miércoles, 7 de octubre de 2009

"Si te portas como un(a) pendejo(a), yo te voy a tratar como tal"

Durante años esa frase fue escuchada por todo aquel que haya tenido el infortunio de ser mi alumno o de trabajar para mí; de hecho, es lo que aplico con todo ser con el que me relacione, aunque no lo diga. Siempre me ha funcionado, así que vivía en una de "no regrets" al respecto... Hasta ayer!

Desde que mi enano estaba en preescolar lo he ayudado con las tareas, siempre he sido exigente y él lo sabe (tengo que serlo, porque las maestras son unas burras, no les puedo dejar al chamo por su cuenta), y aunque a veces le moleste que lo ponga a repetir algo, lo entiende y lo hace.

En cambio con su hermanita, la cosa es más difícil (Insisto, qué básico es criar a un varón). Sucede que me ha tocado una Lupita Ferrer en miniatura, que hace de cualquier cosa un drama y que no tiene reparo en mentir -o negar verdades evidentes- para hacer creer aunque sea sólo por un instante que su actuación no fue actuación, sino que es la purita verdad!

Ayer, parte de su tarea era hacer un dibujo que contuviera 4 objetos, el ejemplo decía que podía dibujar un parque, que tuviera un árbol, la grama, una banqueta y una fuente. Bien, le pregunté qué quería dibujar y me dijo que iba a hacer una casa con una flor, un poste y un carro (cuatro cosas, todo bien). Como siempre le digo que cuide las proporciones, le recordé que la flor no podía ser del tamaño del poste y esos "detalles". Bien, ella empezó a dibujar y yo me fui 5 minutos a atender una llamada; cuando regresé había hecho una casa, una flor que flotaba en el aire, un poste que parecía un fósforo y un carro del doble del tamaño de la casa; por lo que le volví a recordar las proporciones, le borré todo excepto la casa y le dije que lo dibujara de nuevo. Corrigió todo, menos el tamaño del carro, que lo volvió a hacer enorme. Entonces me detuve a razonar con ella "Chiquita, mira el carro que está allá afuera, te parece que es más grande que la casa?"... Ése fue el inicio de una larga discusión en la que ella, para evitar tener que borrar y hacerlo de nuevo, insistía -de distintas formas- en que los carros eran más grandes que las casas (Con su cara de Lupita Ferrer queriendo decir "Claro, es obvio"). Mientras lo hacía, yo iba sintiendo una arrecherita creciendo dentro de mí... Y hemos llegado, por fin, al tema del post!!

Quien me conoce sabe que yo no grito, no maltrato a la gente, ni siquiera a las Perras Desvergonzadas que lo merecen, así que mucho menos lo haría con mi enana. Pero aunque no la grité ni le dije nada feo, ahora que lo pienso me imagino la cara que debo haber tenido cuando me agache -para quedar a la misma altura- y le dije "Yo sé que tú no eres tonta, por ende, no acepto que te portes como si lo fueras. Te voy a preguntar de nuevo, y quiero que me respondas seriamente y que no sigas haciéndome perder el tiempo". Digo que me imagino la cómo se lo dije, porque en ese instante despertó de su trance lupitaferrerístico! Siguió quejándose (pedir que no lo hiciera, sería como pedirle que no respirara; quejarse es una de sus funciones vitales), pero por lo menos hizo el bendito dibujo decentemente.

Escribo todo esto porque, mi autocontrol me define, es una de mis más marcadas características. Alguien con mi bajísimo -casi inexistente- nivel de tolerancia y con mi exagerada capacidad de sentir arrechera por todo y por todos, NECESITA un muy fuerte autocontrol; pues de lo contrario -es decir, si hiciera lo que realmente me provoca hacer- hace bastante tiempo que estaría en la cárcel o en mi lugar de nacimiento. Pero sucede que ese autocontrol se manifiesta en lo que mencioné en el párrafo anterior: yo no grito, no insulto, no me altero, me manejo de la manera más comedida para evitar hacer o decir algo que resulte desfavorable. No obstante, como "la cabra tira pal' monte", sólo controlo lo que digo y lo que hago, mas suelo mantener deliberadamente la cara de notevoyainsultarperosiquierotepuedohacersufrir; es la cara que hace que toda Perra Desvergonzada a la que ya he puesto en su sitio una vez no se atreva a robarme el vuelto de nuevo, es la cara que hacía que mis profesores burros no discutieran conmigo porque sabían que los podía dejar en ridículo frente a todos sus alumnos, es la cara que hace que los evangélicos no insistan cuando les digo que NO quiero escuchar el mensaje del Señor.

