domingo, 20 de septiembre de 2009

El "ejemplo" del Imperio Centroafricano

Hace tiempo estuve leyendo sobre la historia de algunas naciones africanas y debo reconocer que hay varios pasajes que me resultan fascinantes; igualmente, hay datos del pasado que me han ayudado a entender el origen de ciertas situaciones que se viven en el presente, no sólo en África, sino en todo el mundo. Y también observo con preocupación, cómo hay escenarios nefastos que se van repitiendo una y otra vez, sin que los seres humanos seamos suficientemente inteligentes como para evitar caer de nuevo en algo que nada bueno nos va a traer...

Sobre esto último me pareció oportuno escribir hoy 20 de septiembre, ya que es el trigésimo aniversario del golpe de estado que tuvo lugar en el entonces Imperio Centroafricano y que puso fin al gobierno de ese personaje tan tristemente célebre, llamado Jean-Bédel Bokassa.


Como es mi costumbre, no les voy a contar la biografía del tipo, pa' eso les dejé el link de Wikipedia. Lo que quiero es atraer su atención hacia ciertos detallazos sobre el individuo (algunos de los cuales pueden encontrar en ese mismo link):
- Tuvo formación militar e hizo carrera como tal.
- Llegó al poder dándole un golpe de estado a su primo, que era el presidente anterior (Ya eso nos da una idea de los escrúpulos que podía haber tenido).
- Entre sus primeras decisiones como dictador militar, estuvo la abolición de la constitución, de manera que él pudiera regir todo lo que le diera la gana a través de decretos.
- Borró todo rastro de la república e instauró la monarquía, incluso cambiando el nombre del país de "República Centroafricana" a "Imperio Centroafricano"; imperio en el cual él era presidente y emperador vitalicio, y sus familiares cercanos eran príncipes y princesas.
- Gastó una millonada en su ceremonia de autocoronación, dinero que pertenecía al pueblo y que buena falta hacía para atender asuntos fundamentales de una economía en su más profunda crisis. No quiero ni calcular cuánto costó la corona imperial con un diamante enorme o el extravagantísimo traje que vistió.
- Aquí tengo que citar: "El Emperador justificó el establecimiento de la monarquía constitucional diciendo que al crear una monarquía ayudaría al país a 'desmarcarse' del resto del continente y a obtener el respeto del mundo".
- Con dádivas logró que otros mandatarios se hicieran la vista gorda frente a sus loqueras, o incluso que lo apoyaran; pero claro, hablamos de mandatarios tan "ejemplares" como el maldito de Jorge Videla, por nombrar alguno.
- Se encargó de reprimir brutalmente a todos los que lo adversaban o se atrevieran a contrariarlo; como ejemplo de ello podemos mencionar la revuelta en la que 100 civiles (estudiantes en su mayoría) fueron masacrados, y otros muchos fueron encarcelados y torturados.


Ustedes se preguntarán por qué les estoy enumerando todas las grandes virtudes de Bokassa I. Y la razón es que quiero que se pongan a pensar si en la actualidad no hay en nuestros países más de un cretino con poder, queriendo emularlo... Y en especial que lean la cita que puse más arriba, y piensen si no se parece a cierto discursillo barato que hemos venido escuchando en los últimos años...

Ahí lo dejo...

10 comentarios:

Maie dijo...

pffff.... se repite y se repite... dice aquello de que "el hombre es el único animal..."

Oswaldo Aiffil dijo...

TÚUUKITIIIIII!!! Besos flaca preciosa!

Rossy dijo...

Demasiadas coincidencias con el personaje y el discurso :(

Eugenia dijo...

Biiichooo, Igualito al imbécil!!!

Genín dijo...

jajajaja Estaba cantado el porqué escribiste el post...jajajaja
Besos y salud

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Eugene O´Neill decía que "No hay presente ni futuro, sólo el pasado sucediendo una y otra vez...ahora". Es para darle la razón con ejemplos como el que citas.

Cierto es que no debe de haber intervención en otros países por parte de naciones extranjeras...pero tampoco es para silenciar ante lo que es evidente en principios que afectan a toda la Humanidad.

Vergüenza lo de Francia, por ejemplo...más bien del Presidente de ese entonces; pero qué habría de extrañarnos si la única vez en las últimas décadas que los franceses mostraron coraje internacional fue cuando Chirac rechazó unirse a Estados Unidos en el ataque a Irak.

Saludos afectuosos, de corazón.

TORO SALVAJE dijo...

Clavadito.
Tienes buen ojo.

Besos.

Antonieta H. dijo...

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia :S

Anónimo dijo...

La otra semejanza es que "el que te conté" también es un *bocazas*

Pablo J dijo...

¿Necesito decir algo al respecto?