viernes, 27 de febrero de 2009

De las "mentes brillantes" que quieren que se repita la historia...

A principios de esta semana estuve leyendo por ahí artículos sobre los hechos del 27 y 28 de febrero de 1989, por aquello de la cercanía del vigésimo aniversario del Caracazo. Me pareció interesante investigar, ya que los recuerdos que tengo de esos días y los siguientes son MUY CLAROS, pero son los recuerdos de una niña de 4 años.

Vivía en un edificio diagonal a la Intendencia Militar de Caracas, en la Parroquia San Juan; para los que no la conocen: zona roja, parroquia residencial y comercial a la vez, en pleno centro de Caracas. Por eso lo recuerdo todo tan bien, porque lo vivimos con mucha intensidad. Recuerdo los disparos, el humo, los gritos, las sirenas, los gases lacrimógenos, el paño con vinagre que mis tías me amarraron en el cuello, la prohibición de acercarme a las ventanas... Aún hoy hay en el edificio marcas de impactos de bala, no sólo en planta baja, sino en pisos un poco más altos, lo que nos dice que los malditos sí dispararon varias ráfagas hacia los apartamentos.

Recuerdo el toque de queda, las explicaciones de mis tías de por qué no iba yo al colegio ni ellas al trabajo. Recuerdo que la semana siguiente la nevera estaba vacía y tuvieron que salir a hacer colas en establecimientos custodiados por la Guardia Nacional. Recuerdo la explicación de que el tetero no me iba a quedar tan espesito como siempre porque sólo habían podido comprar una lata de leche y una de Nestum y había que rendirlas.

Recuerdo que cuando ya todo se había "normalizado", apareció la Guardia Nacional revisando apartamento por apartamento, buscando electrodomésticos o cualquier otra cosa que pudiera haber sido ilegalmente adquirida durante los saqueos de los días previos. Esa tarde estábamos solas mi abuela y yo. Los guardias revisaron TODO, preguntando por las facturas de TODO, de la mayoría de las cosas mi abuela tenía que decirles que no la tenía, porque eran cosas de mi viejo o de mis tías y ella no tenía idea de dónde podrían estar las facturas; no intentaron decomisarlas porque se veían usadas, es decir, no habían llegado allí recientemente. Sólo se iban a llevar un radio que me había regalado días atrás mi padrino, unos binoculares de mi viejo y una caja que no sé qué contenía, porque a los ojos del sargento, tenían pinta de robados. En ese instante la carajita -léase, yo- empezó a llorar desconsoladamente diciendo: "¿Después cómo le explico a mi padrino que ya no tengo el radio?", lo que parece haberle ablandado el corazón al sargento, accediendo a dejar el mencionado radio, pero sin perdonar el resto.

Como ven, son recuerdos de niña de 4 años...

Lo que sé después de eso, no es más que una historia fea, triste, que -en mis conceptos- habla muy mal de los gobernantes y del "pueblo".

No les voy a dar detalles históricos aquí porque bastante material hay que pueden leer en la web. Sólo voy a mencionar un detalle, el artículo de Venezuela Tuya dice lo siguiente: "a raíz de los sucesos del 27 y 28 de febrero de 1989, fueron severamente cuestionados los partidos y organizaciones políticas (sobretodo AD y COPEI), al ser presentados como factores contrarios al cambio y sordos a las necesidades de la población".

Ese pedacito del artículo me pareció un retrato perfecto de lo que ya no es un recuerdo, sino la visión de ESTA niña de 24 años, que aún hoy vive en un país gobernado por UN factor contrario al cambio y sordo a las necesidades de la población en materia de vivienda, salud, educación, seguridad, vialidad y en todo lo que en teoría es competencia del gobierno.

Todo un escenario que perfectamente prepararía el terreno para un nuevo estallido social, que según he visto con estupor, podría ser el deseo de cierta parte de la población, en especial, gente de cierta edad específica y cierta clase social específica: los que en su juventud se acostumbraron a la buena vida de la clase media de los años de bonanza; por lo menos YO lo he escuchado de ellos. Digo que lo veo con estupor porque no entiendo cómo alguien con dos neuronas dentro del cráneo puede querer que el país vuelva a pasar por algo así. No sé, de repente es que yo soy una niña, como decían en una telenovela: una imberbe que no sabe nada de la vida; de repente "la gente grande" sí sabe que lo que se necesita no es sólo un nuevo Caracazo, sino un Venezuelazo completo. "La gente grande" debe saber cómo resolver, ¿no?

