martes, 5 de enero de 2010

La coñoemadrada que le pasó a Fran

Desde que vivo en este pueblo vi desfilar por mi casa a una buena cantidad de mamarrachos que decían ser técnicos-especialistas-arrechísimos-casiPhD en aires acondicionados; la verdad es que no servían, cobraban carísimo, no hacían bien el trabajo y cuando se podían robar algo no desperdiciaban la oportunidad.

El fin de esa era de horror llegó de la mano de Fran, un muchacho bajito, de hablar pausado, buen técnico, responsable, trabajador, que se nota que no es de este pueblo. En estos años que Fran lleva encargándose del mantenimiento de los aires acondicionados de mi casa, no hemos tenido mayores problemas.

Lo de 'Fran' se lo inventó mi enano, que tenía en ese entonces unos 3 años. Él pasaba a cada rato y veía a Fran trabajando y en una de ésas no se aguantó la curiosidad e inició el siguiente diálogo:
Enano: Tómo es tu nombe?
Fran: Mi nombre es Francisco.
Enano: Fancisto??
Fran (aguantando la risa por la pronunciación del enano): Sí.
Enano: Yo te pedo decí Fan??
Fran: Sí, no hay problema.

Todos los que escuchamos la conversa, nos reímos de la extrema confianza del escuincle; pero nos pareció chévere y comenzamos a llamarlo "Fan" también. Y ya cuando el escuincle aprendió a decir "Fran", pues todos lo cambiamos a "Fran".

Escribo sobre Fran hoy, porque ayer mi progenitor me dijo que ya se nos había pasado la fecha del mantenimiento y que iba a tener que llamar a un gochito que él conoce que trabaja con aires acondicionados. Cuando le pregunté por qué el gochito y no Fran, su respuesta fue "Porque ahora Fran no tiene herramientas".

Resulta que el año pasado Fran sufrió un derrame cerebral y su esposa se lo llevó a Caracas para que recibiera tratamiento médico y no tratamiento matasanos (que es lo que le habrían dado aquí), eso yo lo sabía, y sabía que ya estaba recuperado porque lo vi en diciembre. Lo que no sabía -y que me contó mi progenitor ayer- es que cuando estuvieron en Caracas su casa estaba sola, y se metieron unos malditos y le robaron todo, incluidas sus herramientas de trabajo.

Que vaina, vale! En este país a la gente que trabaja honradamente le pasa de todo, y pensar que hay tanta plasta de mierda por ahí como si nada...

16 comentarios:

Rossy dijo...

Que rabia, Mariale! Es como dices, a veces me rompo el coco pensando por qué a los buenos les pasan las cosas que debieran ocurrirle a los malos de la partida.

Maie dijo...

y es que lo pueo´ llamar Francisquito???? jajajaja (chiste privado)
Si chica que vaina, así le paso a mi tío hace una piiiiila de años en Caracas, el era odontólogo y rentaba un apartamento en el Centro de Caracas donde tenía sus dos cabinas de odontologías obtenidas con el sudor de su frente y aaaños de trabajo un buen día entraron unos desgraciados y no solo le robaron TOOOODO, cuando digo TODO hablo de hasta el ultimo algodón... y lo que quedó como cuadros pintados por mi tía, muebles etc, lo bandalizaron con pintura... ese fue el fin de la carrera de mi tío, estaba muy mayor para comenzar de nuevo y no tenía suficiente capital para rehacer un consultorio... tomo su jubilación forzada y se decepcionó tanto de Venezuela que el día que se volvió ciudadano americano siendo un vendedor de pizzas, canto el himno de ese país como si fuera el propio... una coñoemadrada como bien dices...

TORO SALVAJE dijo...

Y no puede comprarse herramientas?
Joder, que putada...
Que rabia me da.
Y de que vive?
Es que me pongo malo.

Besos.

murdocke dijo...

En este país este tipo de cosas es cada vez mas común, es una lastima los malandros no ven condición social ni necesidad si ven que es fácil robar algo lo hacen.

Por la casa de mi tía envenenaron el perro de ella y de la vecina, ella logro salvar a su perro pero el de la vecina murió y a la semana le robaron toda la casa. Estas cosas suceden todos los días en los barrios por estas cosas es que el país esta como estas.

Antonieta H. dijo...

