miércoles, 25 de noviembre de 2009

Otro 25 de noviembre en el que les invito a hacer ALGO

Piensen en una fémina. Rápido! Puede ser cualquiera, pueden ser ustedes mismas si son mujeres, puedo ser yo, o puede ser su hija, su madre, su esposa, una amiga, una desconocida, una bebita que esté naciendo al otro lado del mundo... Ya pensaron? Tienen una imagen en mente?

Bien, me aterra informarles que ella tiene un 20% probabilidad de ser o haber sido víctima de por lo menos una violación o intento de violación a lo largo de su vida, y 33% de probabilidad de ser o haber sido víctima de malos tratos por parte de alguna de sus parejas. Para ponerlo más aterrador aun, si tiene entre 15 y 44 años, su riesgo de sufrir cáncer, malaria, accidentes de tránsito o situaciones de guerra, es MENOR que el de ser objeto de violencia física o sexual.

Ya sé que tengo fama de carecer de tacto y sensibilidad para con los demás (y me tiene sin cuidado), pero no es ésa la razón por las que hoy he decidido animarles la mañana con esos datos. Lo que pasa es que hoy, como todos los 25 de noviembre, aniversario del crimen cometido contra las hermanas Mirabal, es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer; y bueno, ustedes saben que cada año escribo sobre este tema (arriba y a la izquierda pueden ver el link al post del año pasado).

Los datos contenidos en el segundo párrafo de esta entrada fueron tomados de este folleto de la ONU, les recomiendo leerlo completo, porque aunque a mí no me dice nada que en el fondo no sepa, verlo en números siempre lo hace más real, más crudo y, por ende, motiva más a querer cambiarlo.

Podría lanzar una divagación aquí sobre las medidas gubernamentales que deberían ser tomadas para cambiar esas estadísticas, o sobre algo más difícil aun: sobre la creación de conciencia en la población, para que ya dejen de maltratar a las mujeres. PERO, como ando en una de no desgastarme pretendiendo hacer cosas demasiado grandes, sino pequeñas cosas dentro de mi círculo de influencia, les invito a ustedes a hacer lo mismo.

Me refiero a que nosotros, USTEDES y YO, quizás no podemos hacer disminuir esas cifras, pero sí podemos asegurarnos de no aumentarlas.

Los hombres pueden respetar y proteger a las mujeres que tienen a su alrededor (esposas, novias, abuelas, madres, hijas, nietas, hermanas, compañeras de trabajo, etc.); y las mujeres podemos recordarnos cada día cuánto valemos y con cuánto respeto merecemos ser tratadas, y podemos prohibirnos aceptar algún trato inferior a ése. Podemos, ustedes y yo, ocuparnos de que los niños y niñas crezcan teniendo claros esos principios.

Podemos, ustedes y yo, apoyar a las víctimas que conocemos, y cuando digo apoyar no me refiero a ponerles la mano en el hombro y decirles "Pobrecita, vale! Lo que te hizo ese desgraciado...", no! Me refiero a hacerles ver que no tienen que quedarse para siempre en la posición de víctimas, que hay otras posibilidades y que ellas tienen derecho a acceder a esas posibilidades.

Podemos, ustedes y yo, ocuparnos de estar siempre enterados de las cosas horribles que suceden en el mundo, en nuestros países, en nuestras comunidades y hasta en nuestras familias; por terribles que puedan ser, tenemos que estar informados! Porque no se puede luchar contra un enemigo que no tiene cara ni forma, tenemos que conocer en profundidad el problema para poder combatirlo.

Entonces, lo que les pido es que no crean que esas cosas sólo pasan allá en África por los conflictos étnicos, o en el Medio Oriente porque son musulmanes, o en España porque ellos se atreven a mostrarlo en televisión, o incluso aquí en Venezuela pero en el escalón más alto de algún cerro en José Félix Ribas... Qué va, señores! Los abusos sexuales, el acoso sexual, la esclavitud sexual, la violencia doméstica, los matrimonios forzados, y la simple y llana discriminiación hacia las mujeres, ocurren todos los días en todos los países, sin importar el estrato social.

Vamos a poner esos asuntos bajo la lupa, vamos por lo menos a reconocer que existen, y a recordar que la información que poseamos y compartamos puede marcar la diferencia dentro de nuestro círculo de influencia.

13 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Buen post Mariale.
Es tal como lo dices.
Una monstruosidad.

Besos.

Capochoblog dijo...

Opino igual Mariale, es atroz.

Sobre las Mirabal, vi hace como 8 años una película sobre ellas: In the time of the butterflies, con Salma Hayek. Impresionante la tenacidad y el valor de estas mujeres.

Besos.

Pili dijo...

