martes, 16 de junio de 2009

I've been set up!

Normalmente, cuando vienen los evangélicos, los testigos de Jehová, o cualquier otro ocioso que no tiene más qué hacer con su vida que "predicar", yo los corro rapidito. Si estoy en un lugar en el que me puedan ver desde la reja, simplemente les hago señas de que se vayan.

Y si estoy en otro lugar desde el cual no los veo ni ellos a mí (pero los escucho llamando), salgo con mi mejor cara de pendeja que no nota sus sombrillas de colores y sus faldas largas ni se entera de sus intenciones, y les digo "Buenos días, dígame qué se le ofrece". En cuanto me dicen que están compartiendo la palabra de Dios, les digo "No, gracias, que pase buen día" y me voy. A los que me dicen que me quieren dejar un material de lectura, les digo (aún con la cara de pendeja) "No, gracias, déselo a alguien que lo vaya a leer". Y ya cuando insisten mucho, quito la cara de pendeja y pongo la de sinotevastemato, les vuelvo a decir muy pausadamente "Que pase buen día" y los dejo hablando solos... Ya con eso entienden que se tienen que ir.

Pues bien, como a todos los del grupito de desocupados que joden la paciencia predican en esta zona ya los he corrido alguna vez, tal parece que decidieron tenderme una trampa!

Ustedes saben que mis vecinos me desagradan bastante, verdad? Bueno, hay muy pocos de ellos que no me han desagradado. Éste es el caso de una familia que vivió a dos casas de la mía durante aproximadamente un año, los hijos eran medio locos, pero hacían sus loqueras en su casa y sin afectarme; y los padres eran casi unos santos, no molestaban, no ponían ruidos molestos a todo volumen, respondían los buenos días cada vez que me los encontraba, y la única vez que el señor vino a mi casa a pedir una manguera, lo hizo educadamente y la devolvió ese mismo día en perfectas condiciones (alguna vez les contaré que mis vecinos vienen a buscar aquí TODO, hasta lo más insólito que puedan necesitar). Considerando la decencia de los señores, aun cuando ellos se mudaron de aquí, cuando los veo en la calle (cosa que pasa con frecuencia en un pueblo como éste) siempre los saludo y sigo conservando una buena imagen de ellos, y ellos me siguen tratando muy bien.

Supongo que sus paupérrimos cerebros (seamos claros: para andar por ahí predicando con la revista ¡Despertad! no se puede tener un cerebro de modelo demasiado avanzado), en un gran esfuerzo conjunto, lograron deducir que como guardo cierto respeto por ellos, no los iba a correr como hago con los demás desocupados. Y vinieron los dos juntos, con sus sombrillas verdes y su agenda del año 2005 con muchas revistas ¡Despertad! entre sus páginas, justo cuando estaba sentada en el porche disfrutando de mi tobo de café; al ver sus sonrisas de taller de mecánica dental, imaginé lo que me esperaba, y lo confirmé en el instante en el que la señora pronunció las palabras "Cómo tú estás, hijita?"... Oh holly crap! Ni la mujer que me llevó en sus entrañas ni la que me crió como si me hubiera llevado en sus entrañas me han hablado NUNCA en un tono tan empalagoso!!!

Como manda la buena educación, me levanté de la silla dejando el café a un lado, respondí al saludo y fingí interesarme también por cómo estaban ellos; articulé genéricas y monosilábicas respuestas a sus preguntas sobre mi madre, mis estudios, mi trabajo y todo lo que se le ocurrió, deseando despacharlos rápido.

Cuando por fin abrió la agenda (en esta parte debería sonar alguna música muy tétrica, como de película de horror), me dijo "Hijita, tú sabes que nosotros traemos mensajes del Señor" y sacó la revista. Yo, haciendo un esfuerzo por no decirle "Claro que lo sé, sé que no tienes más nada qué hacer con tu vacía existencia", le dije sólo "Sí, a veces mi madre las lee"... Error!!! Enseguida preguntó si yo no leo... A lo que respondí que leo bastante, sólo que otro tipo de cosas. Me preguntó si teníamos la Biblia aquí en la casa y le dije que hay varias biblias, pero tampoco me interesa tocarlas mucho.

Afortunadamente, no se demoró más, sólo me extendió la revista a través de la reja, diciéndome que este mes el tema es el aborto, y yo pensé "Ah tal vez por eso en la portada dice 'El Aborto' en letra tamaño 72, quién lo habría imaginado?". Pero cuando pensé que ya venía la parte de "Bueno, que pase buen día, saludos por su casa", me preguntó "Y qué tú piensas del aborto, hijita?" (sí, en este pueblo dicen "qué tú piensas" y "qué tú haces" y "como tú estás"... Que horrible!); no tuve que mentir al decir que creo que hay opciones mejores que ésa, lo dije sinceramente y con la esperanza de que se diera por satisfecha con mi respuesta, pero no podía ser tan bello, así que se quedó unos minutos más diciéndome -de varias formas- que a veces las muchachas jóvenes están embarazadas y abortan (Oh! Descubrió el agua tibia) y que me invita a leer por lo menos esa parte de la revista.

