lunes, 21 de septiembre de 2009

Mi compromiso de paz y las divagaciones que nacen del mismo

Tomando en cuenta que ayer Juanes y amigos lograron, contra viento y marea, cantar en La Habana, y que personalmente me quedé con muchas buenas y malas impresiones al respecto, bien podría partir de allí para escribir mi post de hoy, 21 de septiembre, Día Internacional de la Paz.

Pero sucede que así como tengo cosas chéveres qué decir sobre ese hecho histórico, también tengo otras no tan chéveres. Y sucede que ya me había comprometido a no rajarle el pellejo a nadie el día de hoy, ni siquiera si se lo merece.

Tampoco voy a ahondar mucho en el tema en el que se está enfocando la ONU este año, que es el desarme nuclear, porque sé que también me puede llevar a rajar pellejos.

Siendo así, creo que me voy a limitar a tratar de explicar lo que es para mí la paz. Y, pensándolo bien, no debería decir "limitar", porque la palabra PAZ engloba TANTAS COSAS que no caben dentro de límite alguno...

A diferencia de la mayoría de la gente, para mí la paz no es el antónimo de guerra. La guerra nace de motivaciones tan bajas y ruines, que sencillamente NO le llega a hacer contrapeso a la paz, no se pueden considerar opuestos; la guerra es algo tan fácil que cualquier cobarde puede armar una, en cambio la paz sólo está en manos de los valientes. No estar en guerra es sólo un pedacito de lo que significa estar en paz.

Para mí la paz no es un fin, no es algo a lo que vamos a llegar; es más bien una manera de transitar nuestro camino, una forma de vida. No tiene tanto que ver con las relaciones entre naciones, ni siquiera con las relaciones entre individuos, tiene que ver con el individuo mismo, se trata de un estado interno que luego se manifiesta a los demás.

Hay muchas palabras que se pueden asociar al concepto de paz, como la libertad (que ayer se mencionó mucho), o la solidaridad (que ayer se manifestó aunque nadie la haya mencionado), o una que a mí me gusta mucho: el respeto. No sé con qué otras palabras la relacionen ustedes, pero puedo decirles por qué se me ocurrieron éstas, y ha sido básicamente porque guardan características comunes con lo que antes dije sobre la paz:
- La libertad tampoco es un fin, no es un lugar al que llegamos, no es algo que un día nos entregan en la mano y decimos "Ok, ahora soy libre"; es una forma de vivir día a día. Sólo es libre un individuo que entiende por qué debe ser libre y, sobre todo, que es capaz de asumir la colosal responsabilidad que implica la libertad.
- La solidaridad no se ve, se ven las manifestaciones de solidaridad. Pero la solidaridad como tal sólo está dentro de los individuos, de aquellos que son capaces de desarrollar empatía y deseo de aliviar el dolor ajeno, pero sobre todo, la empatía que le hace sonreír al ver una sonrisa ajena, que le hace sentir que el propio bienestar se ve incrementado por el bienestar ajeno.
- El respeto por otros sólo es posible para quien se respeta a sí mismo. Cuando un individuo se respeta entiende que debe pararse firme y no dejarse maltratar, pero con esa misma firmeza se niega a maltratar a otros.

Personalmente puedo decir que no me siento totalmente en paz, porque llevo dentro de mí cosas que están reñidas con ese concepto o con los otros asociados, pero trabajo cada día (aunque no se me note mucho) no para alcanzarla -porque ya dijimos que no se alcanza- sino para asimilar poco a poco esa forma de vida.

Considero que si los individuos en algún momento aprendemos a vivir en paz, las comunidades (llámense familias, vecindarios, ciudades, naciones) podrán vivir en paz. Y, para ser sincera, sé que no es fácil y ni si quiera sé si algún día lo logremos; pero como me gusta creer que es posible, trato de tener los ojos bien abiertos para no perderme ningún detallito que me dé esperanzas sobre esa posibilidad, y eso ya me acerca un poquito, no?

En este ejercicio de los ojos abiertos me voy encontrando todos los días con imágenes que asocio con la paz (así como la asocio con las palabras que mencioné antes), como la imagen del animalito que estaba en mi almohada en estos días o la de un par de personitas que comparten un instante:

Imagen tomada del perfil de Facebook de Paz con Todo.

