sábado, 24 de octubre de 2009

"Es que yo estoy operado"

Todo el mundo se ríe cuando digo que como es sábado dormí hasta tarde, y resulta que "tarde" es que me levanté a las 8 de la mañana. No sé, supongo que demasiados años de colegio-entrenamiento-liceo-trabajo-universidad-trabajo hicieron que me acostumbrara para siempre, irremediablemente, a levantarme temprano.

Bien, como hoy me paré "tarde", también me tomé el tobo de café tarde, me bañé tarde y me preparé el desayuno tarde. Lo cual implica que mientras estaba en la cocina preparando mi tortilla de todoloquehabíaenlanevera (debo un post sobre eso), estaba bastante ansiosa por poder sentarme a comer.

Cuando cayó el último cubito de hielo en el té, apareció frente a la reja un señor con una carpeta en la mano, no tenía pinta de evangélico así que decidí no correrlo todavía. A pesar del hambre, aún con mi tobo de té en la mano, me acerqué hasta el porche pronunciando el acostumbrado "Buenos días, dígame qué se le ofrece" con cara de "Rápido, que estoy ocupada". Nos separaba una distancia de unos 4 metros (no estoy segura, ustedes saben que no sé calcular distancias) y allí comenzó el siguiente diálogo:
- Señor: Buenos días... (con cara de que iba a decir algo más, pero no lo hizo)
- Yo (nuevamente): Dígame, qué se le ofrece.
- Señor (en voz baja como para que nadie escuchara): Puedo hablar con alguien?
- Yo (en voz alta, lo suficiente como para que me escuchara sin esfuerzo): Ya está hablando conmigo, dígame.
- Señor (saca una hoja de su carpeta): Vengo hablando con los vecinos de la comunidad... Haciendo una colecta... (otra vez la cara de que va a seguir y no sigue).
- Yo (me imagino que puede ser para unas reparaciones que supuestamente van a hacer en el parque, y me acerco hasta la reja para leer): Colecta, para?
- Señor (con cara de tragedia): Bueno, una colaboración porque yo estoy operado...
- Yo (sin que hiciera falta leer): Ah... No, señor, no se va a poder. Qué pase buen día.

Y me fui a comer, con toda la indignación de haber sido interrumpida por un pedigüeño!

Yo, por principio, no les doy plata a los pedigüeños, a ninguno! Pero le tengo menos arrechera al borracho o al piedrero que me dice "Mira amol, sálvame con cinco ahí", que al que me viene con el cuento de que está operado o enfermo de algo. Porque es que, si ese señor, después de su operación (de lo que haya sido), se encuentra con fuerzas suficientes para salir a patear la calle con este solazo, pidiendo que le regalen dinero, también podría salir a vender algo, aunque sea tarjetas telefónicas en una esquina!

Recuerdo que cuando me acababa de mudar a esta casa no tenía conexión a Internet y tenía que ir a un cyber (uno que no era un antro), a ese cyber entraba todos los días un señor al que le amputaron las dos piernas a causa de complicaciones asociadas a la diabetes, y andaba en su silla de ruedas veniendo yogur casero que él mismo hacía! Y cada vez que lo veía pensaba lo mismo: no hay excusas para no ganarse la vida dignamente!

Hay un chamo que tiene cierto retardo mental y además tiene dificultades para caminar, y yo tengo años viéndolo vendiendo Kinos en el centro de Maturín. Yo no acostumbro comprar el Kino ni ningún juego de lotería, pero cuando estoy en el banco y él entra ofreciéndolos, soy incapaz de dejarlo ir sin comprarle uno! Porque él se las está ingeniando para ganarse la vida, se está ayudando a sí mismo y merece ser ayudado por mí!

Pero un tipo que, está viejo, sí, pero que camina perfectamente, que puede hablar, que es capaz de organizar su actividad (conseguirse una carpetica con un informe médico verdadero o falso, no importa, e ir de casa en casa mostrándolo)... Qué razón puede darme para convencerme de que YO le debo regalar el dinero???

Y para más desgracia se le ocurre venir cuando estoy a punto de comer... CDSM!

14 comentarios:

Antonieta H. dijo...

Chama te entiendo tanto, puedes creer que porque aquí hay un tipo que tiene como 4 años sin mentirte,pasa cada mes o cada dos meses pidiendo :S y lo peor es que la gente le da, mi mamá le llego a dar pero cooo a la segunda ya la vaina se volvió guachafita.

A los vendedores yo les hago lo siguiente:
Yo (desde la ventana como a 5 metros): si buenos días
los mamarrachos/vendedores/lo que sea: esta la señora de la casa?
yo : no esta, y no estamos interesados en comprar nada chao.

TORO SALVAJE dijo...

Lo raro es que no le sacaras dinero.

Besos.

Gaby dijo...

Hola... no sabia que eres de maturín, estamos cerca (Puerto Ordaz. Yo a veces caigo, qué puedo decir... lo peor es que me he cachado pensando "al menos no anda poahí atracando a la gente", aunque sí, usa el arma de la culpabilidad.
A veces, si es un niño, me da miedo que le vayan a dar una pela si llega sin nada.

Bueh...

Saludos, y muchas gracias por pasar por Aerogaby ^__^

Maie dijo...

