viernes, 15 de octubre de 2010

Nina

Habría querido escribir sobre ella mientras estaba bien, así habría escrito un post bonito, en el que pudiera tomarme todo el espacio para contarles puras cosas buenas, pero la procrastinación es una vaina arrecha e hizo que me tomara 3 años y medio y que venga a escupir esto ahora que ya no puede ser bonito...

Alguna vez he mencionado aquí que tengo mamá, que ha vivido conmigo, no murió cuando nací, no abandonó a mi progenitor cuando yo era niña para irse con otro hombre... PERO es -y siempre ha sido- muy evidente que no siente por mí lo que las madres en general sienten por sus hijos, así como yo no siento por ella lo que dicen las tarjetas del Día de las Madres. Todo eso que dicen las tarjetas y los poemas y la gente que habla bien de su mamá, yo lo pude experimentar gracias a otra mujer, a la hermana mayor de mi progenitor, la que lo crió a él (que también tenía mamá) y me crió a mí, para suerte nuestra.

Soportarme a mí no es fácil, mucho menos lo es quererme aunque sea un poquito, pero Nina me quiso mucho y estoy 100% SEGURA de que siempre me va a querer, así como yo a ella. Nina ha sido la ÚNICA persona que me quiso y me entendió y me cuidó no por lo que soy sino a pesar de lo que soy, incluso desde antes de nacer, como sé que nunca nadie más me va a querer, como yo nunca querré a nadie más.

A Nina le debo todo lo bueno que soy. Por lo malo yo acepto la responsabilidad, pero lo bueno lo creó, o por lo menos, lo encaminó ella. No me gusta siquiera pensar en qué podría haber sido de mí sin ella, pues no sólo me habría faltado cariño, protección y un buen ejemplo, sino que habría crecido con la desgracia de no tener a quién admirar o a quién respetar, con la desgracia de no tener a mi alrededor un cerebro que valiera la pena, o incluso ¡un ser humano que valiera la pena! Yo tengo claro que ella es el mejor ser humano que he conocido y MUCHO mejor ser humano que yo, porque no sólo tiene un cerebro Clase A, sino que tiene toda la nobleza y la bondad que yo nunca voy a tener.

Hace 6 años, uno de esos muy extraños días en que logré llorar un par de lágrimas que no fueron de arrechera, fue la única vez que fui capaz de decirle lo que siento por ella, fui capaz de darle las gracias por todo lo que me dio, y fui capaz de decirle que nunca la iba a dejar "ni siquiera después de muertas", no sé de dónde me salió esa vaina ni qué quise decir exactamente, pero en medio de mi lloradera, I meant it!

Nina está viejita y tiene achaques desde hace mucho, y yo siempre estuve pendiente de cuidarla, de ayudarla, de acompañarla, de darle todo cuanto estuviera a mi alcance, para devolverle aunque sea el 1% de lo que ella me dio. Es que como dije más arriba, su cerebro siempre valió la pena, aun con sus achaques, yo de verdad quería estar con ella, porque sabía que había más qué aprender, porque sabía que ella me hacía mejor persona...

Nina tiene Alzheimer y diversas manifestaciones de demencia senil desde hace un par de años, lo cual me hace sentir una GRAN arrechera. Porque lo dije en este post: ¡a la poca gente que me importa le deseo, más qué cualquier otra cosa, que le funcione bien el cerebro! ¡Y más aun si se trata de un cerebro como ése! Entonces, COÑO, maldita sea, ¿¿¿no se le podía joder otra pieza, sino justamente el cerebro??? ¡Eso es una coñoemadrada demasiado grande!

Quienes me conocen saben que llevo un tiempo sintiéndome harta de todo y de todos, sintiendo que nada me importa, que todo me da igual, que todo me arrecha más que de costumbre... Y fue apenas hace cuestión de un mes, más o menos, cuando me di cuenta de que en realidad esa sensación data aproximadamente del momento en que perdí a mi Nina, porque ¿qué me puede importar de ahí para allá?, ¿qué más puedo perder?

Sí, no lo escribí mal, ¡yo perdí a mi Nina! Porque yo soy mi cerebro, yo no tengo unos nobles sentimientos, no tengo unas grandes tetas, no tengo un talento artístico del cual presumir, lo único por lo que alguna vez he sobresalido y lo único que vale en mí es mi cerebro; por ende, lo único que para mí tiene valor en las otras personas es su cerebro. ¡Y si perdí el cerebro de mi Nina, perdí a mi Nina! Punto. No se discute.

Como dije antes, hace como un mes fue cuando entendí que la pérdida del cerebro de mejor calidad que he conocido, es más de lo que yo puedo manejar sin perder los estribos; y como cada quien lidia con sus tragedias de la manera que puede, yo lo he llevado así: vistiéndome de indiferencia ante todo. No sé si esto sea algo de lo que deba enorgullecerme o avergonzarme, pero yo he logrado levantarme todos los días y seguir respirando en este mundo sin Nina en el que no sé cómo coño existir. ¡Y lo he hecho con una naturalidad tal que la gente hasta piensa que María Alejandra es tan pero tan mierda que no le importa lo que le pase a Nina!

Con todo, aunque yo creía que eso era demasiado, igual podía respirar y levantarme todos los días y tratar de existir aunque no supiera cómo, sin poder hablar con ella y preguntarle su opinión, pero todavía viéndola caminar por la casa y reírse con los escuincles como si fuera una más de ellos... Pero no, people, ¡eso no era demasiado! Demasiado ha sido verla ahora mal puesta en una cama clínica porque no puede ni siquiera controlar la posición de su cuerpo y si uno la arregla ella se vuelve a girar instintivamente hacia el único lado que puede mover... Demasiado ha sido que no pueda ni hablar para decirme que me reconoce, demasiado es que no pueda comer, demasiado es escucharla llorar hasta dormida, demasiado es que mi Nina no se haya muerto y aun así ya me haya dejado sola... ¡Esa vaina es demasiado!