Releo lo que he escrito hasta ahora, y veo que me quedó algo parecido a las discusiones que se dan entre niños en edad escolar cuando la maestra le pregunta "Qué es para ti tal cosa?". Y si bien no es lo que tenía pensado originalmente, creo que fue lo mejor, porque la verdad es que cuando tenía la edad de esos dos chamitos y una maestra que dirigiera mis debates, estaba más cerca de sentirme en paz de lo que estoy ahora. Así que, por qué no volver? Por qué no hacer LO QUE HAYA QUE HACER? Por qué no tomar cualquier oportunidad?

Repito la frase que cerró mi post del año pasado y que estoy escuchando en este momento "All we are saying is give peace a chance".

8 comentarios:

Maie dijo...

jejeje... me da risa porque leyéndolo tenía exactamente el mismo sentimiento de estar leyendo una discusión de clase sobre el tema...niñitos que creen ustedes que es la Paz? andamos más conectadas ultimamente jajajaja...
La verdad nunca se me ocurrió definirla...
Me dejas pensativa...que será para mi la Paz?

Iliana Contreras dijo...

Mariale feliz día de la paz intangible, inalcanzable, honesta y universal!!!

Capochoblog dijo...

Para mi la Paz es un estado mental que se proyecta. La paz es como las buenas maneras. Lastimosamente para muchos, es una meta. Nunca la he visto así.

Podría decirte muchas cosas sobre ayer y sobre hoy, de hecho, las había escrito pero iba tan largo que me dió pena, era practicamente un post.

De ayer, aparte de quedarme la pena de ver cosas que de tan absurdo son irrepetibles, me quedo con el comentario de un personaje que me gusta mucho:

"El concierto de ayer, como concierto sobrepaso las espectativas como tal (como concierto) y fue por y para los cubanos de la isla, NO para los exiliados. Los exiliados vemos los concierto por y para el exilio en el Arena comodamente y por cierto, los pagamos bien caros".

Si quieres mi opinión muy personal: Ayer Juanes logró un Caballo de Troya. Si nadie quiere verlo, es cosa de ellos.

Un Beso.

the goddamn devil dijo...

ah... la paz...
cosa tan sencilla y a la vez tan complicada... es una vaina muy seria...
todos quieren la paz, pero no la que tu dices, sino su paz...
hace mucho tiempo yo hable de esto, y lo remate con una cancion que tengo por alli en uno de mis discos... la cancion se llama bitter peace... y es bien hiriente
pero bueno, algun dia vendra, solo espero estemos preparados para defenderla...
saludos

Genín dijo...

Coño esta Nany es brillante!
No es que me de cuenta ahora porque hace mucho percibí su calidad de pensamiento, pero es que esa es la idea que yo tenia de lo que hizo Juanes en Cuba y no sabia expresarlo, brillante Nany!
"UN CABALLO DE TROYA!
No se puede explicar mejor ni con tan poquitas palabras tampoco.
Y para tu alegria: Yo estoy casi al 100% de paz...jajajajaja Si, "casi".
Besos y salud

Nostalgia dijo...

la paz sea contigo.
en serio, ya no creo que el mundo entero la encuentre :(

Oswaldo Aiffil dijo...

"Es tiempo de cambiar!". Ayer se lo dijeron, nos lo dijeron, nos lo dijimos. A unos les cuesta más que a otros, pero si, es tiempo de cambiar en la mente de todos el odio por amor. Un beso Mariale!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Me quedo con una frase que leí en alguna parte...y que la dijo Benito Juárez: "El respeto al derecho ajeno es la paz". Simple en las letras...pero vaya si nos cuesta respetar los derechos de los demás sin aguardar que, primero, los demás hagan lo mismo con nosotros.

Se pide a otros entes que nos den la paz necesaria...espiritual, cívica o del tipo que sea; la paz la llevamos dentro de nosotros mismos.

¿Sabes algo, Mariale? A veces das la impresión de estar molesta con justa razón; pero no por ello he dejado de pensar que eres puro corazón en lo que realmente cuenta...en creer posible lo que se ve como utopía. Con tu enfoque, dejará de serlo.

Saludos afectuosos, de corazón.