Pero... ehhh... hay un pequeño detalle que no puedo evitar mencionar, resulta que esa misma "gente grande" es la generación que nos llevó a donde estamos, lo cual me hace pensar (a mí, que no sé nada de la vida) que cualquier cosa que opinen es basura. Prueba de ello es que no hacen más que repetir -con su whisky en la mano- que ¡en este país lo que hace falta es que se forme un tremendo peo!

Ahhh claro, lo que pasa es que yo soy una criaturita y no entiendo lo que pasa a mi alrededor, no entiendo que considerando la cantidad de muertos y las cuantiosas pérdidas materiales que hubo en 1989, considerando también la impunidad que impera en Venezuela actualmente, el total desconocimiento de la ley, la absoluta ausencia de garantías, el abuso de poder, el odio que sienten unos sectores de la población por los otros, la cantidad de armas en manos de delincuentes civiles, se puede decir que los resultados serían mucho más contundentes. ¿No es así? Habría más muertos, más locales quemados, más inocentes encarcelados... ¡Qué fino!

¡Coño! ¿Cómo no lo pensé antes? La gente grande tiene razón, ¡esa es la solución!

19 comentarios:

Cop-cita dijo...

Wow Mariale!!..Tan mordaz y acertada como siempre!

Esa es la triste realidad que arropa a nuestra Venezuela!...

Nose tu, pero yo creo que lo que pasamos debe pasar para madurar como pueblo!...Algún día lo entenderemos...Veremos lo que hoy viste del caracazo lo que realmente es la vida hoy en nuestro país!...

Hay que seguir trabajando....recuperando espacios...y sobre todo seguir queriendo esta tierra!!...

Un fuerte abrazo!

Maie dijo...

si pues es una solucion equilavente a tirarle una bomba nuclear al pais...dejar todo en el suelo y si quedo alguien vivo ademas de las cucarachas...comenzar de nuevo...un horror!...Dios nos libre porque eso si seria lo peor que nos podria pasar.
Yo tambien recuerdo esos dias... se habian muerto mi tio y mi abuela y nos agarro el toque de queda en plenas misas... de ida y venida a la iglesia yo recogia del suelo los cascos de balas...habia francotiradores en las cercanias y mis tias vieron pasar los camiones llenos de muertos apilados...
Una desgracia el Caracazo...ojala nunca se repita.

Yei dijo...

No tienes idea cuánto he pensado en eso... hace días lo hablaba con mi mamá y no quiero ni imaginar que algo así pueda suceder nuevamente ni que la gente apoye llevar a cabo un suceso de esa índole que dejaría aún más cicatrices de las que tenemos, la solución la desconozco y la incertidumbre es lo que me atormenta...

Sir Nick... dijo...

Muy buena divagación...
Coincido contigo en muchas de las cosas que dices, yo lo viví en Caricuao, cerca de la escuela superior de la FAC(ahora GNB)...

...y lo recuerdo muy bien, pues era mi ultimo año de bachillerato

jose montalvo dijo...

Lo que tratas es un tema muy complejo. Nadie realmente quiere un nuevo Caracazo, sin duda. El problema está en que las manifestaciones pacíficas (que en nuestro caso se trata más bien de romerias, con música y todo), habladera de pendejadas en estudios de radio y televisión o ir a la OEA, no resuelven absolutamente nada.
Lamentablemente, los cambios que se han dado en el mundo es cuando la gente sale a la calle arrecha. No a bailar y a divertirse, sino a protestar.
Pero nuestro pueblo parece no tener esa predisposición, pues las protestas violentas ràpidamente se convierten en saqueos. Todo lo cual nos deja en un dilema sin solución.
Un abrazo

the goddamn devil dijo...

uhm que te puedo decir...
me hiciste recordar un articulo del pana Michael Moore que se relaciona con eso, muchos de los poderosos vienen y joden a los menos desposeidos, para que pasen la rabia y cuando estan a punto de explotar y armar un peo, los lanzan contra ellos mismos, por ejemplo lo que paso en los angeles, ninguno de esos ricos le paso nada...
igual aqui muchas de esas mentes quieren que pase un peo, total apenas vean algo echan el pire y los arrechos en plena furia ciega se joden unos a otros...
si, esas mentes brillantes, y lo mas divertidos estan en altas esferas de poder... de bando y bando... joder
saludos mariale, como siempres muy bueno

TORO SALVAJE dijo...

