domingo, 22 de noviembre de 2009

Esa cruz de trabajar con ventas...

No vender es malo.

Pero mucho peor es venderle a algún(a) estúpido(a) que después hace que uno se arrepienta de haber vendido.

15 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Si fueras tú la vendedora yo no protestaría aunque estuviera descontento.
Me llevaría otro y sin protestar.

Besos.

Mariale divagando dijo...

Oh Toro... Ves que a veces puedes ser tierno??
:-P

Eugenia dijo...

MUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUY en veces

Mariale divagando dijo...

jajajajajaja que conste que no lo dije yo!

TORO SALVAJE dijo...

No era ternura.
Era miedo.

Mariale divagando dijo...

jajajajajaja Toro malvado!!!!

Pero bueno, la verdad es que tratándose de mí, tendrías razones para pensar así :-P

Andre@ dijo...

Jajajajjajajaja vendele y ya, no te arrepientas, él fue el que escogio, o no? :P

Mariale divagando dijo...

Andre@,
escogió segir jodiendo después...

* M a r u dijo...

Hay clientes a los que te juro yo seria CAPAZ DE PAGARLES para que dejaran de serlo...

Maie dijo...

eso es correPto

Mariale divagando dijo...

Oh Maru, tú sí me entiendes!!!


Maie, vos sabéis...

Genín dijo...

No saben el riesgo que corren contigo, de lo contrario volverían a comprar sin decir ni pío...jajajaja
Besitos y salud

Rosángela dijo...

Jejeje, según mi "jefe" en la Universidad las 2 personas más importantes en la vida son mamá y cliente.
Su argumento: Mamá porque nos dio la vida, el cliente porque la mantiene.
Yo no estoy taaan de acuerdo, opino igual que Maru, a algunos clientes provoca pagarles para que dejen de serlo.
Besos flaca!

Mariale divagando dijo...

Genín,
lo que pasa es que no me conocen, no entienden los riesgos de hacerme arrechar :-P

Rosángela,
yo misma guardo un respeto enorme por el cliente, para mí es tan sagrado como para tu jefe. Pero aun así, hay unos que son tan pero tan insoportables que provoca decirles "Mijo, no me mantengas más!".

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

¿A pito de qué? Me quedé con cara de inquirir más detalles. En fin...

Me acuerdo de un supermercado donde hago entrega de correspondencia y hay un letrero que titula Reglas de Oro:

1.- El cliente siempre tiene la razón.
2.- En caso de que no la tuviese, favor remitirse al punto anterior.

¿Circulo virtuoso o vicioso? Saludos afectuosos, de corazón.