Si pos, a mi tampoco me gusta dar plata en la calle. Ahora aquí les entró la moda gringa, en US cada vez que vas a pagar algo te piden el vuelto para no se que causa... y el otro día en el Mc Do comenzaron a pedirnos 2 euros para no sé que cosa. Yo colaboro con Unicef y Médicos sin Fronteras, porque me da la gana hacerlo, pero me amaaaarga, que me pidan.

Eugenia dijo...

jajajajajajjajajaj este toro jajajajajajjaja

Rossy dijo...

En buen concepto te tiene Toro, jajaja! Pienso como tú, no hay excusas para no ganarse la vida dignamente, y ese esfuerzo hace que la gente los vea con otros ojos.

Besos :)

Genín dijo...

Está claro que el Toro admira tu inteligencia recaudatoria...jajajaja
Yo la verdad es que debo confesar que no actuo siempre de la misma manera, si la mirada de quien pide me "toca" no importa que sea para priva, les doy algo. Pero muchas otras veces hasta les regaño, según sean jovenes sanos. Cuando jamás doy un solo centimo, y además les mando a la mierda, es cuando se me cuelgan babeando y no me sueltan, me pongo de los nervios!
Besos y salud

Pili dijo...

Te vas a ganar el Kino.. ya vas a ver... y al carajo q te interrumpio el desayuno? que le de cagantina.. joder..!

Mariana dijo...

ajajaj Ayer le comentaba a una persona que dejo un comentario en mi blog sobre el ultimo post que hice... que decia que porque no seran asi los politicos, gente que hacen cosas con esfuerzo. Y yo decia, tenemos que dejar de esperar que otros hagan por nosotros lo que queremos para mejorar nuestra vida. Hay que tener un poco de iniciativa propia, ponerle esfuerzo. Yo se que el mundo no tiene las buenas repartidas equitativamente, pero quedarte sentado protestando y nunca haciendo nada porque se supone que otros lo tiene que hacer por vos (la facil) no mejora nada.
Yo reconozco el esfuerzo de la gente (de cualquier estrato social y condicion) que le ponen garra, creatividad... que se nota tienen una minima iniciativa propia. Ellos quieren y hacen...

Mariale divagando dijo...

Antonieta,
yo también me sacudo a los vendedores rapidito. Porque, aunque ellos sí están trabajando dignamente, vienen a ofrecerme -por ejemplo- los cuadros y "esculturas" más horribles que te puedas imaginar!
Entonces he aprendido con el tiempo que si soy demasiado amable al negarme a comprar, se quedan una hora tratando de convencerme; así que mejor les digo de una vez "NO TE VOY A COMPRAR EL CUADRO".

Torito,
pa' que veas qué noble soy...
:-P

Gaby,
incluso al niño que si no lleva plata lo van a maltratar, es mejor no darles (aunque te duela el corazoncito). Porque darles dinero es seguir estimulando el problema, en lugar de ser parte de la solución.

Maie,
me parece bien que los comercios pregunten si deseas donar el vuelto (por aquello de que nunca tienen para dártelo) a una causa en específico, el cliente igual está en su derecho a decir que no.
Pero que me pidan una cantidad en específico, no me parece.

Mariale divagando dijo...

Euchita,
viste en que concepto me tiene? Pobre yo...
:-P

Rossy,
ESO! El esfuerzo! Es algo que yo valoro mucho.

Genín,
a mñi siempre me toca la mirada de los niños, por ejemplo. Y aun así, no les doy dinero.

Pili,
jajajaja Dios te oiga...

Mariana,
ése es el punto "ellos quieren y lo hacen". Entonces no se justifica que otros no hagan por lo menos el intento.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Concuerdo plenamente contigo, Mariale.

Pruebas al canto...ayer volvía a casa en bus después de que me reparasen el Notebook y, en medio del recorrido, sube una mujer que dice tener cinco hijos y que, según su relato, está contagiada de VIH y por eso no le dan trabajo.

Cuando una persona es capaz de estar todo el día subiendo y bajando de los buses pidiendo colaboración es porque está en condiciones de trabajar...aunque sea, de gestionarse algo muy sencillo haciendo manualidades, incluso.

Si hay una cosa que me revienta del nuevo sistema de transporte público es que se haya dicho que se prohibiría el acceso a vendedores callejeros o a los pedigüeños de siempre...pero nada se hizo, ¡hasta les dan credenciales a algunos que no valen nada! (la tengas o no, igual te dejan subir).

Saludos afectuosos, de corazón.

Johana dijo...

Es interesante tu punto de vista.
El dinero es una fuente de energia que tiene que fluir y tenemos que aprender a dar y a recibir para que esa energia genere abundancia y prosperidad.
En este caso en particular que la persona te pide con la excusa de que "no puede" es cuando tenemos la oportunidad de realmente ayudar.
El regalarle dinero confirma la incapacidad que esa persona cree tener y es hundirla mas en su falsa realidad de inferioridad y eso hace que esa energia se estanque.
Negarle el dinero puede que sea feo, pero no hacerlo es retarlo a ganarselo de otra manera, puede que no lo entienda en el momento, pero si se le niega con intension probablemente consiga un camino mas idependiente y crear su propio flujo.
Lo dejo hasta aqui porque esta como largo y no me quiero adueñar del post...

Mariale divagando dijo...

Luis Alejandro,
los que piden en el transporte público ya son un clásico.

Johana,
no te cortes, más bien me parece super interesante lo que dices.