martes, 4 de mayo de 2010

Divagación sobre lo que me gusta leer

No me gusta tener prejuicios respecto a la lectura. Claro, así como no quiero tener prejuicios sobre otras cosas y aún los tengo, pues tengo algunos sobre la lectura; pero el punto es que TRATO de no tenerlos.

Sé bien -con toda precisión- lo que me gusta leer, pero lo que no me gusta está aún bastante difuso y puede estar condicionado por 'n' tipos de factores. Me gusta la poesía que no empalaga, me gusta la mitología (en especial la mitología escandinava, aunque conozco más la griega y la romana), me gusta el ensayo social que no suena a quejadera, me gustan las novelas cuyos personajes me hacen pensar y -sobre todo- sentir, me gustan los diccionarios, me gustan las crónicas periodísticas, me gusta la historia del arte y la historia del deporte; me gustan los libros gordos que no se me acaban en un día, me gusta la prosa directa, me gustan los diálogos bien pensados; me gusta escuchar sólo el silencio mientras leo, me gusta tener un vaso -de lo que sea- al lado para no tener que pararme si me da sed.

Con el tiempo he constatado que no me gusta leer en vehículos en movimiento, no me gusta la poesía muy cursi, no me gustan las historias de ciencia ficción o de vampiros o que tengan un contenido religioso fuerte, no me gusta la metafísica ni la astrología, no me gustan los libros de autoayuda cuya contraportada promete cambiarme la vida... No obstante, a -casi- todo le doy la oportunidad.

La razón es, simple y llanamente, que a mí ¡me gusta leer! No es que me gusta leer así como me puede gustar una determinada canción o un programa de TV, no es que me guste como me gusta el chocolate ni como me gusta ver el cielo ni como me gusta Zachary Quinto... ¡NO! Leer me gusta más que todo eso, me hace feliz, me hace sentir un tipo específico de placer que no encuentro en NADA más. Disfruto cuando leo blogs, revistas viejas, artículos random en Wikipedia, las instrucciones de uso de los aparatos, las letricas pequeñas al final de la chequera, los ingredientes de las galletas Club Social...

Lo comenté hace unos días en un blog: No soy purista ni me gustan los puristas, encuentro bastante mente cuadrada que arruga la cara cuando le digo que pagué alguna vez por un libro de Paulo Coelho o de Robert Kiyosaki, que se jacta de ser el lector más exquisito, pero que cree que "Alfonsina y el mar" es solamente una canción sobre un personaje ficticio...

Yo sí leí "Quien se ha llevado mi queso" cuando tenía como 16 años y ya a esa edad entendía que lo que estaba escrito en esas páginas no tenía por qué convertirse en mi filosofía de vida; quizás será porque tenía ya muchos años leyendo a Hemingway y a Shakespeare y no sé cuántos clásicos, y sabía poner las cosas en la perspectiva adecuada.

Se me ocurrió escribir sobre la lectura y lo que significa para mí, gracias a este libro:

"Nieve"... Lo compré hace más de un año y tuvimos una relación difícil. Lo empezaba, leía unas 20 páginas, me ladillaba y lo dejaba... Sucedió varias veces.

Hace como un mes lo volví a agarrar un día que no había luz. La verdad es que también me ladilló pero seguí leyendo pensando que más adelante la cosa mejoraría, considerando que la crítica ha alabado la obra hasta más no poder... La verdad, no mejoró! Incluso empecé a preguntar quién lo había leído y qué les había parecido, y todo el mundo me hablaba maravillas...

Como después de las primeras 250 páginas aún me seguía ladillando, pero no estaba dispuesta a abandonarlo cuando ya había llegado a la mitad, decidí abordarlo de otra manera: Me dije "éste no es un libro como los que yo suelo leer, por ende no puedo pretender leerlo COMO YO SUELO LEER". Yo acostumbro agarrar un libro y matarlo en un día, o si no dispongo de mucho tiempo libre y el libro es largo, 3 ó 4 madrugadas suelen bastar. Pero éste era diferente, así que fui leyendo de a poquitos, pasaba un día sin tocarlo, otro día leía un par de capítulos y cuando me ladillaba leía otra cosa, poesía casi siempre. Y así, después de casi 3 semanas, el martes pasado lo terminé!