Como vi que ya iba a empezar a tratar de convencerme, aproveché unos segundos de su silencio para decir "Bueno, tal vez en otro momento, porque ahorita tengo que ponerme con la tesis... Que les vaya bien, saludos por su casa". Y ellos entendieron el mensaje y se largaron arrastrando sus sandalias de imitación de cuero color caca...

Quién lo iba a decir? Los desocupados supieron ganarme una partida... Pero ya verán si se les ocurre regresar!

18 comentarios:

Rafucho dijo...

El comentario de hoy viene en varias partes, casi parece un post. Hasta su pequeña dosis de chistecitos malos.
-----
Creo que la primera parte de la lección la teneis bien aprendida:

"UN PARAGUAS FLOTANDO POR LA CALLE ES SEÑAL DE ALARMA. YA DOS SON DEMASIADOS"
-----
Tengo también unos amigos que vivían azotados por este flagelo, hasta que se les ocurrió colocar un cartelito en la puerta:

"EN ESTE HOGAR SOMOS UNA FAMILIA CATOLICA, ADORADORES DE LA SANTISIMA VIRGEN MARIA Y NO ACEPTAMOS NINGUN TIPO DE PROPAGANDA PROTESTANTE. POR FAVOR NO INSISTA"

No recuerdo haber visto una "¡Despertad!" nunca más en su casa...
-----
Y ahora voy con el nombre de la revista: "¡DESPERTAD!". Así con signos de admiración y todo. Me vengo a enterar ahora que resulta que estaba dormido y me tienen que despertar a gritos. Mariale, yo creo que bastante despiertos estamos, y si no, aquí les lanzo otra: "EL SUEÑO ES SAGRADO, COÑO! DEJENME DORMIR"
-----
Hay una señora en el edificio que es Testigo de Jehová, pero somos 10 contra ella, por lo menos aquí ni se siente, ya se acostumbró a que el resto de nosotros somos demasiado tremendos...
-----
Y que te digo de Brasil. No conozco evangélicos mas fanáticos. Anda a cualquier taladro o plataforma y te encontrarás una horda. La musiquita evangélica la escuchas en cada esquina.

Pablo J dijo...

Jajajajajaja sí que me he reído imaginándote con una ¡Despertad! en las manos! jajajajaja.

Suerte que fue esa y no la Atalaya, porque al menos la despertad trae cosas interesantes. La otra... puff! es vomitivamente religiosa.

Saludos.

Maie dijo...

jajajajajaja....
lo peor es que los desocupados son internacionales... una vez nos cayó uno en pleno corazón de la Ciudad Luz... y el tipo nos viitó varias veces... le cayó simpático mi ex-esposo jajajajaja

TORO SALVAJE dijo...

Mariale, alucino contigo.

Veo que vivimos en el mismo mundo.

Besos.

Alleta dijo...

jajaja Alguien te lo tenia que hacer algun dia.

En esto estoy 100% de acuerdo contigo, yo odio esa gente (de cualquier religion, aunque sean catolicos como yo) que se la pasan hablando de religion y tratando de convencer a todo el mundo. Uff como me fastidian!. Ademas pienso que los de ese estilo son todos unos hipocritas!!!

Antonieta H. dijo...

jajaja yo no se como esa gente sigue saliendo a predicar si la mayoría de la gente les saca el cuerpo, en mi casa no salimos a menos que vaya mi mamá que les gusta escucharle las pendejadas que hablan, a mi muchas veces me han agarrado porque no tengo para donde agarrar y en efecto uno cree que aceptándole su revista ya se irán y te dejaran en paz pero NOOOO es cuando se ponen mas fastidiosos y quieren darte como mil revistas.

Más gráfica no pudiste ser con los evangélicos jajaja

Cop-cita dijo...

jajajaja!...Pensé que los "desocupados" estaban sólo por estos lares...jejeje...Esta mañana casualmente al ir en taxi divisé una Sra. que se la pasa en una avenida muy conocida aca en Barquisimeto y es Adventista....Diosssssssss!...nose cuanto años tiene esa señora parandose cada mañana ahí...a mi una vez hasta me agarro el brazo y ahí si que me molestó.... Yo tampoco los soporto pero no porque lo que predican sea malo o bueno sino porque son tan insistentes con sus teorías que les haces preguntas fuera del libreto y contestan muy tipo "a veces las muchachas jóvenes están embarazadas y abortan" ....coññññññ!!!...jejeje!

De pana que son ladillas!

Luis Alberto dijo...

