua. Me atendió un viejito más oscuro que los negritos barloventeños primos de mi progenitor, mal afeitado, con pocos dientes, con la ropa sucia...

Al bajarme del carro le di los buenos días y el señor respondió fuerte y claro "Buenos días" (a diferencia de los maturineses que esconden la cabeza como el avestruz pa' no devolver el saludo). Le pregunté si tenía agua mineral y me dijo que no, pero en cuestión de segundos me enumeró TODOS los sabores de refrescos, maltas y jugos que SÍ tenía. Me decidí por un jugo de naranja de esos marca ACME que nada más de verlo ya estaba preparada para que supiera a rayos, pero era mejor eso que Coca Cola...

Durante los 30 segundos que tardé en buscar dinero para pagarle, el señor estuvo sonriendo y me repitió dos veces "Señorita, aquí tiene pitillos". Y cuando me estaba montando de nuevo en el carro le dije "Gracias, que tenga buen día", y me respondió -sonriendo de nuevo- "Siempre a la orden, mija, vuelva cuando queira".

No sé si es que el señor es siempre así, o si solamente estaba agradecido con la Providencia porque por fin pasó alguien que le comprara (porque de verdad, esa vaina estaba desierta), pero el punto es que me trató de maravilla y que si alguna vez tengo que volver a Viento Fresco, no me va a importar rodar o caminar un poquito más, para ir a tomarme un jugo sabor a rayos en ESE kiosquito!

25 comentarios:

* M a r u dijo...

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida...
Un beso, feliz dia!

Pablo J dijo...

Coño!!! Maru me ganó, te iba a decir exactamente lo mismo en las mismas palabras!!! Pero bueno... entonces solo digo "bis"... jajaja

FranFel dijo...

Si los de Maturín son mal encarados, no te quiero contar los de acá.
Las pocas veces que voy a Maturín, que me queda como a tres horas, las cuales me parecen una tortura con el puente nuevo y todo, llego encantada porque la proporción de egoismo es menor que en la de este menos-pueblo.
Voy a Maturín a comprar ropa, si, aunque no lo puedas creer. es que aunque Puerto Ordaz es menos pueblo que Maturín, aquí no hay Zara, que es lo que mas o menos puede resolverme la pesadilla de comprar ropa porque a mi tampoco me gusta comprar ropa.
La ropa que se vende hasta en las tiendas mas lujosas es pura porqueria de mercado libre. La de Zara tampoco sale tan buena, pero tiene una sección de "basicos" bastante aceptables cuando de cubrir una humanidad se trata.
El punto que te quería comentar es que en Maturín se vende menos ropa que en Caracas y como cosa rara los empleados de Zara Maturín son mas simpáticos que los de Zara Caracas y tiene más ropa; amén que la tienda está menos estropeada que la del Sambil.
Acá en Puert Ordaz nada sirve , ni los comederos, ni las ventas de ropa, ni las peluquerías, ni nada de nada.Montan unos negocios lujosísimos y el chef es un peasoecocineroinfame, las peluqueras son las de cualquier taguara y se llaman "estilistas".
Para sobrevivir me hé hecho con mis lugares, esos sitios donde me conocen con nombre y apellido y donde podría marcharme sin pagar, si así lo decidiera.
Restaurant: Club privado ercole, tiene la mejor bodega de venezuela y su dueño, Ercole, le está echando bolas desde que aquí existían dos calles nada más; de el lugar Miró Popic dijo que es el mejor restaurant del país.
Peluquería: todas son infames, voy a la mas lujosa, donde atienden las mismas peluqueras del 23 de enero, pero si me hacen un mal tra bajo le puedo reclamar al dueño y este me responderá resarciendo el entuerto. Allí tengo que caer, como buena venezolana que soy, dos veces por semana. Si se me jode el Ipod no voy porque ni loca me calo la barbaridad,los cositas que se cuentan, lo peor de todo es que las trato de mamita, mi linda y de vez en cuando me uno a una estrofa de decadencia y digo "manita, no puede serrrrrr, eso es para que sientan empatia, que si no lo hago estoy jodida). Ellas juran que las amo.
Librería, Supermercado, farmacia, podria darte toda la lista de lugares donde acudo como autómata; es que solo pensar en cambiar de sitio me estresa, viendole la cara de resentimiento a los empleaditos esos que se creen que tratandote mal se hicieron el día, es gente tan pobre, tan pobre espiritualmente que les duele decir buenos días.....se les escapa un bien muy preciado, es que ellos no te pueden dedicar algo que no tienen, un buen día. Le preguntas algo y no te ven la cara; en estos días le dije a uno "estoy hablando con usted y le agradezco que me vea la cara cuando le hable", el tipo me miró fijamente con todo el rencor que sus ojos pudieron despedir.
Ser el cliente fijo de un sitio donde por lo menos no te atropellan es la única forma de poder sobrevivir.
Como cosa curiosa visité un pueblo después de Maturín que se llama Caripe y te lo recomiendo.
YO FUI FELIZ EN CARIPE, si, desde que llegué hasta que me fuí, su gente humilde es hermosa, no se han contaminado pues ese es el verdadero venezolano y el clima es tan frio que en la noche te sale humito por la boca.El pueblo no tiene nada, ni restaurant, solo un lindo y sencillo hotelito que se llama Niebla Azul pero está atestado de parejitas de Caracas que van a dar rienda suelta a sus fantasías (cochina envidia que me dá) y nunca puedo conseguir cupo. Una noche entré en pánico y una señora me dejó dormir en su casa. Dormí en un colchón sobre un piso de cemento tan limpio que en la mañana me sirvió de espejo.
La señora no tenía agua y con todo eso me regaló un cubil de agua para que pudiera lavarme un poco y hacer pipí, me dió café recien colado en esas cositas de tela que me parecen tan graciosas y hasta me ofreció desayuno, pero me dió corte comerme uno de los dos huevos que ví cerca de la cocina; y no me quería cobrar....que bolas, que generosidad tan hermosa...no lo podía creer. Le dejé en una mesa, sin que se diera cuenta la misma cantidad que pago por dormir en el Tamanaco, pues nunca me había sentido tan bien atendida.
Si no me voy a Madrid a vivir me queda la opción de vivir en Caripe, luego veré como resuelvo lo de trasladarme dos veces por semana a Puerto Ordaz a mis cosas de trabajo y también al tema de peluquería, porque como te habrás dado cuenta lanzarse a las carreteras de esa zona es ariesgar la vida cada medio kilómetro.

