lunes, 29 de noviembre de 2010

Muy duro de asimilar pero facilito de analizar

Como madridista el peor titular que me puedo imaginar antes de un partido es "El Barça humilla al Madrid" (lo acabo de leer por Twitter), pero resulta que hay algo aun peor, y es ver que ese titular no es del todo cierto, porque en realidad el Madrid fue a humillarse solito, a barrer el piso con el escudo y los valores del club, en la casa del eterno rival. Hoy el Madrid salió del Camp Nou con la cara amoratada, porque fue con los cachetes a tratar de aporrearle los puños al Barça. Lo que pasó hoy no tiene justificación.

Quienes son madridistas entienden lo que digo: recibir 5 goles es horrible, recibir 5 goles del Barcelona es una catástrofe, recibir 5 goles del Barcelona en medio de un baile al que le faltó fue la orquesta es poco menos que una tragedia... Pero recibir 5 goles del Barcelona con tremendo baile merecidísimo es una absoluta tragedia para el madridismo.

¿Y por qué digo que el Madrid tuvo merecido el baile que le pegaron? Sencillo, por dos razones:
1) Porque Pep mandó a sus hombres a hacer lo que saben hacer bien, lo que los ha llevado a donde están. Mientras que Mou (Sorry Mou, es la verdad) salió a hacer todo lo contrario a lo que le ha dado buenos resultados esta temporada: esperar en lugar de presionar la salida, cargar a Di María con la responsabilidad de contener a Dani Alves en lugar de dejarlo por la derecha enganchando hacia adentro, y por último, humillarse con los cambios que hizo, cambios que demostraron una actitud indigna del club e indigna de su propio palmarés.
2) Porque habría sido una vergüenza para el fútbol que ganara un equipo desdibujado y perdido como fue el Madrid los 90 minutos de partido. Los jugadores no estuvieron a la altura del compromiso, esos mismos que han sido campeones del mundo o que son referentes de sus respectivas selecciones, lucieron como un equipito amateur.

Hoy ganó Guardiola, ganaron los jugadores que fueron superiores en todas las líneas, ganó el FC Barcelona que está cumpliendo 111 años de ser el gran club que es y que merece todo el reconocimiento...

Lamento la derrota sufrida por el Madrid y lo mal que lució, pero lo que más lamento es que un gran club como el Barça tenga los seguidores que tiene, que no son dignos de su grandeza.


Actualización

A todos aquellos barcelonistas respetables que sí son dignos del club, mis felicitaciones.
Les pido que lean mi respuesta a Toro Salvaje en los comentarios de este post, que de alguna manera también es una disculpa hacia ustedes por haber generalizado.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (2010)

Escribo sobre este tema por cuarto año consecutivo. No señalo esto porque me enorgullezca, al contrario, me entristece bastante tener que seguir haciéndolo, porque -en un mundo ideal y perfecto- ya no debería ser necesario. Pero como no es ideal ni perfecto, sí hay que seguir llamando la atención sobre el asunto.

Según la ONU, se considera violencia contra la mujer "todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vía pública o en la vía privada".

Me parece apropiado citar esa definición, dado que noto que cuando se habla de violencia contra la mujer, la gente tiende a pensar en un marido que le da unas cachetadas -o unas patadas, o unos batazos, o unas puñaladas- a su pareja; pero en realidad, es algo que va mucho más allá de eso. Una mujer puede no haber sido golpeada nunca en la vida y, aun así, ser víctima y objeto de violencia, con todo lo que el término implica.

Justamente de eso se trata una campaña de AVON que, si bien, muestra lesiones físicas, toca también otros puntos, tratando de hacernos entender que hay otras manifestaciones de violencia que deben hacer sonar las alarmas pues probablemente son un aviso de los abusos que pueden venir más adelante si lo permitimos.

Aquí les dejo los videos:


Amiga, NADIE que te quiera te va a privar de tu libertad.


Recuerda siempre que tienes derecho a tu propio dinero.


