martes, 3 de noviembre de 2009

Un perrito desvergonzado en Banesco

Ayer tuve que ir a la agencia Banesco a la que más suelo huirle. Le huyo porque siempre está hasta el techo de gente (no vamos a entrar en detalles, por hoy digamos que es gente), pero ayer, afortunadamente, no estaba taaaaan infernal, digamos que solamente llegaba a "semi-infernal".

Bien, tenía que depositar la graaaan cantidad de BsF 74. Llené mi planilla de depósito y me dispuse a esperar que algún día me atendieran. Durante la espera me di cuenta de que no tenía los 74 exactos, pero me dije que no habría problema y saqué un billete de 100.

El número que me dio la maquinita fue el 224. Fueron atendiendo a todos más o menos rápido, pero cuando se fue el 223 y yo pensé que ya me iba a tocar, el cajero se fue de la taquilla, no colocó el avisito de "Caja cerrada", simplemente se levantó y se fue, y en la pantallita quedó el número 223. Me imaginé que me llamarían por otra taquilla, pero eso no sucedió.

Como a los 10 minutos, regresó el tipo tomándose un café y deteniéndose en cada una de las taquillas que lo separaban de la suya, para hacer algún comentario a los cajeros y reírse estruendosamente cada vez. Cuando por fin llegó a su taquilla y organizó un poquito el desastre que tenía, entonces apareció el 224 en su pantallita.

Me acerqué a la taquilla pronunciando el acostumbrado "Buenas tardes", que -como también es costumbre- él no respondió. Le entregué la planilla, el billete de 100 y el ticket con el numerito.

Me preguntó por qué no coloqué el número de cédula del titular y le respondí que no lo hice porque allí en la planilla están impresas las palabras "sólo para tarjetas de crédito", como yo no iba a pagar nada relacionado con tarjetas de crédito, no correspondía colocar el número de cédula del titular. Entonces soltó una risita nerviosa y la frase que lo coronó como el deficiente mental del día: "Yo ni me había dao DE cuenta dezo".

Bien, sacó de su gaveta un billete de 20 y uno de 5, y empezó a decirles a los cajeros de al lado "Dame mil bolo"... Como ninguno le hizo caso, él agarró tres moneditas de 0,10 y me las tiró sobre los billetes, comenzando el siguiente diálogo:
- Perrito Desvergonzado: Te ebo mil.
- Yo (sin tocar el dinero): Disculpe. ¿Me debe cuánto?
- PD: Te ebo... (pausa, supongo que para sacar la cuenta mentalmente) zeteziento.
- Yo: ¿Por qué?
- PD: Polque no tengo ma.
- Yo: Ése es un problema que le concierne sólo a usted, no tiene por qué afectarme a mí.
- PD: Zí, Zí... Ya te lo voy a da.
- Yo: Bien.

Enseguida metió la mano en la gaveta del cajero de al lado, y sacó exactamente los 0,70 que faltaban.

En cuanto me entregó mi hojita amarilla del comprobante de depósito, agarré mis billetes y mis moneditas, le dije "Gracias, que pase buenas tardes", y me fui.

Volvemos a lo mismo que digo todo el tiempo: los perros desvergonzados SIEMPRE van a querer robarnos, pero si efectivamente lo hacen, no será SU culpa, sino nuestra.

12 comentarios:

Maie dijo...

jajaja... en el curso ese que estoy haciendo con mi compania pusieron un video que te hubiese dado tela que contar... un perrito desvergonzado version britanico... indignante!
Asi es, si uno se deja lo joden y 300 aui, 20 alla, 3 mas alla, al final del dia suma...

JorgeKley! dijo...

Tienes toda la razon!!! Si nos roban ese tipo de gente es por culpa de nosotros mismos!!!


Por cierto me gusto mucho:

".....y la frase que lo coronó como el deficiente mental del día: ..."

Rossy dijo...

Y pensar que no es solo en el banco, es en todos lados el cuentico de que no tienen para dar el vuelto, y sí, hay que pedirlo!

Besos.

Capochoblog dijo...

Coño, que vergüenza de verdad...

Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Que sinvergüenza.
Lo que debe robar al cabo del día.

Besos.

Mariale divagando dijo...

Maie,
como ya te dije por Twitter, no me extraña lo del perro desvergonzado británico porque sé que la CANINODESVERGÜENZA es una enfermedad que se ha extendido por todo el mundo.

Jorge,
es que fue el más deficiente de todos los que me topé ayer.

Rossy,
están en todas partes, pero en el banco es aun más grave, porque si ellos no tienen entonces quién tiene??

Nany,
same feeling!

Torito,
pues sí, porque la gente se deja...

Antonieta H. dijo...

No se había dado de cuenta? jajaja si yo esa nota la recuerdo haber leído cuando tenia como 10 años jajajaja no me jodan chico, pena ajena da eso :S

Otto dijo...

Creo que la desvergüenza es doble: no sólo me dices que te quedo debiendo, sino que trabajas en un banco!!!! cómo no vas a tener plata si estás en un banco???? Como dice el Conde: lo que arrecha no es que crean que uno es pendejo... sino que estén seguros!

Genín dijo...

jajajajaja Muchas gracias Marialita por ponerme de buen humor y hacerme reir tanto, es que la forma en que reproduces escribiendo como hablan tus perritas y perritos, me parte de risa!
No es exagerado lo que te digo, yo tengo lagrimas ahora mismo de risa!
Así que estoy tan feliz que ni me arrecha lo que intentan...jajajaja
Besitos y salud

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

No te imaginas cómo me enerva eso de que el cajero se va como si nada. Acá, el sistema es que hay cajas para clientes y sólo una (o dos en sucursales más grandes) para público general.

Esta gente de Banesco debiera de gastar menos en publicidad y más en atención al cliente que, al fin y al cabo, es lo que cuenta, ¿no?

Me recuerdas a mi padre...él es capaz de plantarse en sus trece el tiempo que sea necesario si le dan vuelto de menos, aunque sea un simple peso. Saludos afectuosos, de corazón.

Rafucho dijo...

La otra vez en una caja de una imitación de supermercado mi respuesta en voz alta fue:

"A mi no me los debes, le debes la propina al de las bolsas".

El chamo me miró feo, yo le dije:

"No, mirala feo a ella, que se está quedando con tu propina"

---

Más arrechera me dan l@s que con su prepotencia le dicen a la gente:

"Se les agradece SEN-CI-LLO"

Se pueden ir allá mismo, al sótano en llamas.

La Hija de Zeus dijo...

Tienes TODA la razón!!