Nos estamos leyendo.

Carilisve dijo...

¡Hola!
Pues en esos pueblos perdidos, siempre se encuentran ese tipo de personas.
También, como mencionas, quizá fuiste el único cliente del día.... jejej
Con respecto a la CocaCola... 100% de acuerdo, cualquier cosa es mejor...
Un besote.

Viernes dijo...

Te invito cordialmente a http://cincodelviernes.blogspot.com

Nigger dijo...

No manches ¿no te gusta la Coca-Cola? La coca es la neta del planeta

Yesly dijo...

Lindo nombre ese de Viento Fresco, será qeu el señor dl kiosko era gocho con años en su pueblito??? mira que si algo tenemos los gochos es exceso de educación y Buenas días, tardes y noches pa regalar...

Que bueno que te llevaras esa sorpresa y que encuentres lugares desconocidos que te alegren la vida y el camino!!

Un abrazo requete feliz,
Yei

Maie dijo...

Y el jugo sabia o no a rayos??? digo pq me recordaste un jugo de naranja Heinz que comenzaron a comercializar en Venezuela por ahi cuando yo tendria unos 14 o 15 anos...
Yo que soy mas antojada que muchachito descubriendo jugueteria... me antoje de la vaina y mi mama me dijo que eso seguro sabia a rayos.
Pues de adolescente ladilla y todo compre no 1 sino 2... bueno la cosa sabia no a rayos sino a truenos y centellas explosiva porque como si fuera poco lo artificialoso de la naranja...la cosa tenia gas...pero sabia como si mezclaras Aguakina con un jugo de naranja piche...
Por terca que soy me lo tome completito para evitarme la cantaleta de la madre sabionda...
Esa noche teniamos una cena en casa de mi padrino y yo con aquel estomago mega rrevuelto por el juguito en cuestion... comimos pasticho... y el pasticho salio por vias bucales y respiratorias con un sabor de fondo al jugo ese... aun me acuerdo de esa cosa... guaaaaaacatela... desde esas epoca no pruebo jugos de naranjas nuevos, odio la Fanta y la orangina y en mi casa no falta un exprimidor de naranjas...

Ari dijo...

jeje ojala algun dia dejara de ser sorpresa..

ernesto (the g devil inc) dijo...

Uhm... Mariale, esas clases de cosas, me ha demostrado la vida que salen porque la persona quiere, no es por cortesia o algo de eso, sino que es sencillo, ser cortes no quita lo valiente.
Y si, yo con gusto volveria a ese Kiosquito, las buenas costumbres son un paraiso
Saludos

Amor dijo...

....sabes que, al igual que a ti, también me llama la atención la poca frecuencia con que las personas “Dan las gracias” o “Los buenos días” tanto así que me sorprende cuando alguien lo hace. También he notado que pocas personas te dan la alegría de una sonrisa. Muy bueno el punto que has tocado. GRACIAS por divagar. Besos.

Euchy dijo...

Jajajaj
coño chama, lo bueno es que estás conociendo tu estado jajajajajajajajajaajajajaj

me va a matar.....

jose montalvo dijo...

La mala atención no es solo en Maturin. En Caracas en la mayoria de los etablecimientos te encuentras con gente que tiene cara de estreñimiento de 15 días y te atienden como si fueras a sacar la cédula. Pero, como describes, hay excepciones y una frase amable nos hace sentir mejor.
Que tengas un magnifico día Mariale!