Y me alegra haber aguantado y llegado hasta el final, no porque en el camino le haya encontrado el gusto, sino porque me sirvió para entender algo sobre mí misma, sobre mi relación con los libros. Entendí que no me gustaba porque no sentía respeto por lo que estaba leyendo!

No voy a contar la historia por si alguno de ustedes pretende leerlo, sólo diré que se adentra en un asunto político bien enredado, que me habría podido resultar interesantísimo, de no ser porque se trata de una sociedad en la que aún mezclan la política y las leyes con la religión. Yo no soy capaz de sentir respeto por los pueblos que viven de esa manera. Sorry!

Así como tampoco sentía respeto por el personaje principal que, sinceramente, me pareció un mequetrefe! Y me hizo pensar que el autor (sí, Orhan Pamuk, Premio Nobel de Literatura) también debe ser un mequetrefe! Me explico: un autor arrechísimo puede idear un personaje que sea un pendejo, pero lo describe como tal y lo deja claro, a los propósitos de situarlo en la historia; en cambio, si el autor se esmera hablando del carajo, lo pinta como lo máximo, como un tipo admirable, y resulta que el personaje se comporta como un mequetrefe, ¿qué se puede pensar del autor?

En fin, retomando, agradezco haber terminado por fin el huevo sin sal ese (que, por cierto, me costó lo que me habrían podido costar tres novelas decentes de tapa blanda que no estuvieran en la sección de best sellers) porque ahora puedo sumar una característica más a las que mencioné en el tercer párrafo de este post: NO me gustan los libros que no me inspiran respeto!

17 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Antes me obligaba a acabar los libros.
Me sentía mal si no lo hacía.
Ahora ya no.
Procuro informarme bien antes para tener menos posibilidades de equivocarme.
Pero si aún así el libro se me atraganta, lo dejo sin ningún tipo de remordimiento.

Besos.

Maie dijo...

Jejeje... fijate tu...tenemos algunas cosas en comun con respecto a la lectura... no me gustan para nada los libros de autoayuda...es mas me dan picazon...los detesto... lo mismo que algunos de unas ediciones cristianas que fueron como precursores de la ola de libros de autoayuda que ataco el mercado hace unos 20 anos... esos que tienen portadas con flores o manos con rayos solares y que usan la palabra de Dios para pasar mensajes de esperanza... de hecho detesto un libro que se autodefina como esperanzador... sin embargo me encanta encontrar esperanza como mensaje oculto de alguno.
Tampoco me gusta la ciencia ficcion ni la metafisica... y tambien me gustan los personajes inteligentes o los libros que te mantienen pensando y haciendo conexiones.
Los vampiritos, bue...aun tengo el Best Seller Twilight a medio camino (y sin intensiones de continuarlo) luego de parecerme el libro mas aburrido y vacio que he comenzado a leer.
Ahora en lo que si difiero es que o el libro me lo como en pocos dias o simplemente lo abandono... para mi es una tortura leer algo que no me interesa... en eso si soy super selectiva... necesito esa pasion, esa sensacion de que no necesito ni dormir, ni comer, ni ir al bano porque el libro esta bueniiisimo... pero si no siento eso... lo dejo de lado...
Me puede pasar que algun libro de mis autores favoritos me decepcione pero no por ello dejo de comprar el siguiente.
Con Coelho si tengo cierta aprehencion... la verdad que El Alquimista de cual toooooodoel mundo decia maravillas, a mi no me gusto para nada y me parecio totalmente basico. Veronica decide morir se quedo tambien en alguna pagina del camino. Sin embargo, la Bruja de Portobello y El Zahir me gustaron bastante. Asi como Once minutos que es hasta ahora mi favorito de Coelho. Pero con el no soy de comprar el libro inmediatamente... de hecho casi todos los que me han gustado han caido en mis manos via regalo y los que si he comprado han quedado en el cementerio de los libros a medio leer...
No como con Isabel Allende que lo veo y lo compro y salvo uno que realmente me ladillo...el resto han sido todos buenos (para mi).
Me recordaste que justamente ando sin libro en estos dias... tengo que hacer algo al respecto...aunque para decir verdad, no tengo mucho tiempo para ello...