Creo que está más que sobreentendido que ésa no es una cara que le quiera mostrar a mi enana! Y hasta ahora -según yo- la he controlado bien, pero creo que ayer se me salió, y me asusta!

Me asusta porque tengo más de 6 años tratando de comportarme lo mejor posible primero con el enano y luego con ella, porque sé que son criaturas inocentes que se merecen el mejor trato que se les pueda dar, porque entiendo que no tienen la culpa de que yo sea lo que soy, y porque reconozco que a pesar del stress que me causan también son los causantes de gran parte de todo lo bueno que yo pueda sentir.

Y la vaina es: qué pasa si ya no lo logro? Qué pasa si mis propios conflictos pueden más?

Mi niñez, mi adolescencia y mi vida entera, han estado marcadas por los conflictos de otros, y es algo que nunca he superado. Entonces, qué hago para no continuar la cadena? Qué hago para no terminar jodiendo a dos niños que, desde que existen, no han hecho más que rescatarme de esos mismos conflictos que ahora los amenazan?

Normalmente, lo que me funciona con la poca gente que me importa es dejarles claro que ésta soy yo, sólo que en lugar de "Yo y mis circunstancias", soy "Yo y mis peos". Y bueno, la mayoría lo entiende porque son adultos (o por lo menos sus cédulas dicen que lo son); entienden que no me comporto como me comporto porque tenga algo en su contra, sino porque no sé funcionar de otra manera.

La vaina es que esto es distinto! A los 5 años no se entiende que las personas tienen conflictos y que cuando se portan como elementos disociados no significa que no te quieran... A ellos no les puedo explicar eso; y ya está visto que tampoco lo voy a poder seguir conteniendo indefinidamente...

De manera que, como diría Alex en sus ratos de profunda filosofía, estamos así como jodidos...

13 comentarios:

Capochoblog dijo...

Creo... que en eso consiste el verdadero trabajo de los niños: en salvar a los adultos. De alguna manera.

Tus enanos están haciendo un buen trabajo contigo, de eso no hay duda.

Besos, peleona :)

Antonieta H. dijo...

Dichosa tu que te controlas jajaja yo con mi sobrino uso la de "Ahh no quieres hacer tareas? me voy a vestir para llevarte a tu casa" y lo hace y al final hasta reflexiona y se disculpa por sus malcriadeces.

Sabes? esa mirada de notevoyainsultarperosiquierotepuedohacersufrir me recordó a la mirada inexpresiva de Salander jajaja

Mariale divagando dijo...

Nany,
ellos han hecho un buen trababjo, sin duda. Falta ver qué tal lo hago yo...

Antonieta,
creo que Lisbeth -al igual que Sheldon- me perseguirá por siempre :-P

TORO SALVAJE dijo...

Yo no creo que hicieras nada mal.

Otros hubieran tragado con el coche gigante pero no creo que fuera bueno.

Pablo J dijo...

I think that you're so fucked... but I really hope you're not.

Autocontrol, autocontrol... ¿qué sería de nuestras vidas sin eso?

