miércoles, 8 de septiembre de 2010

Divagación sobre lo que no hice, mi amiga R. y el nivel de certeza

El día de hoy está marcado por cosas que NO quiero hacer, pero debo hacerlas de todas formas. Adicionalmente, algunas de esas cosas requerían de cierta "preparación", que debí llevar a cabo ayer pero no lo hice por diversas razones; así que hoy las cosas tendrán que salir como salgan, sobre la marcha...

Uno de los motivos que me impidió prepararme ayer fue que la conexión a Internet estaba PATÉTICA (Gracias, Inter de los Cojones!) y además, la página web de cierta institución gubernamental estaba colapsada. Otro motivo fue que a media tarde salí "un momento" con Pablo "para ir y venir rapidito" porque tenía que seguir con el trabajo y, como cosa rara en nosotros, nos quedamos hablando paja como hasta las 6 de la tarde con una ensaladita de frutas de por medio...

Y cuando ya venía camino a mi casa a esa más que decente hora, recibí una llamada de mi amiga R. (a quien ya había visto un rato el lunes, después de un año o más) preguntándome dónde estaba y si nos podíamos tomar aunque sea un café en Mc Donald's. De haberse tratado de cualquier otro ser viviente le habría rechazado el café, es más, ni siquiera le habría dado la oportunidad de invitarme, porque no le habría contestado, sabiendo que debía regresar a mi casa inmediatamente; incluso, de haber sido ella misma y no hubiésemos hablado lo que hablamos el lunes, igual le habría dicho que mejor en otra ocasión... Pero como sí se trataba de ella y sí habíamos hablado el lunes, pues tuve que responder "Dale, te espero en Mc Donald's".

Debería estar arrechísima con ella, porque me hizo algo que sabe que detesto: después de contarme el grueso de lo que me iba a contar, llamó a otros seres humanos (de sexo femenino, para más inri) para que se unieran!! Coño!! Ella me conoce desde que éramos prácticamente unas niñas, sabe que no me gusta tener más contacto que el estrictamente necesario con otros seres humanos, en especial si son de sexo femenino!

Pero afortunadamente, las niñas en cuestión, a pesar de que su condición de mujeres y su condición de orientales les obligan a hablar de los vacuos y dañinos temas que hablan las mujeres orientales, no me resultaron taaaan detestables; y así se lo dije a R. cuando volvimos a estar solas: "No estoy en este momento formándote tu peo porque tus amiguitas no me parecireron tan despreciables como otras que me has presentado antes".

Llegué a mi casa como a las 11, sabiendo que ya a esa hora no me iba a poner a trabajar, así que agarré un libro y leí hasta la madrugada, con la energía chévere que me dejó...

Estoy escribiendo hoy sobre ella porque recordé que le debo -y le voy a seguir debiendo, por ahora- un post con su historia, como todos los que he escrito alguna vez sobre la poca gente que me importa... No veo para qué lo escribiría si igual ella no lo va a leer, figúrense que apenas anoche logré que entrara por primera vez a mi blog (sí, este blog que tiene más de 3 años) y leyera algunas líneas desde el Blackberry... El punto es que lo pienso escribir algún día! Pero hoy simplemente quiero dejar registro (para mis propios recuerdos) de que anoche, probablemente sin que ella misma se diera cuenta, me hizo entender por qué es la única mujer a la que podría acercar al nivel de certeza que tengo de mis buddies (nombre genérico que se le da a todos mis amigOs, o sea, el machero con que siempre he andado).

Lo del nivel de certeza merece una breve explicación aparte... Hay dos o tres seres en el mundo en los que yo confío en un 100%, pero no por eso estoy 100% segura de ellos, eso no lo tengo con nadie y espero no tenerlo! Del mismo modo, sé que ellos tienen 100% de confianza en que yo haría cualquier cosa por ellos pero espero que nunca estén 100% seguros... No sé si se entienda la diferencia entre confianza y certeza...

Pero bueno, hay un escasísimo grupo del que tengo un muy buen nivel de certeza, todos son hombres y creo que jamás podría tenerlo con una mujer (la única vez que lo tuve, un buen coñazo me demostró que era un error!). Mas si alguna vez me atreviera a atribuírle ese nivel de certeza a una mujer, sería ella sin duda! Porque como su psique funciona como la de un hombre (just like me!), eso la libra de esa sospecha que casi siempre tengo con las mujeres, la sospecha de "Ésta marica la va a cagar en cualquier momento!".

Sé que hay un par de mujeres que están leyendo esto y están pensando "Bueno, pero yo soy tu amiga", y sí niñas, lo son y yo las quiero que jode, y sé que ustedes me han querido y yo lo agradezco porque sé que quererme a mí es DIFÍCIL! Pero ustedes no tienen cerebro de hombre, y si un día les hablo a ustedes con el mismo desparpajo que a mis buddies, o si me río a carcajadas de algo tan serio como me reí de lo que me contó R. anoche, les aseguro que no me van a querer más! So, si es que les importa, dense por satisfechas, sabiendo que las quiero tanto como puedo querer a una mujer!

Ya para cerrar, va un mensaje que sólo va a entender quien lo debe entender si es que algún día viene a leerlo: Caimán, la matica de mango quedó atrás, pero lo que se formó a su sombra lo sigo llevando conmigo todo el tiempo por si acaso un día necesitas que corra a llevártelo!

8 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No sé que decir.
He de decir algo?
No, verdad?

Bueno, si, que me gusta como eres (aunque te fastidie que te lo diga).

Hala.
Adiós.

Besos.

Capochoblog dijo...

Pues, igual que al loco del piso de arriba, a mi tambien me gustas :)

Besos!

antonio dijo...

Y a mí me gustas lo que no está escrito.Pero lo mío es más grave.También me gusta Euchy,y,una vez más,le he perdido la pista.

Genín dijo...

En realidad, SOMOS LEGIÓN jajajaja
Besitos y salud

Ricardo J. Román dijo...

En mi vida me he sentido muchas veces así, créeme.

Besitos.

Rossy dijo...

Yo es que amo tu sinceridad, flaca!!

Conseguir eso no es tarea fácil.

Besos :)

Maie dijo...

Ojala lo lea R. porque lo que es el resto no entendimos nada... ah si, que procastinaste y no preparaste tu dia... jajaja

Oswaldo Aiffil dijo...

I love you too!! So much!!!