Y el maldito mundo no tiene ni siquiera la decencia o la consideración de detenerse para dejarme en paz con mi duelo, igual hay que ir a trabajar, igual hay que hacer mercado, igual hay cuentas qué pagar, igual hay que seguir pataleando para no hundirse, igual tengo que vivir sabiendo que no cumplí mi promesa de no dejarla nunca así como ella no me pudo cumplir a mí... Qué hijueputada, ¿no?

14 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Pues si.
Una putada como un templo.
El mundo en que vivimos no nos permite parar ni para acompañar en sus últimos días a los que queremos.

Un abrazo Mariale.

Ricardo J. Román dijo...

En momentos así, creo que lo mejor es un abrazo muy fuerte. En cierta forma creo entenderte.

Besos.

the goddamn devil dijo...

uhm... bueno Mariale, de verdad me encantaria darte un abrazo y unas palabras de esas idiotas que dice la gente que todavia no ha pasado roncha, pero como ando en modo misantropo, solo te puedo acompañar silenciosamente, y desearte fuerza, asi que bueno aguante pues...
y tienes razon con lo del luto irrespetado, la gente de verdad es una ladilla, pero la vaina es con ellos y se ponen con "entiendeme..."
saludos chama y fuerza, cuidese por ahi

Genín dijo...

Si corazón, es una tremenda injusticia, una gran putada de la vida, yo por mi edad estoy muy sensibilizados con el alemán, ya tu lo sabes, le tengo verdadero terror, la muerte no me importa un carajo, bueno, casi, pero perder lo que tanto me ha costado conseguir, el control de mi vida,eso si que me importa lo máximo, no tendría mas remedio que soportarlo porque esa es otra de las enormes putadas, ni siquiera le dan a uno chance de la Eutanasia, porque te quedas sin saber quien eres ni que coño haces ni quien es nadie, ni como es nada.
El otro día vi un reportaje y me alegré un montón cuando dijeron que se calculaba que habría un fármaco disponible para dentro de 5 años para combatir al alemán, y me dije, coño Eugenio, tienes que aguantar al menos 6 años mas para estar seguro, no sea que se atrasen.
Por lo demás que dices, no me jodas y no seas tan arrechamente dura contigo misma, al menos aquí tienes a tu enamoradoblog que te quiere mucho.
Mando a ti y a Nina, toda mi energía positiva que es añeja pero sirve todavía...
Sabes que estoy incondicionalmente a la orden.
Besos y salud

Maie dijo...

Hermana, aquí llorando mientras te leo...pq no puedo dejar de pensar igual hijo e puta vida que te la quita aún en vida...porque el Alzhaimer es una de las enfermedades más hijas de puta...es la muerte en vida es dejar a un cuerpo en una vida miserable pero sin cerebro...lo vivi y lo sufrí con mi abuela y entiendo tu arrechera...lo siento mucho...y no, no voy a venirte con lugares comunes o falsos consuelos...no hay nada que pueda curar esa arrechera y esa impotencia que sientes...o si, solo el tiempo...el puto tiempo...

Analia dijo...

Te dejo un abrazo.. sin palabras... porque en momentos como este NADA disminuye el dolor o el enojo....

Capochoblog dijo...

Coño muchachita, sin palabras.

Un abrazo inmenso desde acá.

Un beso.

Andre@ dijo...

Un corazón ENORME es lo que tienes!..

Aquí entre lágrimas me provoca darte un gran abrazo para hacerte sentir mejor pero bueno no puedo hacer más que decirte que conmigo cuentas, si eso pudiera ayudarte...

Te envío un abrazo grande!

*Maru dijo...

Le tengo pavor al alzheimer... que hijueputada! TQM.

Oswaldo Aiffil dijo...

Mi beba, provoca tenerte abrazada muchas horas, consintiéndote y acariciándote el cabello.
Vamos a subir ese ánimo. Las cosas a veces vienen así, sin explicación alguna, y uno no sabe a cuenta de qué, pero igual vienen.
Yo te quiero mucho nena. Muchos besos!

Rosángela dijo...

Como dijo una vez Leonardo Padrón en una de sus teleculebras "nada se compara a morir de olvido", y yo le doy la razón, lo peor es que mucho podemos esforzarnos pero poco podemos hacer para evitar que el mal avance.
Te dejo cariño flaca, un container de cariño.

EUCHY dijo...

Me parece que después de dejar constancia de mi paso por aquí, voy al gmail.

TQM un abrazote mi flaca bella.

Copcita dijo...

Dias sin leerte Mariale y me encuentro con esto!...Wow!!!... Esos sentimientos negros que llamas ARRECHERA en tus posts se perciben!... Y no es un juicio mi comentario...solo pienso en que nadie sabe de verdad lo que hay en el corazón de las personas sino hasta que lo exteriorizan... Tu acabas de expresarlo y muchas personas estarán entendiendo tu estado... Voy a orar mucho por tu Nina, por ti, por tu familia... Aunque no lo creas tras estas situaciones de dolor, cuando la vida nos duele, hay un propósito inmenso de Dios en la vida de las personas afectadas!!... Te mando un abrazo lleno de fe, esperanza y mucho cariño!

Lorena dijo...

Estoy llorando a mares... Porque te conozco, porque se quien eres! Mi abuelo sufrió Alzheirmer y fue horrible!
Te quiero flacu!