Maie dijo...

a ver... una de las cosas más importantes con los niños es ser honesto, aún si eso implica ser quien y como eres. No creo que tu cara de pocos amigos la haya asustado, sin embargo creo que si le diste una lección, de disciplina. Los niños son nobles y no sufren por lecciones de ese tipo. Es decir, el maltrato no tiene nada que ver con hacerlos entrar en razón de una manera adulta y lógica. No creo que le hagas un daño permanente por ello. Sobretodo si manejas bien el autocontrol y además actúas de manera constante (es decir si eres tostada, hay que serlo constantemente, volverte cuerda un día o el otro solo los perturba jajaja) Ahora si comienzas a perder el control, ahí sí la cosa se pone mal.
Claro que en la situación que describes hermana, creo que mi mami (basada en su experiencia pedagógica con niños de la edad de la enana) te diría que a esa edad, por muy inteligentes que sean, el concepto de proporciones y de dimensiones los chamos no lo manejan aún muy bien. Por otro lado, a esa edad, hacer cosas desproporcionadas es parte de la imaginación y en cierta forma hay que dejarlos hacer y experimentar.
Comprendo tu frustración pero jugando al abogado del diablo... no creo que la enana lo hiciera por tonta... en parte estaba jugando... en parte para ella era divertido hacer el carro m´s grandesito y por otro lado... a su edad... que importa si esta más grande o más chico que la casa??? sabes???

Rossy dijo...

Tienes dos grandes maestros de quienes aprender, benditos sean esos "enanos"!

Besos.

Genín dijo...

jajajaja Bueno, solo tendrás que esmerarte un poco, porque si has sido capaz de reflexionar y dar con lo que te pasa, también hallarás la solución, seguro.
Besos y salud

Otto dijo...

Yo sé que no has parido a esos dos enanos, pero veo que muchas veces haces de madre de ellos, cosa que creo que te hace bien, jeje, pero ese es otro tema. No hace mucho leí en algún sitio algo así como que los padres SIEMPRE la cagan... SIEMPRE... lo único de lo que tenemos que preocuparnos es de que esas cagadas no sean graves ni a propósito.
Así que tú tranquila, tus enanos aprenden más viendo que en su casa la gente se puede pelear y reconciliar, que la gente se puede equivocar y pedir disculpas o que la gente puede poner una mala cara y seguirte queriendo. Creo que eso es lo importante...
Un beso!

Waiting for Godot dijo...

Mariale, debo decir algo para defender a tu nena porque en venezuela ultimamente los coches SON MAS GRANDES QUE LAS CASAS jajajaja, ella dibuja lo que ve y desde una perspectiva de niño ella los vera gigantes con esas camionetotas que ruedan por las calles venezolanas y pagadas con dinero vete a saber de donde... Yo creo que una de las cosas mas importantes de madurar es aprender que no puedes reaccionar de mala manera con los seres que te quieren asi sin mas, hay que aprenderlo pero eso toma tiempo. Un beso pa ti!

The Goddamn Devil dijo...

uhm bueno... velo de esta manera...
que te preocupes por eso tiene la ventaja que no tienes tantos pendejos alrededor tuyo... o por lo menos que no todos merecen esa cara y esa actitud que relacionas en el post, no como yo que la cara de "bulldozer" me acompaña hasta que entro a mi cuarto a dormir...
pero bueno si se te pasa la mano, una disculpa no cae mal, tu sabes... ellos si entenderan
saludos mariale te sigo leyendo...

jose montalvo dijo...

Lo que ocurre, chama, es que no te has percatado que la enana a lo mejor es surrealista, razón por la cual pinta los objetos en función, no su tamaño real, sino a la importancia que ella les dá. Despues de tan iluminadas palabras, salgo corriendo.

Por cierto, ¿Quien es la perra desvergonzada? Cuéntame, a ver si puedo ayudarte a asesinarla

Luis Alberto dijo...

Hola Mariale: Entiendo que quieres enseñarles los mejor a tus escuincles, pero creo tienes que ser un flexible en algunos aspectos, por ejemplo que importa que el carro sea mas grande que la casa o que la flor este flotando lo importante es que entendió la tarea, las proporciones vendan con el tiempo. Deja que experimenten y mas cuando se trata una tarea donde la creatividad es libre.
No se te olvide que son niños que están en un proceso de aprendizaje constante.

Saludos