Si renuncias a comunicarte con quien quieras y como quieras, llegará el día en que NO puedas, aunque quieras...

lunes, 22 de noviembre de 2010

Reflexiones sobre los hechos de ayer en el Olímpico

No estuve ayer en el Estadio Olímpico. Tenía que empezar diciendo eso, por respeto al recinto, al Caracas Fútbol Club como institución, al fútbol venezolano en general y a la fanaticada que sí estuvo presente.

Como no estuve en el estadio, la opinión que me he formado se basa en lo que han expuesto los medios y, sobre todo, en lo que NO han mostrado los medios: el testimonio de los presentes y las fotos y videos que dejan muy claro qué fue lo que pasó. El que tenga ojos, que vea.







Debo decir que me siento profundamente indignada, por muchas razones. Estoy indignada porque amo el fútbol y me molesta terriblemente la violencia en los estadios, he sufrido el problema en Argentina como si fuera mío, pero mucho más me molesta que ocurra aquí, en mi país, en un partido del Caracas, y en un recinto que es Patrimonio de la Humanidad.

Pero sobre todo, estoy indignada porque no fue como otras veces, un peo entre las fanaticadas de los dos equipos, que se tiran piedras unos a otros; lo que yo vi en los videos que están ahí arriba fue simple y llanamente represión policial, brutal e injustificada represión policial.

Vi que los funcionarios policiales que estaban en el estadio para cuidar a los presentes, se dedicaron a agredir a los presentes. Los vi subir a destrozar los instrumentos de la banda, los vi disparar perdigones a personas que iban corriendo para huir de los golpes, los vi arrancar sillas para golpear a los ciudadanos, los vi golpearlos con los escudos y con los cascos... Esos cascos que se pagaron con mi dinero, con dinero de ustedes venezolanos que me leen, con dinero de los chamos a los que se los estrellaron en la cabeza; esos cascos que NOSOTROS les damos para cuidarles la mierda que llevan dentro del cráneo. Me perdonarán la crudeza, pero si de mí dependiera, tendrían que salir todos sin casco, sin escudo, sin chaleco, sin ninguna protección, y si les rajan el coco o les caen a tiros, nada bueno se estará perdiendo, al contrario, será algo bueno para la sociedad.

Vi cómo la gente que ha hecho crecer el fútbol en mi país, era correteada por unos trogloditas. Vi a familias corriendo desesperadas tratando de sacar de allí a sus niños. Vi instrumentos musicales rodar gradas abajo.

Lo que vi, no deseo verlo nunca más, pero con la tristeza más profunda del mundo, les puedo casi asegurar que no será la última vez. Tal vez la próxima vez van a morir personas, o tal vez no va a ser tan grave; tal vez será en otro estadio, con otros protagonistas... Pero esto VA A SEGUIR SUCEDIENDO mientras no nos tomemos en serio la situación. Y digo "nos tomemos en serio", porque todos estamos involucrados, la FVF, las directivas de los equipos, los cuerpos de seguridad, los medios de comunicación, las empresas privadas, la fanaticada, TODOS tenemos mucho qué perder en este asunto, por ende, todos debemos buscar una solución. Pero si usted que me lee está un poquito enterado del tema, sabe como yo que NO se está buscando ninguna solución real, que todo el mundo se está haciendo el loco como si esto fuera una tontería que no traerá consecuencias.

Hace varios meses el periodista Manuel De Oliveira (@ManuDeOliveira) escribió en su blog un post muy interesante sobre los episodios violentos en los estadios y sobre la necesidad de controlar a esos pequeños grupos en las barras que se dedican a fomentar el caos. Recuerdo que en aquella oportunidad le comenté que el problema va mucho más allá del fútbol, que es un problema social mucho más profundo. Porque así como un tipo es violento con su pareja, con sus hijos, con los desconocidos en la calle, lógicamente será violento en el estadio y lógicamente va a agredir a los fanáticos del otro equipo, o hasta a los mismos de su lado por cualquier paja.