Mariale divagando dijo...

Toro,
yo siempre he sido partidaria de leer sólo lo que disfruto y lo que no me gusta lo dejo sin remordimiento! (Aquí puedes ver una prueba de ello http://mariale-divagando.blogspot.com/2007/11/cien-que-me-separan-de-un-amor-de-swann.html)
Es sólo que, como comenté en el blog de Nany hace días, estoy en una etapa rara, en la que SÉ con certeza que está por llegar un libro que me va a mover el piso... Y bueno, como esos libros que me han derribado los esquemas en el pasado han sido justamente los que no me llamaban la atención en principio, pues, por ahora, seguiré perseverando con los aburridos hasta que llegue "The One".


Maie,
"esperanzador"... qué palabrita!! Tampoco me atraería un libro que diga ser esperanzador. Particularmente los libros que me han dado esperanzas han sido historias bien duras, que a otros les harían cortarse las venas, pero que a mí me han revelado ese mensaje oculto que mencionas.
Como le dije a Toro arriba, también tengo la costumbre de abandonar los libros que no me enganchan, pero estoy en un período de excepción.
De Coelho he leído casi todos, algunos me los han regalado, otros los he comprado; para mí su gran virtud es que son historias de MUY fácil digestión, como un cuento pero más largo, son ideales para leer en la calle porque te pueden interrumpir y aun así no pierdes el hilo porque no era demasiado profundo. El problema viene cuando la gente cree que encontrará en ellos una fuente de sabiduría, en ese caso sólo pueden ocurrir dos cosas: 1) terminar muy decepcionado, y 2) meterse un mojón mental grandísimo y querer aprender magia o irse a vivir en una carpa en el desierto para encontrar su destino...
A Isabel Allende la respeto arrechamente como autora! Hasta ahora nunca me ha decepcionado! Cuál fue el que no te gustó?

Pablo J dijo...

Rápidamente paso por aquí a decir una cosa:

Ya se que no te lo pediré prestado!

Michelle Durán dijo...

Yo sencillamente quedo atenta a tus recomendaciones de libros , porque nos encontramos en un par de gustos.
Pero eso de " mitología escandinava " suena ...
a profesora maluca de castellano que te reprueba por la falta de una coma . jajaja
¡ Saludos !

Mariale divagando dijo...

Pablo,
por qué, chico?? Yo sé que te va a encantar :-P

Michelle,
rara vez recomiendo libros.
La mitología es un mundo aparte, me encanta desde que tengo memoria! Me gusta la mitología escandinava porque los dioses vikingos suelen ser más duros y más cercanos que los romanos y los griegos, que a veces se pasan de pajúos!
Y sí, debo confesar que si fuera profesora de castellano sería "maluca"; no te reprobaría por una coma, pero sí te restaría puntuación.

the goddamn devil dijo...

uhm bueno... yo que te puedo decir yo tuve un tiempo que la lectura me daba tirria, gracias a una antipatica profesora de castellano que te hace leer obligado el popol vuh, o sea eso trauma, aunque capaz que lo agarre de nuevo y me lo lea tranquilo...
a veces me ha llegado gente y me pregunta por libros, yo no suelo recomendar libros porque tengo los gustos bien esquizoides, pero si les doy algunas señales...
ha pasado un tiempo desde que lei mi ultimo libro, que de lo que me acuerdo se llama chiquita y es muy fino, pero nada cuando tenga algo de dinero creo que ire por uno de Stieg Larrson, que me han llamado la atencion desde que los vi...
y bueno lo de los libros que crean respeto, yo digo que para que les tenga respeto primero el libro debe conectar contigo tus ideas y experiencias, sino, naranja chinas pues...
saludos mariale te sigo leyendo...

Mariale divagando dijo...

Ernesto,
yo tampoco suelo hacer recomendaciones, pero a Larsson te lo recomiendo con los ojos cerrados!

Rossy dijo...

Me gusta este post! Yo tuve una época en que leía lo que me cayera en las manos. Hoy en día más por falta de tiempo que de ganas, me pasa que arranco y paso como 3 días sin tomarlo, y luego de nuevo un ratico antes de acostarme, y ahí voy, piano, piano. Excepto el 2 y 3 de Millenium que me los devoré porque literalmente no me podía despegar de ellos.