No se que me da mas tristeza si la historia de Fran o la del tío de Maie :( que arreeeee que pasen esas cosas por eso es que me alegro cuando un HDP de esos malandros los matan.

Oswaldo Aiffil dijo...

Un cuento tras otro mi querida Mariale! Y no tocamos fondo! Recuerdo que yo empecé a coleccionar herramientas para reparar mi propio carro, y un día mi papá se quedó maravillado de todo lo que tenía la caja y me regaló unas llaves de cuando el era un mozalbete, traídas de Estados Unidos, indestructibles. Poco tiempo después en mi edificio botaron al conserje, y el mismo, antes de irse, pasó por mi maletero a retirar algo de lo cual él ya conocía muy bien el contenido, "y adiós luz que te apagaste"(Respiro profundo).........besos flaca bella!

Mane dijo...

Ja, es un mal del mundo entero, creo que aquí nos quejamos de los mismo... Has descrito una situación tan cotidiana que a pesar de anormal es tan común que disgusta al leerla.

Espero que hayas comenzado un nuevo año super excelente, ya que no tuve oportunidad de saludar aprovecho hoy que decidí volver, besotes!

Genín dijo...

AAAAaaaagggggg!!!
Que arrechera me dan esas putadas tan injustas que pueden arruinar a una honrada persona y que los malandros malgasten lo que saquen en puras pendejadas, no hay justicia de ninguna clase!
Besitos y salud

* M a r u dijo...

No puedo con la rabia por lo de Fran... por que no organizamos una colecta para comprarle sus herramientas? Vamos a tranfsormar esta SUPER arrechera que nos ha dado a todos en algo productivo que lo ayude a echar palante.

Que necesita Fran?
Yo me anoto pa ayudar:)

atafagada dijo...

Esa historia es el pan nuestro de cada día... que vaina, uno ya no puede ni salir ni estar en casa, solo te remito a lo que pasó en Santa Mónica el 31 de diciembre en el edificio la Cima. Cuando los agarran, cuidado con sus derechos y el procedimiento... seguro que Fran recuperará lo perdido... un beso y cuidate.

Michelle Durán dijo...

¡ Plastas de mierdas !
Nunca mejor dicho. Son injusticias, son hechos que me hacen pensar barbaridades. Poor Fan .

Mariale divagando dijo...

Rossy,
en este mundo la justicia no es más que una vaga idea...

Maie,
ahora no voy a poder ver a Fran sin imaginarme preguntarle si le puedo decir Francisquito! (Private joke again)

Toro,
no sé de qué está viviendo ahora.
Me imagino que en sus planes está comprar herramientas, pero me imagino también que deberá primero reunir dinero para comprarlas.

Murdocke,
sucede en los barrios y sucede también en las grandes urbanizaciones. Nadie está a salvo.

Antonieta,
aunque suene feo, yo también me alegro.

Mariale divagando dijo...

Oswaldo,
la lección es: en un país como éste, las cosas de valor NO se dejan en el maletero del edificio!

Mane,
qué bueno verte de nuevo por acá!

Genín,
no, lindo, no la hay :-(

Maru,
no tengo idea de qué pueda necesitar.
Si se hiciera una colecta de ese tipo yo también ayudaría :-)

Atafagada,
cierto! Lo que pasó el 31 también me dejó perpleja!

Michelle,
todas esas barbaridades que pensemos se quedan cortas.

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Mariale!
¿Sabes? Lo que se deja en el maletero es porque en la casa no tiene espacio. El maletero tiene una puerta con candados, pero el hampa hace tiempo que ya venció a la mejor cerradura, incluso las "blindadas"-
Me pego a la petición de Maru, vamos a hacer una colecta para que Fran pueda levantarse más fácilmente. Me anoto. Tu la puedes liderizar porque lo tienes cerca y todos confiamos en tí ¿Vale?

Pili dijo...

Que horrible.. me parece una tragedia.. !
que tremenda ARRECHERA. arrrrrrr

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Es el Mundo al revés...los malos trabajadores siguen como si nada y los honestos se ven enfrentados a todo tipo de obstáculos. Ojalá que Francisco vuelva pronto a desarrollar su labor como corresponde.

Situaciones así matan la confianza en el prójimo...y eso, desemboca en la muerte de una sociedad en todos los ámbitos. Saludos afectuosos, de corazón.