Eso mismo pasa ahora con la policía. Los miembros de los cuerpos policiales en Venezuela son violentos, son déspotas, son abusivos, y saben que pueden seguir siéndolo, amparados en la más desvergonzada impunidad. En Venezuela los policías puede caerle a tiros a quien les dé la gana, pueden caerles a peinillazos a unos manifestantes en una marcha, pueden darte unos coñazos si no te dejas matraquear... Entonces, ¿qué nos hace pensar que esos mismos policías se van a convertir en funcionarios ejemplares cuando estén en el estadio? ¡Es apenas lógico pensar que si son unos malditos en la calle, lo serán también en el estadio!

Por eso el problema del abuso policial no lo puede resolver la federación o las directivas, porque ni la federación ni las directivas controlan a los cuerpos policiales, eso es trabajo del Estado. Y, más allá, el problema de la violencia en general, no es sólo trabajo de federación, directivas y Estado, es trabajo de TODOS, porque de alguna manera todos participamos en la dinámica absurda que ha creado este espiral de violencia y este estado de anarquía y descontrol.

Así que pienso que todos debemos asumir nuestro pedacito de responsabilidad. Si usted se siente con derecho a reclamar porque este clima de caos y de irrespeto generalizado le afecta, sepa también que tiene el deber de poner de su parte para detenerlo.

sábado, 20 de noviembre de 2010

¿No decían que Raúl estaba viejo?

El Ángel ya no de Madrid sino de Gelsenkirchen, hizo hoy su primer hat-trick en la Bundesliga.

Para el primero, mete un pique rapidísimo para aprovechar un despeje que el arquero rival le dejó pagando, y le pega de primera al palo desprotegido.

Para el segundo, hace lo que siempre ha sabido hacer: estar en el lugar correcto en el momento indicado, y manda otro remate de primera al segundo palo.

Para el tercero, roba un balón en la frontal del área con una facilidad pasmosa, se limpia el espacio y pone el sello de la casa: una vaselina impecable.

Y los tres disparos con la derecha, su pierna menos hábil.



¿Viejo? ¡Viejo el viento, y todavía sopla!

viernes, 19 de noviembre de 2010

(No tan) Querido Dios

A ver, Dios, partamos del supuesto de que existes y que nos creaste y que mueves los hilos de nuestras vidas y que todo lo que pasa aquí es tu obra... De acuerdo, creo que a todo eso tal vez podría hallarle, en algún punto, algo de verosimilitud.

Lo que no me creo es lo de la bondad y el perdón y, en especial, tus buenas intenciones al darles a los religiosos la excusa perfecta para cada pregunta que tambalea su mundito: el libre albedrío. Yo creo más bien que eres tal como te ve Alberto Montt:


Tiene mucho sentido que yo también te vea así, porque sostengo que el Hombre creó a Dios a su imagen y semejanza, y como yo soy kind of a sick little bastard (tú deberías saberlo porque se supone que tú me hiciste así), es natural que te imagine como un bastardito enfermo que disfruta como un niño al ver los peos en los que nos metes.

¡Y hemos llegado al punto al que quería llegar!

Pana, yo considero que ya te divertiste suficiente conmigo. En serio. Este año te has aplicado fuerte con los haitianos y conmigo. Y, bueno, vamos a estar claros, yo di plata pa' los haitianos y sinceramente deseo que paren de sufrir, pero la verdad es que su padecer no me importa tanto como MI propio padecer.

Mira, en menos de un año (porque 2010 no ha terminado) me has mandado una devaluación, un pocotón de expropiaciones que hacen que no consiga productos que necesito, el desastre que está haciendo el Alcalde en la Av Bolívar, el -mal- gusto de mi enana por Chino y Nacho, una ola de calor, problemas con el servicio eléctrico, la muerte de las dos líneas telefónicas de mi casa sin que CANTV se digne siquiera a responder a mis reclamos, fuertes escaladas de mi gastritis, migrañas arrechísimas como cuando estaba en la UDO, gripes, dolores de vientre, dolores de muelas y encías que sangran como si el cepillo tuviera cuchillas... Y estoy segura de que en el futuro cercano, es decir, en los comentarios de este post probablemente, me mandarás a uno o varios imbéciles que me dirán que todo eso me ha pasado porque no te he dejado entrar a mi vida y me invitarán a arrepentirme de mi blasfemia... No, ya va, no me discutas que son imbéciles, ellos también viven con miedo a que los maten cuando salen de noche (y de día también), ellos también se enteraron hace poco de que un familiar cercano tiene cáncer, a ellos también los jodió la devaluación, igualito que a mí, todo esto a pesar de que ellos sí te dejan entrar a sus vidas, y aun así insistirán en que ésa es la razón por la que me pasa todo esto; en resumen, asúmelo, ¡son imbéciles!