El último que deje incompleto fue El Ocho, y hasta la fecha no me he animado a retomarlo, y lo peor es que tengo la continuación que se llama "El Fuego" en la lista de espera. Veremos...

Capochoblog dijo...

Yo amo estos posts!!! :)

Coincido contigo y lo sabes, me gusta leer porque si. Otros se tiran de aviones, yo leo. Otros no se pierden la novela de las 9, yo leo. Otros se flagelan en noches de misa, yo leo.

Aprendí a darle una segunda oportunidad a los libros (por cierto, lo aprendí con Amor en tiempos de cólera. Que ladrillo!) pero si en esa segunda siguen sin gustarme, los dejo sin más allá ni acá.

Mmmmm... que detesto...

1) Los libros con ilustraciones. Si no son de niños (Amo con locura y delirio a Hans C. Andersen y a los Hermanos Grimm), si no es de Quino y si no son cómicos.
2) Los libros (de la naturaleza que sean) aburridos. Detesto notarle las costuras a un escritor. Saber que le falto imaginación para enriquecer una historia y cuando en mi cabeza se arma esa historia mucho mejor de lo que leo, dejo el libro y me olvido de él (incluyendo al autor). Esa, sería la razón por la cual a mi me gusta Coelho, porque aunque la trama te guste o no, aunque los personajes te conmuevan o no, no se le puede negar que cada uno de sus libros tiene mundo propio. Hasta ahora de él creo que me falta uno por leer y es el último que saco. No me gusto para nada "Once minutos" y mis favoritas son "Brida" y "La Bruja de Portobello". A diferencia, me encanta la magia en las historias.

De los libros de autoayuda. Eso es un tratado aparte. Si me piden que recomiende alguno siempre nombro los mismos: Tus zonas erróneas, Muchas vidas, muchos sabios, El milagro más grande del mundo, Ningún lugar está lejos, El juego de la vida y como jugarlo y Padre pobre, padre rico. Del resto, todo lo demás que hayan escrito después puedes condensarlo en estos títulos y encontrarás que son copias de las copias.

La únicas sagas que me había leído alguna vez con ganas habían sido “Caballo de Troya” y “Los Reyes málditos” pero luego de ellas, en cuanto veía un montón de libros de cualquier otra cosa numerados me daba por bostezar, hasta que agarre por curiosidad Twilight: Es una mierda, por diferentes motivos, pero luego de leerme los dos primeros y teniendo la colección completa, pues me los acabe (siendo el último, el mejor de todos) y dije que más nunca, pero fue embuste porque cuando terminó la segunda temporada de una serie que veo por HBO (True Blood: el sueco que hace de protagonista malo es mi próximo marido) me quede tan picada que compre la colección original (Southern Vampire Mysteries de Charlaine Harris) y me los leí en una semana (10 libros más 5 o 6 cuentos de por medio) y dije: ya esta bueno de vampiros.
Nunca hay que decir nunca... :S
El lunes pasado tenía en mis manos la colección completa de Undead Series de Mary Janice Davidson (8 libros más 4 cuentos) y me los devore entre la noche del martes y el viernes y aunque no tienen la belleza de Allende o la magia de García Márquez o la complejidad de Tolstói o Tolkien, son súper entretenidos, como cuando uno era chiquito y leía "Archie" porque era divertido, no porque fuese profundo, con el plus de que puedes apreciar que, de pana, estas escritoras locas tienen una imaginación infinita. (Acá, debo ser completamente sincera: He encontrado cierta oscura y perversa diversión en putearle la madre a una protagonista estúpida a la que le pasan cosas alocadas).

Después de tanto tiempo comiendo libros, he aprendido que puedo leer casi cualquier cosa dependiendo de mi estado de animo y aunque el libro no me guste, me fastidie, me aburra o lo que sea, mi interés por la lectura jamás decrece.

(Amén por todos aquellos, buenos y malos, que deciden justo en este momento escribir un libro y publicarlo porque eso será el pan próximo para mi).

Por cierto, te dejo un link de un blog de un escritor venezolano que es genial. Si ya lo conoces, pues mejor: http://joseurriola.blogspot.com (es seguro que te vas a divertir).

Besos.