Bueno en mi casa, teníamos varias técnicas: No le abríamos la puerta, le decíamos que estamos apurados y que nos estábamos vistiendo, pero la mas cómica era cuando se la dejábamos a mi mama... Ella si que no come cuento les salía con "Soy católica, apostólica y romana y no creo en creo en cultos, que tenga un buen día" les decía y trancaba la puerta. La única vez que me cale todo la charla fue una vez que se presento una muchacha con mucha pechonalidad y bueno valió la pena el discurso. jajajaja!!

Rossy dijo...

Jejeje! Antes de leer el comentario de Toro, ya había pensado decirte que me recordabas tanto a Justiniano.

Tampoco soporto a esta gente que viene a predicar obligado, cada quien con sus creencias, no te las tienen por qué meter por los ojos.

the goddamn devil dijo...

ehm no ganaron... ganarian si vinieran y se metieran en tu casa y se pusieran toda una media hora dandonte noticias de la llegada del señor...
que te puedo decir... yo que soy uno de los descarriados, me han venido a tratar de convencer que me vaya por el buen camino... y siguen esperando...
en fin, algun dia comprare una cruz invertida y la pondre en la puerta... eso los espanta rapidito...
saludos

Genín dijo...

Eres una santa!
Yo no los soporto hasta ese punto ni de vaina!
Una de las buenas cosas de vivir en mitad de la nada, es que esos bichos no aparecen por aquí, siempre me han puesto de los nervios y repateado mi delicado hígado...
Besitos y salud

* M a r u dijo...

Mi Abuela fue Testigo de Jehova durante casi toda su vida como mi Abuela... y salía con su sombrilla de colores, sus vestidos camiseros y su resma de Desperdad! y Atalaya!

Yo tuve mis grandes diferencias con ella (Aunque sabes que la amo con toda mi alma) porque yo SI done sangre cuando le pusieron su marcapasos cardiaco y SI done sangre cuando le hicieron un cateterismo... y nunca la acompañe a predicar y desde que tuve 18 años me suscribí al Despertad y al Atalaya para decirle: Ya me llegó... y no tener que ser el target de su prédica. Ella siempre fue muy respetuosa con nosotros, pero bueno, como me decía una amiga de ella de cuando era joven (Santera, para más señas), "Nadie es perfecto..."

Besitos.

Oswaldo Aiffil dijo...

Jajajaja! "Holly Crap!" Jajajajaja, a mi cuando algo me descompone siempre pienso, y algunas veces lo digo, "Holly Shit!", costumbre contagiada de un viejo amigo, jajajaja.
Los desocupados son fácilmente identificables a una milla (tú sabes bien porqué). Te miran desde lejos, y a medida que te acercas van dando "medio pasitos" hacia ti, como midiéndote, hasta que ¡ZAS! Te caen con el Despertad (el gancho), pero la verdadera intención es molerte mentalmente con La Atalaya. Afortunadamente los de por aqui se rinden con un, dos o tres NO.

Fausti dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!! Me habeis hecho reir como no tenis idea.

Te imagino con la cara de fastidio y tratando de sonreir jajajajajaja.

Este relato está digno de montarlo en un monólogo estilo La pelota de letras.

Espero que para la proxima que se te acerquen les respondas muy a tu manera.

Carilisve dijo...

Nuuu, es que además usualmente tocan a la puerta en el momento menos indicado...
Y es que parece que a todos los "entrenan" igual.
Son una ladi...

Waiting for Godot dijo...

Tal como pasa con la iglesia catolica, es un negocio y estos son los vendedores, y como buenos vendedores son muy agresivos,asi de simple. Hay mucha gente debil en el mundo que necesita que la religion o la politica le digan lo que hay que hacer. Lamentablemente. Sino no existieran ni estos ni otros. Besos para ti.

javier lara dijo...

Eso me hace acordarme de mi abuelo, quien cuando abría la puerta y le salían estos tipos el decía claramente: En esta Casa somos católicos!! para posteriormente cerrarles la puerta en la cara.
Para la proxima vez que te pregunten si tienes biblias en tu casa, diles que tienes la biblia satanica que es muy buena y luego me dices como fue la cara de tus vecinos.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

De verdad me disgustan los Testigos de Jehová que van a las residencias de gente esforzada un Sábado o un Domingo a las nueve o diez de la mañana...caramba, ¿es que no piensan en la gente que se rompe el lomo de Lunes a Viernes y que quiere descansar?

Alguien me contó una anécdota de las contradicciones de estos personajes...le dijeron que "ya estaban los escogidos" para ir al Cielo y él les responde "y si están, ¿para qué andan buscando más?".

Te leo y te leo y creo que a veces te controlas demasiado...un minuto de ira y a más de alguien terminas descolocando para el jaque mate. Saludos afectuosos, de corazón.