Bien, te estoy escribiendo esto porque quiero agradecerte el valioso tiempo que me has dedicado este año, pero como no creo que te guste que sea egoísta, quiero recordarte que también tienes otros hijos... Ahí tienes a los narcotraficantes que están matando a todo el que se le atraviesa en Ciudad Juárez, los terroristas de Estado como Ahmadinejad (y TODOS sus panitas), tus curitas pedófilos, los coleadores y los toreros, la gente que escribe "nadien" y "fuistes"... Coño papá, sin irnos muy lejos, ¡por ahí anda Daddy Yankee y no le da ni coquito! ¡Anda a divertirte con él!

domingo, 14 de noviembre de 2010

viernes, 12 de noviembre de 2010

Los que padecen de EXCESO de felicidad

Me encanta que la gente sea feliz, sea lo que sea que eso signifique para cada quien. Me alegro sinceramente cuando las personas están bien, satisfechas, contentas, tranquilas... En serio, incluso me pasa con gente que no conozco, o que conozco y me cae mal. Si son felices de verdad yo me alegro.

Por otro lado, ¿qué no me gusta? Que se esfuercen demasiado por mostrarse felices cuando en realidad no lo son, que disimulen sus inconformidades y carguen siempre una sonrisa falsa. O, peor aun, que ni siquiera carguen la sonrisa falsa, que vivan quejándose más que el Calimero y aun así insistan en decir que no cambiarían detalle alguno en sus vidas porque son absoluta e irreversiblemente felices. Esa vaina me parece el extremo de la ridiculez.

No me refiero a gente que acepta las dificultades y trata de mantener una buena actitud para enfrentarlas, o gente que sabe que hay problemas pero que lo bueno pesa más y por eso el resultado del balance es positivo, ¡no! Si fuera así, me parecería admirable.

Se trata de gente que necesita que los demás crean que no existe en el planeta un ser más feliz, pleno y realizado, que su propio ser.

Esta semana he visto en el embobador 3 ejemplos perfectos, a los que les dediqué esto:


Describiré brevemente (o eso intentaré) cada caso:

Caso 1:
Mujer BRUTA que jode, pero trabajadora y echá' pa'lante. Casada con un tipo que la trató peor que a un perro sarnoso cuando eran novios pero que después le pidió perdón y, de una vez, aprovechó pa' pedirle su mano a su papá, con la promesa de adorarla eternamente.
Hace poco me contó por teléfono que el amadísimo esposo le puso los cachos de la manera más descarada, pero que ella decidió darle otra oportunidad porque sabe que él va a cambiar, e incluso decidió darle otro bebé para salvar su matrimonio (Pana, estoy pensando esto y me va sonando tan absurdo...).
Sé también que les va realmente mal en lo financiero y sé que sus respectivas familias se han negado a ayudarles.
A esta persona, la veo escribir a diario en su Facebook lo feliz que es, lo afortunada que se siente, lo agradecida que está por tener el esposo que tiene, lo mucho que le gusta estar en su casa con su bebé aunque no pueda trabajar, lo maravilloso que es haberse comprado finalmente otro Balckberry y ya no estar incomunicada...
De igual modo, la veo escribir mensajes de amor y fraternidad en el muro de sus familiares, los mismos familiares de los que me ha hablado pestes desde que la conozco, las mismas hermanas, primas y cuñadas que eran todas unas putas, y los mismos hermanos, primos y cuñados, que eran todos unos grandes cabrones...
Pero claro, según su Facebook, ella está agradecidísima por contar "incondicionalmente" con las putas y sus cabrones.