Hola Mariale.
Te leo y me estremezco.
Que recuerdos de una niña...
Que pena.

Besos.

Capochoblog dijo...

No, no creo que una revuelta solucione nada. Jamás podré entender la violencia como medio para llegar a la razón, que cosa tan absurda. No es más que la excusa para no pensar. Para no usar el pequeño organo recubierto de pelos que llevamos sobre el cuello. (Ups, Otra vez la viveza-pendeja).

Entonces? La revuelta debe ser en la conciencia de cada uno de los que pueblan nuestro país pero supongo que a muchos les dará flojera o tienen cosas más inmeditas que resolver.

Quizás... con suerte, algún día.

Rossy dijo...

Uy, que feos recuerdos, vivíamos nosotros en la Av. Baralt, a la altura de Cuño a Guanábano, y desde el puente veíamos a los militares disparando hacia abajo, e inclusive nuestro edificio quedó con los huecos de las balas.

También recuerdo que había una tintoreria cerca y la ropa se la llevaban en carritos como de mercado, y luego las colas para hacer las compras de comida, uff!

Espantoso, que nunca vuelva algo asi, ni contar los que perdieron a sus seres queridos, una locura!

Excelente post, Mariale!

Mariale divagando dijo...

Cop-cita,
querer a esta tierra, creo que es algo que voy a hacer hasta mi último día.
También quiero creer que de alguna manera todo esto nos hará madurar.

Maie,
la analogía de la bomba nuclear me parece muy acertada.

Yei,
incertidumbre creo que tenemos todos. Por ahora lo que hay que hacer es, como siempre digo, movernos en la dirección que consideramos correcta; lo que pase después ya se verá.

Nick,
por allá también debió haber sido fea la cosa.

José Montalvo,
yo creo en el poder de las acciones pacíficas, siempre y cuando sea una manifestación pacífica ideada, coordinada y llevada a cabo inteligentemente, cosa que por desgracia no sucede aquí.

Ernesto,
"en plena furia ciega se joden unos a otros"... That's the point!

Mariale divagando dijo...

Toro,
sí, verdad? No son los recuerdos más lindos, pero son los que tengo, y algo me deben haber enseñado.

Nany,
la revuelta debe tener lugar en las conciencias de los venezolanos... Esteeee, ya va, hay un problema... Es que la mayoría no tiene!

Rossy,
en esa zona también me contaron muchas cosas feas que sucedieron.

Genín dijo...

Yo no mezclaría los piojos con las pulgas, se puede amar a Venezuela al máximo y al mismo tiempo disfrutar de nuestra libertad de expresión, para exponer nuestras ideas, criticar e incluso condenar, cosa, mi niña, que haces admirablemente y me llena de orgullo!
Besos y salud

Mariángel dijo...

Muy buena memoria!!!!.. Pero desagradable experiencia...

Saludos Mariale!

atafagada dijo...

Mis recuerdos son de colas, cauchos quemados, montones de tierra en la autopista obstaculizando el paso y gente, mucha cruzando la autopista con neveras, cocinas y un sin fin de cosas, hoy todavía me pregunto cómo pasaban el río para llegar al otro lado de la autopista... Vivía en Vista Alegre... al cerrar mis ojos recordar ese día, siento el mismo miedo y angustía de ese día.
Tampoco quiero que se repita un hecho como ese. Como dice Capochoblog la revuelta tiene que ser en la conciencia y juicio de las personas y en la educación que estén dispuestos a recibir y darse...
Saludos...

Rosángela dijo...