PIER BIONNIVELLS dijo...

Es que ser amable no cuesta nada!..
Siempre lo digo..
abrazos.

Azul... dijo...

Soy como tú, a donde me tratan bien vuelvo y lo recomiendo, además :)

Un besote!!!

Rossy dijo...

Definitivamente cuando otra persona te regala ese extra de amabilidad que no cuesta nada, uno como que se reconcilia con el mundo ;)
Besitos!

GILBERTO dijo...

Siempre hay alguien que le salva el día a uno. Vaya post, tuve que leerlo varias veces para estar seguro que era de tu autoría jajajajaja. Si, si existe el sol de media noche, si, Mariale si puede escribir bonito de algun nativo del Estado Monagas!! jajaja

Un beso.

Genín dijo...

Que post tan "nice", los viejos en general, somos de pinga ! ...jajajaja
Besos y salud

floro del monte dijo...

Solamente faltaba en tu relato una bola de paja atravesando la calle.
Parece un nombre de pueblo mexicano, ni idea de su existencia.

Esa vaina queda "donde el diablo tostó maíz" como dice mi abuela. :D

Besitos y felicidad en cada viaje :D

Mariale divagando dijo...

Maru y Pablo,
that's right!!

Mariale divagando dijo...

FranFel,
hace 11 años cuando me mudé a este pueblo de los infiernos, iba mucho a Caripe, porque cada vez que nos visitaba alguien de Caracas, lo llevábamos a conocer lo único bonito que había cerca... Es un lugar precioso, pero después de ir casi todas las semanas, aburre.

Luego pasé años sin ir y volví la semana pasada (no en una de turismo sino de trabajo), encontré que muchas cosas han cambiado, pero la frescura de las frutas, la emoción de ver las nubes cerquita y el verde de la montaña, siguen intactos! Claro, también está igual la carretera matagente...

De Puerto Ordaz no puedo hablar mucho porque también tengo muchos años sin ir, pero guardo buenos recuerdos. Quizás lo contenta que yo estaba la última vez que pisé tu menos-pueblo hizo que no me diera cuenta de todas esas cosas malas que mencionas.

De Maturín, nada bueno qué decir! Este pueblo es una cosa espantosa! Por eso me alegra tanto encontrar gente tan chévere en los pueblitos cercanos (no sé si habrás leído el cuento de San Antonio).

Nos estamos leyendo!

Mariale divagando dijo...

Los demás comentarios los respondo más tarde, me tengo que ir a trabajar.

adelita dijo...

La verdad es que no puedo decir lo mismo de este pueblito, por lo menos a mi me contestan siempre y dentro de su sencilles te tratan como ellos saben. No tienen la mano izquierda de los colombianos pero son gente buena y son mis vecinos.
Yo le monto conversa hasta al chofer del carrito...
Un abrazo
Ade

Juan Carlos dijo...

Wow wow wow Mariale. La verdad es que me encantaria ver una foto tuya...

Me pregunto, por que siempre estas de mal humor? Lo paradojico es que no pareces mala gente para nada!

Bueno, se lo que estar en un pueblo que no guste, pero sabes que? sonrie en todo momento hasta que se vuelva un hábito!

Todo es cuestion de programacion!

Por ejemplo, si te pregunto: ¿De que color es la bandera de la paz? (piensalo)... Ahora re pregunto: ¿Que toma la vaca? (piensalo)...
.
.
.
.
.
.
.
.

Ahhhh Viste?. Todo es cuestion de programación. Estas prigramada para aborrecer a ese pueblo que no tiene las comodidades de la gran ciudad. Seguramente pensaste en "Blanco" primero y "Leche" despues... (me refiero al ejemplito). Es por ello que digo que estamos programados. Tu lo estas en cuanto a estar predispuesta. Pero un señor fuera de lo comun rompió la norma!

No importa donde estes. Se tu. Pero hazte un favor coño! SONRIE y sientete bien!.

Algun dia saldras de alli. Cuando pasen los años, sentiras NOSTALGIA de ese pueblo. Ya veras.

De aqui a 15 o 20 años lo mas probable es que no vuelvas a saber de mi ni yo de ti (como para que me digas "coño tenias razon") pero verás que es cierto.

Asi que mi invisible y cascarrabias Mariale, sonrie. Que la vida, "a pesar de...", es bella!

Un abrazo!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Poniéndome al día contigo, Mariale.

Cuando la gente entienda de los beneficios que trae atender bien a las personas que van a comprar a sus tiendas, mejorarán varias cosas; eso se ha perdido en las grandes tiendas, cierto...pero hay muchos negocios de barrio donde se conserva.

El hábito, claro está, no hace al monje...porque a veces los más bien vestidos olvidan la cortesía o se la meten por cualquier parte. Saludos afectuosos, de corazón.