Caso 2:
Tipo inteligente y culto a quien siempre le tuve bastante respeto, pero que es hasta más nube negra que yo (lo cual ya es MUCHO decir).
Es inconforme por naturaleza, todo lo que existe le parece mal, y cree que lo que no existe tendría que existir. Se queja de TODO lo que ve a su alrededor (con toda razón, porque estamos claros en que este mundo es una mierda). Se avergüenza de los superfluos y vacíos intereses de nuestros contemporáneos (una vez más, con toda razón, porque sabemos que mi generación es generalmente estúpida).
Pero tiene dos puntos que no puede mencionar sin deshacerse en expresiones de dicha: su mujer y su vida laboral. La mujer es exigente y muy poco realista respecto a su situación, y él se esmera en complacerle cada capricho y en mostrarse feliz al hacerlo. Y la vida laboral está completamente estancada, pero él no hace más que agradecer las colosales oportunidades que lo han llevado a tener tanto éxito.
El mismo tipo que en la mañana escribe que si no fuera pecado (WTF? Hasta cree en el pecado) se daría un tiro para salir de este peo, en la tarde le declara su amor a su media naranja y le agradece por hacer que su vida sea perfecta.

Caso 3:
Tipa más bruta que la primera y además, pura pantalla y cero acción.
La conozco desde que éramos casi niñas, sé que le gusta presumir de una fortuna que su familia no tiene, es su manera de compensar sus innumerables carencias. Ahora de adulta, no sólo presume de la inexistente fortuna sino de una conducta moral intachable que TODO Maturín sabe que es una farsa, de un éxito profesional que no tiene ni puede tener alguien con sus limitaciones, de una belleza que las múltiples cirugías NO le han dado, y de una envidiable vida sentimental y sexual que en realidad consta de su vibrador o de algún primo que de vez en cuando la busca si el verano es muy arrecho.


Pana, si me dijeran que es que viven en un autoengaño y no se dan cuenta de los problemas, yo lo entendería. Pero resulta que sí se dan cuenta y hasta se quejan públicamente de ellos, y después dicen que hoy todo les parece más bonito y que canta más alegre el ruiseñor... ¡No entiendo!

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Reporte post primera visita a la mata-dientes-sanos

Escribo esto con prisa mientras desayuno una avenita... Qué desgracia! Heriberto está a punto de demandarme por crímenes de lesa heribertidad...

Fui a mi cita con la mata-dientes-sanos el lunes en la tarde, la buena noticia es que no intentó matarme.

Podría -y hasta debería- contarles lo que no me gustó, como que no respetara la hora de la cita, pero la verdad es que dispongo de poco tiempo, así que me centraré en lo más importante.

La mata-dientes-sanos me pareció bastante decente, no tiene acento maturinés, el consultorio está limpiecito (a diferencia de otros a los que he ido en este pueblo) y full tecnología. Es probable que deba pelear con ella por algo que según ella no está cubierto por mi póliza y me quiere cobrar aparte, a pesar de que en mi condicionado aparece expresamente como una de las coberturas principales. Pero bueno, a lo que vamos: lo que me hizo...

El lunes sólo me hizo una limpieza y me dijo que con eso bajaría la inflamación de las encías (lo cual fue cierto), me recomendó un enjuague tri-arrechísimo que me costó conseguir en las farmacias, pero que ciertamente ayuda. Y bueno, me diagnosticó lo que yo ya sabía: tengo caries hasta en los cachetes! Y una de ellas es tan grande que podría tener su propia cadena de sucursales en toda Latinoamérica!

A pesar de ser yo una loca obsesionada con el cepillado, lo de las caries no me extraña, considerando que tenía como 3 ó 4 años sin visitar un odontólogo, dado que vivo en este pueblo y temo que intenten matarme como ya lo han hecho antes; y considerando también que mi herencia -tanto de mi familia materna como paterna- incluye además de migrañas y mala circulación, una dentadura inservible!

