miércoles, 13 de mayo de 2009

Arepas, cabello y mentiras

Yo NUNCA he podido hacer una arepa decente, que no parezca que sufrió una malformación genética; y mientras más trato de que quede redonda, más fea se va poniendo.

Creo que eso mismo pasa con los cortes de cabello... Una vez una peluquera me estaba cortando el cabello y en un descuido me trasquiló feamente de un lado. Y después me dijo que mejor me quedara así hasta que creciera un poquito, porque mientras más trata uno de emparejar un corte, más disparejo queda.

Esos dos ejemplos son metáforas perfectas para lo que sucede con las mentiras: Mientras más tratamos de que tomen forma de verdad, más vamos soltando pruebas de que no lo son.


Sí, es contigo! Think about it!

14 comentarios:

Capochoblog dijo...

Sin duda alguna, primero coges a un mentiroso que a un cojo.

Yei dijo...

Totalmente acertados esos ejemplos metafóricos!

Abrazo!

TORO SALVAJE dijo...

Mira que es complicado y arriesgado vivir mintiendo constantemente.

Siempre te pillan...

Besos.

Maie dijo...

Eso es correctiiiisimo... las mentiras se caen por su propio peso.
Si no fuera porque se que no fumas... te preguntar[ia que te fumaste porque al leer sobre las arepas y el corte de pelo no entend[ia para donde ibas... luego me quedo clar[isimo pero que fumada la cosa...

Genín dijo...

Es que la masa de una buena arepa casera, es difícil de lograr...
Yo tengo resuelto el tema de las mentiras:Nunca, jamas de los jamases, las digo...jajajaja
Besos gordos y salud

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Buenos los ejemplos...pero sin querer defender la mentira, dicen que la práctica hace la perfección. Algunos, entonces, han tratado tanto que ahora las mentiras les salen perfectas.

Pero no se acuerdan de que, la hagan de la forma que la hagan, la mentira tiene patas cortas y se la pilla rápido. Abraham Lincoln decía que se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos por algún tiempo, pero no a todos por todo el tiempo.

Saludos afectuosos, de corazón.

jose montalvo dijo...

No obstante la moneda de circulación común es la mentira, pues decir la verdad ha quedado en desuso, o posiblemente nunca lo estuvo.

* M a r u dijo...

Los mentirosos...Asco. Me dan acidez y los descubro a costa de lo que sea...

Gabbby dijo...

Jah! q buena analogia. Pero que conste que hay gente q es tan pero tan de esas q no tiene adjetivo les encaje que cuando dicen una mentira cada vez q la repiten mas gente se la cree, y cada vez q le añaden algo les queda mejor y hasta el punto q se la creen ellos mismos.

Carilisve dijo...

Voy a escribir algo inédito... "las mentiras tienen patas cortas".... jejeje

Chaulafanita dijo...

jajaja que bueno estuvo este post!
Definitamente de acuerdo.

Waiting for Godot dijo...

Por eso es mejor no hacerlo. Simplemente. Besos.

Kim Basinguer dijo...

Las mentiras tienen las patas muy chiquitas.

fernando dijo...

tengo ganas de probar las famosas arepas. quién me invita?????

besos