Ojala todos pudiesen ver la importancia como tu, porque la realidad es que es muy importante comunicarse e informarse. El abuso es degradante, muchas veces existe en familias, como el incesto, y estos casos se mantienen en secreto por tanto tiempo!! causando estragos y desgracias... Yo creo la mujer muchas veces guarda silencio por temor a ser juzgada, mal vista en fin. Muchas veces nos han enseniado que si algo asi sucede es culpa nuestra. Parte de la cultura. Y si nos golpean ya casadas el hombre es arrecho y tiene la razon... o sea. Muchos de los abusos, violaciones y casos violentos son realizados por personas cercanas, o conocidas, o personas que han seguido a su victima.

Angelo dijo...

Hola

Hace un par de años una mujer muy cercana a mi me llama un domingo en la mañana para decirme que su esposo le habñia pegado y me pregunta que debía hacer. Le digo que denunciarlo a la policia e iniciar los tramites de divorcio al dia siguiente, que contara conmigo para acompañarla y para hacer todo lo que fuese necesario.

Para hacer la historia corta al sol de hoy sigue viviendo con su marido y el malo de la pelicula soy yo al que le retiraron el habla por entrometido.

Muchas veces es también un problema de cociencia de la victima, más que de conciencia colectiva sobre el problema

Rossy dijo...

Desde esta mañana tratando de comentarte y el blogger no me dejaba :(

Solo quería decir que me gusto mucho este post porque reivindicas que debemos hacernos valer, y en ningún momento creer que somos inferiores a alguien. La violencia contra la mujer es una triste realidad!

Besos!

RICHIN dijo...

Pienso que es básicamente una cuestión de educación y de concientización como tu lo haces Mariale. La Mujer debe quererse a si misma, apreciarse y saber que tiene los mismos derechos que el hombre. Y el hombre debe de saber que la mujer es donde viene, que la raza humana existe gracias a ellas, que la vida se vive a plenitud cuando Dios te da el regalo de amar a una Mujer y ser correspondido. Que el hombre que maltrata a una Mujer, sencillamente no es hombre, ni humano.

Genín dijo...

Si, no creas que solo me acuerdo el 25 de Noviembre, estoy muy sensibilizado con esta tragedia, tengo dos hijas y no se lo que haria si alguna sufriera un problema así, afortunadamente no ha tocado en mi familia, como no fueran las palizas que una mujer a la que tu aprecias mucho me daba a mi...jajaja
Pero si que he visto cosas horrendas a mi alrededor y aquí, en España, constantemente están en todos los medios de comunicación haciendo campañas todo el año.
Muy buen post Marialita.
Besitos y salud

Michelle Durán dijo...

A eso le llamo yo estadísticas en las pantaletas . Qué miedo .

Mao dijo...

Estas estadísticas son poco para lo que realmente ocultan muchas mujeres por temor a represalias a o ser señaladas. Hace falta cultura y conciencia!

Rosángela dijo...

Sé que muchos me van a caer por lo que voy a decir, y que conste que yo no soy violenta, pero si ese día o cualquiera de los otros 364 del año veo que agreden a personajes como Cilia Flores, Iris Varela, Lina Ron o cualquiera de las féminas de ETA, no haría nada para detener a sus agresores...
Por otro lado, yo hace MUCHO que decidí no defender a ninguna mujer que agredan, una vez lo hice en un sitio público y la muy estúpida me dijo "no se meta, usted no sabe si a mi me gusta" (PLOP)
Sólo voy a dejar una reflexión por si pasa por aquí alguna agredida: "La primera vez eres una víctima, de la segunda en adelante, una VOLUNTARIA".

Pili dijo...

Es un tema que nos toca de alguna forma, familiar, amiga, conocida, en fin. Es triste ver como sonreímos y disimulamos tan perfectamente mientras el proceso va por dentro. Tuve la oportunidad de trabajar durante dos años con mujeres en centros rehabilitación, uno de los motivos por rehabilitación, el abuso; tanto físico como emocional. Siempre ha sido un tema difícil de abordar inclusive entre mujeres.
Creo que todas tenemos derecho a ser libre, conocer nuestros sueños y lograrlos.

Eugenia dijo...

Así es, mi flaca bella.

A mi me dan y yo creo que los reviento peor yo jajajajajaja

:P

Un besito

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Hay un cambio...que no sé cómo calificarlo; antes, los agresores contra sus parejas quedaban casi impunes pero ahora esos carajos prefieren suicidarse antes de enfrentar la repulsa pública por su cobardía.

Lo triste es que, aún ese día 25 de Noviembre, se registró un femicidio a unos 280 kms. al Sur de Santiago de Chile. La Mujer es lo más hermoso de este Universo...¿y por qué, entonces, maltratar la belleza sublime?

Como bien dices, el problema va más allá de las diferencias culturales...es algo que sucede detrás de paredes que podemos ver todos los días y sabemos que es así, pero no vamos más allá (véanse tragedias como quienes fueron víctimas de los llamados Monstruos en Amstetten y Mendoza). Hay que dar, entonces, el siguiente paso.

Saludos afectuosos, de corazón.