Bien, a partir de hoy vamos a comenzar la Operación-Exterminio-de-las-Caries-Hasta-en-los-Cachetes. Tengo cita a las 8, así que los dejo!

lunes, 8 de noviembre de 2010

Reporte previo a la visita a la mata-dientes-sanos

Dolor de muelas + Encías inflamadas = No poder masticar = Hambre

Esa ecuación ha regido mi vida desde la semana pasada.

Como Heriberto no soporta vivir de Ensure y compotas, hoy voy a ver a una mata-dientes-sanos. No la conozco. El viernes agarré el listado de odontólogos afiliados a mi compañía de seguros, elegí una cuya dirección me resultara conveniente, llamé y no me atendieron. Llamé a la siguiente cuya dirección no era demasiado inconveniente, me atendieron y me dieron cita para hoy en la tarde; no le paran bola a si es una emergencia o no, ellos atienden previa cita... Así que, bueno, pa' no perder más tiempo, pedí una puta cita.

Como dije, no la conozco, no me consta que sea una mata-dientes-sanos, pero como estamos en Maturín, todo el que trabaja en el "sector salud" es un matasanos hasta que demuestre lo contrario.

Si no intenta matarme a mí ni a mi dentadura, me retractaré en este mismo blog. Si intenta matarme y no lo logra, vendré y presumiré de tener razón. Si intenta matarme y lo logra, lo sabrán porque no recibirán más noticias.

sábado, 6 de noviembre de 2010

viernes, 5 de noviembre de 2010

Una maldita imbécil en FundaFarmacia

Se me ha hecho costumbre escribir entradas tituladas "Una perra desvergonzada en...", pero he debido crear también la línea "Una maldita imbécil en...", considerando que por mucho que abunden las perras desvergonzadas, jamás superarán en número a las malditas imbéciles, recordemos que vivo en Maturín...

Ayer me tocó sufrir la "atención" de una maldita imbécil en FundaFarmacia. Como en mi casa nunca falta un roto pa' completar un descosido y todos tenemos muchos males distintos, cuando se nos ocurre hacer una lista de todos los medicamentos que hay que comprar, la vaina parece un mercado pa' dos meses! Ése fue el caso ayer, cuando tuve que ir -con un dolor de muelas hijodelagranputa- a comprar medicamentos míos y de mis progenitores.

Primero, me calé una cola bastante larga, durante la cual una vieja (sí, una vieja que debe tener como 60 años) me estuvo buceando; fue un poquito impactante la vaina, porque si bien no es la primera vez que una mujer me mira con lascivia, nunca había sido una doña con canas y arrugas... También mientras estaba en la cola pasó a mi lado varias veces el encargado de la puta farmacia quien hedía a cigarro como si se hubiera sumergido en nicotina, una de ésas veces estaba yo hablando por teléfono con Pablo y se me escaparon las palabras: "Ya va, me estoy quitando de donde estaba porque pasó un maldito cerdo hediondo a cigarro"; a partir de ese momento la vieja me miraba también con arrechera, con cara de "Ésta qué se ha creído?"... Y también mientras estaba en la cola, una niña de unos 6 años intentó meter la mano en mi bolso; ya vemos que aprenden desde bien chiquitos...

Cuando por fin fue mi turno, quité la cara de revólver y sonreí al darle los buenos días a la cajera. Le di una lista para que ella pudiera irse a buscar todo y no tuviera que estar haciendo viajes según lo que yo le fuera pidiendo, pero pareció no entender la idea, pues iba leyendo cada producto y trayéndolos uno por uno a la caja a pesar de que muchos estaban uno al lado del otro en los estantes, y en varios de los viajes trajo el producto equivocado, el mejor ejemplo de ello fue el siguiente: en la lista anoté textualmente "Tantum verde, crema dental", y se apareció con un recipiente de Tantum verde enjuague bucal, por lo que tuve que pedirle que trajera el correcto... Así transcurrieron unos 10 minutos, entre viajes y equivocaciones...

Debo decir que lo único que me gusta del cuchitril en cuestión son los precios! Cuando POR FIN totalizó me dijo que el monto a pagar era de 305,01 bsf, cantidad con la que habría comprado más o menos la mitad de los productos en Locatel o Farmatodo.