Uff Mariale, a mi esta fecha JAMÁS se me podrá olvidar porque a mis 8 años veía con estupor todo lo que pasaba (y para variar un poco, tal día como hoy es el onomástico de mi progenitor, por lo que obviamente será más inolvidable aún).
Sabes que -como tu- conozco a mucha gente, de distintas clases sociales (pero contemporáneos entre ellos) que desean "que se prenda un peo, para ver si salimos de ésta" y se les olvida que esa fue la primera de una larga ola de hechos violentos que hasta el sol de hoy nos acompaña (pareciera que no notasen que después del 27 de febrero vinieron 2 intentonas de golpe de estado).
En fin, que esa vez "se prendió el peo" y lo que hizo fue hundirnos más como país y; nada de lo que los llevó a cometer tales acciones (de ninguna manera justificables o comprensibles) se han agudizado inmesurablemente en estos 20 años (¿o es que no notan que ahora hay más inseguridad, más inflación, más escasez, más corrupción y más restricciones por parte del Estado para con los ciudadanos?), lo que demuestra que la violencia sólo genera más violencia y además NO resuelve los problemas.
Lo más triste, es que la gente de esa generación es la misma que escuchas decir que "ojalá Estados Unidos se harte de tu sabes quien y rompa relaciones con Venezuela", jajaja, si, seguro eso va a derrocar dictaduras, un ejemplo de la efectividad de esta medida ante gobiernos autoritarios es el caso de Cuba, y creo que tu entiendes este punto y no hace falta ahondar en explicaciones.
Pues Mariale, sólo me resta decirte que algunos llamaron a los de la generación anterior a la nuestra "la generación boba" y sabes que, es probable que si lo sea, pero la de ellos es sin duda la "generación idiota" porque fueron los primeros en disfrutar del sistema democrático en Venezuela luego de las dictaduras de principio y mediados de siglo y, sin embargo, fueron sus idioteces las responsables de lo que hoy vivimos.
Lo más insólito es que pretenden que la generación de ahora los saque del hueco y tienen la voluntad de cuestionar todo lo que proponemos.
Un beso mi flaca y disculpa lo largo del comentario, pero es que este tema me calienta la sangre.

Mariale divagando dijo...

Genín,
sabes que cuando uno ve a un ser querido en peligro, lo quiere más?
Bueno, eso mismo me pasa con el derecho a la libertad de expresión: como sé que está colgando de un hilo delgadito, me aferro a la posibilidad de ejercerlo y defenderlo de todas las formas posibles.

Mariangel,
bastante desagradable!

Atafagada,
ayer le decía eso de los electrodomésticos a Pablo.
Cuando uno se está mudando, hacen falta dos personas para cargar la lavadora y van pariendo; y en esos días yo llegué a ver personas que se montaban una lavadora en el lomo y echaban a correr... Cómo hacían?

Mariale divagando dijo...

Rosángela,
empiezo por el final: vos sabéis que en este rancho no hay que disculparse por los comentarios largos, yo los prefiero así!

Cierto lo que dices de los imbéciles que creen que alguna medida de los Estados Unidos nos va a ayudar. Además, quién saldría más afectado si nos aplican un bloqueo, Chávez o nosotros?

A ésos mismos los he escuchado decir idioteces de tal magnitud como "deberían invadir el país y matar a Chávez"... Debe ser que el ejemplo de Irak les parece lindo...

John Manuel dijo...

¿Puedo disentir? Los que dicen que aquí hace falta que se prenda un peo, no se refieren a un caracazo en sí. Están diciendo que si no hay una crisis verdadera que afecte los cimientos del actual gobierno no habrá cambios ya que es bastante obvio que las demas situaciones (pobreza, desempleo, división, etc.) no van a acabar con el gobierno.


Claro que entiendo tu punto al leerte. Yo tampoco quisiera que nada de eso ocurriera. Pero me temo (ojalá me equivoque), que solo una crisis arrechísima acabará con el emperador de sabaneta.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hace poco recordaba una frase del irlandés Eugene O´Neill, quien afirmaba que "no hay presente ni futuro, sólo el pasado que se repite una y otra vez...ahora".

Cuando se cumplieron treinta años del Golpe Militar de 1973, documentales televisivos y reportajes amplios en los medios conmemoraron la fecha...y claro, no había nacido para esos días y, aunque ya tenía una postura al respecto, me quise documentar más.

Punto aparte: ¿cómo esperan que una persona guarde los papeles de todo lo que adquiera en cinco, diez o quince años?

Tengo recuerdos de haber visto en televisión lo de 1992...pero no lo del Caracazo, así es que te agradezco que me lo des a conocer. Al leerte, siento que las reacciones a posterior fueron como el comienzo del fin...descalificar a los partidos políticos a tal punto que no quedaba más salida que el populismo.

Planteas el escenario crítico de la lucha de clases...lo mismo que decían acá en los primeros años de Democracia, cuando se comenzaban a procesar militares por las violaciones a Derechos Humanos y algunos tenían tribuna en radio diciendo que había que derrocar al Gobierno otra vez.

Con el respeto y la distancia debidos, concuerdo contigo de que debe de ser una nueva generación (la de los estudiantes universitarios) la que lidere el necesario cambio, en paz y armonía. No se combate el mal con el mal, sino que con el bien.

Saludos afectuosos, de corazón.