Genín dijo...

Pues yo estoy preocupado (?) corazón, verás, siempre me ha encantado leer, pero de un tiempo a esta parte, no se que me pasa, no hay manera de que lea un libro, es que no hay manera! Es superior a mi, trato de hacerlo, pero simplemente todo lo que no sea vía Internet, con no puedo, sin embargo puedo leer horas con el PC, tengo los libros que me han regalado desde hace tiempo llenitos de polvo, así que cuando leo un post precioso como este y los comentarios, siento un enorme cargo de conciencia, me prometo que voy a intentar de nuevo leer, lo intento, y nada, no puedo...Snif, snif, snif...
Besitos y salud

Antonieta H. dijo...

A mi me gusta tanto leerte que ayer leí este post desde el celular mientras esperaba para montarme en el ferry sin quejarme de que las letras son muy chiquitas.

Coincido en varias cosas de tu post, yo tengo que terminar de leer el libro así sea una ladilla crónica, claro me tardo mas de lo normal (y para eso hay que echarle porque leo lento) pero tengo que terminarlo, claro casi nunca me pasa eso porque con lo caro que están los libros cuando voy a comprar uno leo reseñas y veo que tal.

Por otra parte creo que ese libro Nieve alguien lo había recomendado ya se que no gasto mi plata en eso jajaja, también leí quien se ha llevado mi queso cuando estuvo el boom del librito ese, también he leído Coelho y no me da pena decirlo y pienso lo mismo que tu son historias frescas que te puedes leer mientras esperas en una sala de espera o algo así, no leo nada de vampiros (pero uno nunca sabe) y no me gustan mucho los libros de ciencia ficción, en la red soy un poco mas abierta en cuanto lo que leo pero hay gente que por mas que trato y trato no puedo leer un post completo en cambio otras que hasta poesía les puedo leer y no me fastidio.

En fin que esto esta muy largo, creo que te diste cuenta que me gustó mucho el post, yo ando leyendo la sombra del viento pero cuando he tenido chance de leer hace mucho calor porque no hay luz jajaja.

Mariale divagando dijo...

Rossy,
no sé si recuerdas que cuando yo estaba leyendo Millenium, fue una obsesión de la que no me pude curar hasta que terminé el último libro!

Nany,
tú y yo nos entendemos porque sufrimos del mismo mal!
Amo con locura y delirio a Hans Christian Andersen, hasta le dediqué un post hace tiempo. Y a Quino pronto le dedicaré uno.
Y sagas, sólo leo aquellas de cuyo autor ya tengo referencia previa.

Genín,
bueno, pero si prefieres leer en pantalla, hazlo de esa forma.

Antonieta,
así que agarraste "La sombra del viento"... Esperaré tu opinión cuando lo termines!

Luis! dijo...

Además de la trilogía de Stieg Larsson, últimamente he visto bastante gente en Madrid leyendo a Carlos Ruiz Zafón.
En lo personal tengo planeado comenzar a leer "Infinite Jest" de David Foster Wallace, pero tengo que planificarme. El libro tiene 1079 páginas...

Mariale divagando dijo...

Luis,
de Ruiz Zafón sólo he leído "La sombra del viento"... Bellísimo, espectacular!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Por desgracia, sí tengo un prejuicio con las lecturas: los famosos libros de auto-ayuda que pretenden vender universalmente una receta particular (y, de paso, hacer millonarios a los autores de semejante despropósito).

Tengo mis preferencias pero, salvo contadas excepciones, leo todo lo que caiga a mis manos; hasta los panfletos religiosos con los cuales busco elementos con los cuales rebatirles después.

Tiempo ya no me queda para lecturas largas...ni hablar de Harry Potter o El Señor de los Anillos; pero en las crónicas breves o en los Blogs me enriquezco con los aportes existentes.

Saludos afectuosos, de corazón.

SHAMI dijo...

Yo rara vez compro un libro. Pero siempre estoy leyendo de atres libros simultaneos incluso. Siempre me los regalan. Tambien tengo un libro de este autor e igulamente me parecio pesadisimo.Yo creo que los libros tienen sus momentos. Ellos te llegan cuando uno esta listo para leerlos. Cuando llegan muy temprano o muy tarde nos fastidian.