Bien, le entregué un talonario Sodexho y le dije que había 230 bsf, y luego mi cédula y tarjeta Maestro Banesco, para que cobrara la diferencia. Entiendo que ella debe contar y constatar cuánto hay en el talonario, así que me pareció normal que lo hiciera; lo que no fue normal fue que al terminar de contar por segunda vez me dijo "Mira, hay 26 tickets", y yo -sin comprender qué importancia tenía- respondí "Ajá"... Resulta que la niña Maldita Imbécil se empeñó en que ahí no había 230 bsf porque eran 26 tickets, y aunque yo trataba de explicarle que mirara la denominación de cada ticket porque eran diferentes y luego sumara, ella volvía a contar y me decía "Es que hay 26 tickets".

Vino el encargado (el Cerdo Maloliente, recuerdan?) al darse cuenta de que la Maldita Imbécil no sabía lo que hacía, verificó el talonario y sacó la cuenta correctamente, constatando que había 230 bsf; pero cuando yo creí que ya iba a facturar y a pasar la tarjeta por el resto, le entregó el talonario a la Maldita Imbécil y le dijo que contara bien "para que aprendiera". Yo respiré profundo y esperé, mientras veía salir con sus productos a gente que había entrado al local en el instante en que yo me paré en la caja, o sea que habían hecho la cola y pagado sus pedidos y ya se iban, mientras yo seguía con la Maldita Imbécil...

Bien, después de media eternidad, el Cerdo Maloliente consideró que ya podía cobrarme los 75,01 bsf restantes, y se coronó con la categoría masculina del Maldito Imbécil del Día cuando, teniendo mi tarjeta Maestro en la mano, me preguntó "Esta tarjeta es de débito o crédito?"... En serio, eso preguntó, lo juro por mi cerebro, no lo estoy inventando!

Una vez aclarada su duda, pasaron la tarjeta, me cobraron y sólo faltaba meter todos los productos en una bolsita e imprimir mi factura para que yo me pudiera largar. Como ya se había resuelto el graaaan problema, el Cerdo Maloliente se fue y me dejó con la Maldita Imbécil, quien se tardó otro siglo verificando en pantalla el nombre de cada producto antes de meterlo en la bolsa y, cuando fue a imprimir la factura emitió un chillido como de bestia en el matadero antes de decir "AAAAYYY esto se borró". Maldita sea ella y la maldita imbécil que en mala hora la parió!!!!

Regresó el Cerdo Maloliente y dijo que había que hacerlo de nuevo... Yo por supuesto me arreché, pensando que iba a verificar cada producto de nuevo, pero no dije nada; mas no me pude aguantar cuando lo vi sacar de nuevo el talonario para verificar uno por uno otra vez, entonces sí le dije "Señor, no me dirá que tengo que esperar que hagan otra vez el complicadísimo proceso de sumar el valor de cada ticket", y con su cara consagrada de orgulloso feliz ganador del Maldito Imbécil del Día, me dijo "Bueno, hay que cargar los datos, si no, no se lo vendemos"; lo cual ocasionó que pusiera mi cara de Terminator y le dijera "Bueno, no sé cómo va a hacer, porque ya pasaron mi tarjeta, o sea que ya me cobró una parte". Supongo que el Cerdo Maloliente comprendió que entre la nicotina y mi arrechera superaban la capacidad de su única neurona, por lo que tuvo que llamar a otra cajera (que tuvo que abandonar al cliente que estaba atendiendo en su caja) diciéndole desesperadamente "Ven tú a ver cómo se hace esto".

Afortunadamente, la otra cajera no es una maldita imbécil, y le bastó hacer TRES CLICKS para recuperar los datos de facturación que la Maldita Imbécil había hecho desaparecer y que el Cerdo Maloliente no fue capaz de encontrar... Yo me sentí feliz al ver que la impresora empezó a escupir mi factura!

Cuando me fui, sólo le di las gracias a la chica de la otra caja que había venido al rescate, pues de no ser por ella, hoy todavía estaría en FundaFarmacia con la Maldita Imbécil tratando de entender cómo era posible que en 26 tickets hubiera 230 bsf...