miércoles, 10 de diciembre de 2008

DDHH... 60 años de incompetencia...

Hoy se cumplen 60 años de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Estoy segura de que muchos diarios, muchos portales especializados y muchos blogs reseñarán esta fecha en tono de celebración, y tiene lógica, porque una iniciativa tan importante en función del respeto a los más básicos derechos de las personas es digna de ser celebrada. Pero como ya mucha gente se encargará de la celebración (es decir, sé que no pasará inadvertida), yo decidí asumir otra postura: se trata de llamar a la reflexión sobre lo incompetentes que hemos sido en esta materia.

Sí, hemos sido incompetentes. Porque hace seis décadas que tenemos en nuestras manos esta declaración y no hemos sido capaces de hacer que aunque sea la mitad de la población pueda estar segura de su cumplimiento en lo que le concierne de manera inmediata. Seis décadas deberían ser tiempo suficiente para lograr que aunque sea la mitad de los seres amparados por la declaración viera que la misma se manifiesta tangiblemente en su día a día. Mas no es así, debido a nuestra incompetencia.

Las grandes corporaciones han sido incompetentes, los gobiernos han sido incompetentes, los militares han sido incompetentes, pero sobre todo, los ciudadanos hemos sido incompetentes!

Para probar mi tesis podría irme a ejemplos tan extremos como la guerra en Irak o el hambre en África, pero tristemente no hace falta caminar tanto, desde aquí, de Maturín - Estado Monagas (o de San Cristóbal - Estado Táchira, o de Valencia - Estado Carabobo, o de Caracas - Distrito Capital), se puede mirar alrededor y comprobar cuán incompetentes somos en lo que a Derechos Humanos se refiere.

Si alguien no lo ve y necesita datos específicos, en este momento se me ocurren -sin exagerar- unos 50, pero para no aburrir, me ofrezco a ayudarle con estos 5:
- En el último año se manejan las siguientes cifras oficiales: 13 muertes por negligencia, 10 por uso excesivo de la fuerza, 6 por torturas o tratos crueles; además de una alarmante cantidad de denuncias por presuntas ejecuciones extrajudiciales y ajusticiamientos. Si fuésemos competentes en la garantía del derecho a la vida, estas personas no serían parte de la estadística.
- Entre octubre 2007 y septiembre 2008 se realizaron 498 detenciones en manifestaciones, 154 de esas personas sufrieron agresiones durante la detención. Si fuésemos competentes en la protección de la libertad personal y del derecho a manifestar pacíficamente, el número de detenciones habría sido mucho menor y todas se habrían llevado a cabo sin atentar contra la integridad del detenido.
- Las estimaciones oficiales de índice de BPN (Bajo peso al nacer) correspondientes al año 2007 indican que Venezuela registra un 8,91% de niños nacidos con bajo peso (menos de 2,5 Kg); este porcentaje ubica a Venezuela por encima del promedio de América Latina que se estima en 8,07%. Si fuésemos competentes en la garantía del derecho a la adecuada alimentación, las madres no estarían desnutridas y no traerían al mundo niños desnutridos.
- El informe del primer semestre de 2008 del Observatorio Venezolano de Prisiones muestra que un 60% de la población que se encuentra en las cárceles lo está en condición de procesado. Si fuésemos competentes en la defensa de los derechos e intereses de las personas ante los órganos de administración de justicia y en dar a conocer con prontitud la decisión correspondiente, las cárceles no estarían llenas de personas que llevan años esperando sentencia.
- Las estadísticas mostradas este año por el diario Panorama dicen que en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo se registra mensualmente un promedio de 250 atentados contra el ambiente. Si fuésemos competentes en asegurar a la población su derecho a la salud y bienestar sustentable, no se estaría destruyendo ni un solo ecosistema en todo el planeta.

Podría nombrar muchos indicadores más, pero prefiero usar el resto del tiempo y el espacio dedicados a este post para recordarles que todo eso es responsabilidad nuestra, no del gobierno ni de las empresas, es NUESTRA; porque los ciudadanos somos quienes hemos puesto el PODER en las manos equivocadas.

Y si existe algún deseo de actuar responsablemente y reducir -o eliminar, Dios quiera- nuestra incompetencia en la defensa de los derechos, es importante primero conocer esos derechos y luego ayudar a otros a conocerlos. Mientras más personas estén informadas al respecto, más posibilidades tendremos de defenderlos efectivamente!

13 comentarios:

Maie dijo...

Hola...saludito...ya regrese, toy muerta de dos noches sin pegar ojo y trabajando muuucho lejos de mi bebita... leere tu post esta noche (si sobrevivo)...

EUCHY dijo...

Pues, no hay más nada que agregar.

Yo creo (en la fundación lo hacen y me encanta) que gran parte de hacer cumplir y exigir la garantía de nuestros derechos es CONOCERLOS y DIFUNDIRLOS. Hasta que la gente no sabe las herramientas que tiene no las usa y mucho menos pide respeto por ellas.

Un besote ♥ Como siempre, excelente análisis!

Rossy dijo...

Me gustaron los ejemplos que tomaste porque tristemente las estadísticas no mienten, pero esa es la labor, crear conciencia, eso es lo que falta.

Excelente tu reflexión!

Besos!

* M a r u dijo...

Mariale, te voy a crear un premio. No sé como se llama ni qué será, pero voy a crear un premio BLOGGER en tu honor... Espéralo. En unos días te mandaré los bocetos. Love you flaquita!

Tanhäuser dijo...

Sesenta años y ni siquiera hemos logrado que se cumpla uno solo de los 30 artículos de esa maravillosa declaración.
Besos

Genín dijo...

Caray, corazón, que post tan precioso, me has dejado mudo de orgullo por ti...
Besos y salud

Ram L dijo...

Completamente de acuerdo.
Los principales problemas es dar el poder a manos equivocadas y la ignorancia del conocimiento de estos derechos.

Cuantos años más para que sean respetados?

saludos, excelente publicación.

hanniani dijo...

Excelente!!!

Lamentablenente, parece que 'el poder de dar poder', tambien esta en manos equivocadas...

Carilisve dijo...

"Todos los seres humanos nacen libres”, iguales en dignidad y derechos y deben comportarse fraternalmente"...

Jajajaaa. Letra muerta.
Tinta blanca sobre papel blanco.

60 años de hipocresía...

Mariale divagando dijo...

Maie,
por allá estuve leyendo sobre tu sufrimiento, menos mal que ya este año no te toca viajar más.

Euchy,
sí, de eso hemos hablado.

Rossy,
son estadísticas tristes, sabes? A mí no me gusta verlas, pero ellas están ahí, no van a desaparecer porque yo mire para el otro lado. Así que mejor ponerse a trabajar en función de hacer que las cosas mejoren.

Maru,
que honor! jejeje
Loviutú!

Mariale divagando dijo...

Tanhäuser,
así es, ni uno solo!

Genín,
tan lindo, gracias!

Ram,
probablemente cientos de años, pero no pierdo las esperanzas!

Hanniani,
de alguna manera es así. Las innumerables decisiones equivocadas que han tomado los ciudadanos (en todo el mundo) hacen pensar eso.

Carilisve,
sabes qué? Tal vez sea yo demasiado idealista, demasiado inocente, pero yo creo que sí es posible que un día CADA SER HUMANO QUE NAZCA EN ESTE PLANETA sea libre.

Juan Carlos dijo...

No quiero ser pájaro de mal agüero, pero soy de los que pienso que esta lucha será interminable hasta el fin mismo de la humanidad.

La violencia, la dominación del fuerte sobre el débil y el egoismo son características humanas: están en nuestra naturaleza, en nuestros genes, en nuestra historia y en nuestro futuro.

Paradojicamente debemos nuestro éxito evolutivo a esas características: la supervivencia de los mas aptos.

Veo que en la naturaleza salvaje, desde el nivel microscópico en forma de vida unicelular, hasta el nivel macroscópico en forma de vida mamifera, absolutamente todas las especies, de alguna u otra forma, ejercen la violencia, dominación y el egoismo dentro y fuera de sus especies.

No somos la excepción, aunque somos excepcionales: pensamos. Es por eso que no tenemos justificación: somos maquiavélicos.

Siempre habrá un sector que ejercerá la bondad y buscará la enmancipación humana, pero tocará luchar contra la mayoría.

Solo el poder de un Dios haría posible ganar esa guerra.

...de otra forma, los derechos humanos, seguirán siendo privilegio de unos pocos.

Ah y...

Viva la infancia!.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Aquí en Chile, el Día Internacional de los Derechos Humanos tiene una dulce ironía...porque fue en un día como aquél cuando murió el Dictador Pinochet.

Pero José Saramago señaló, no sin razón, que la Declaración Universal de los Derechos Humanos parece casi letra muerta en muchas partes del Mundo. Hay que destacar los avances pero no por ello quedarnos en los laureles.

Derechos básicos que son alienados por rencillas personales o tribales...el derecho a la alimentación, a tener una nacionalidad, un abrigo. Y no hay que irse tan lejos porque, me avergüenza decirlo, aunque no llegamos a las violaciones descaradas de la Dictadura, aún hay Derechos Humanos que no se respetan por igual para todos.

¿Qué hay que hacer? Un uso difundido y efectivo de recursos judiciales para proteger nuestros derechos...algo hay en el ordenamiento constitucional chileno, pero se necesitan correcciones.

Saludos afectuosos, de corazón.