lunes, 22 de noviembre de 2010

Reflexiones sobre los hechos de ayer en el Olímpico

No estuve ayer en el Estadio Olímpico. Tenía que empezar diciendo eso, por respeto al recinto, al Caracas Fútbol Club como institución, al fútbol venezolano en general y a la fanaticada que sí estuvo presente.

Como no estuve en el estadio, la opinión que me he formado se basa en lo que han expuesto los medios y, sobre todo, en lo que NO han mostrado los medios: el testimonio de los presentes y las fotos y videos que dejan muy claro qué fue lo que pasó. El que tenga ojos, que vea.







Debo decir que me siento profundamente indignada, por muchas razones. Estoy indignada porque amo el fútbol y me molesta terriblemente la violencia en los estadios, he sufrido el problema en Argentina como si fuera mío, pero mucho más me molesta que ocurra aquí, en mi país, en un partido del Caracas, y en un recinto que es Patrimonio de la Humanidad.

Pero sobre todo, estoy indignada porque no fue como otras veces, un peo entre las fanaticadas de los dos equipos, que se tiran piedras unos a otros; lo que yo vi en los videos que están ahí arriba fue simple y llanamente represión policial, brutal e injustificada represión policial.

Vi que los funcionarios policiales que estaban en el estadio para cuidar a los presentes, se dedicaron a agredir a los presentes. Los vi subir a destrozar los instrumentos de la banda, los vi disparar perdigones a personas que iban corriendo para huir de los golpes, los vi arrancar sillas para golpear a los ciudadanos, los vi golpearlos con los escudos y con los cascos... Esos cascos que se pagaron con mi dinero, con dinero de ustedes venezolanos que me leen, con dinero de los chamos a los que se los estrellaron en la cabeza; esos cascos que NOSOTROS les damos para cuidarles la mierda que llevan dentro del cráneo. Me perdonarán la crudeza, pero si de mí dependiera, tendrían que salir todos sin casco, sin escudo, sin chaleco, sin ninguna protección, y si les rajan el coco o les caen a tiros, nada bueno se estará perdiendo, al contrario, será algo bueno para la sociedad.

Vi cómo la gente que ha hecho crecer el fútbol en mi país, era correteada por unos trogloditas. Vi a familias corriendo desesperadas tratando de sacar de allí a sus niños. Vi instrumentos musicales rodar gradas abajo.

Lo que vi, no deseo verlo nunca más, pero con la tristeza más profunda del mundo, les puedo casi asegurar que no será la última vez. Tal vez la próxima vez van a morir personas, o tal vez no va a ser tan grave; tal vez será en otro estadio, con otros protagonistas... Pero esto VA A SEGUIR SUCEDIENDO mientras no nos tomemos en serio la situación. Y digo "nos tomemos en serio", porque todos estamos involucrados, la FVF, las directivas de los equipos, los cuerpos de seguridad, los medios de comunicación, las empresas privadas, la fanaticada, TODOS tenemos mucho qué perder en este asunto, por ende, todos debemos buscar una solución. Pero si usted que me lee está un poquito enterado del tema, sabe como yo que NO se está buscando ninguna solución real, que todo el mundo se está haciendo el loco como si esto fuera una tontería que no traerá consecuencias.

Hace varios meses el periodista Manuel De Oliveira (@ManuDeOliveira) escribió en su blog un post muy interesante sobre los episodios violentos en los estadios y sobre la necesidad de controlar a esos pequeños grupos en las barras que se dedican a fomentar el caos. Recuerdo que en aquella oportunidad le comenté que el problema va mucho más allá del fútbol, que es un problema social mucho más profundo. Porque así como un tipo es violento con su pareja, con sus hijos, con los desconocidos en la calle, lógicamente será violento en el estadio y lógicamente va a agredir a los fanáticos del otro equipo, o hasta a los mismos de su lado por cualquier paja.

Eso mismo pasa ahora con la policía. Los miembros de los cuerpos policiales en Venezuela son violentos, son déspotas, son abusivos, y saben que pueden seguir siéndolo, amparados en la más desvergonzada impunidad. En Venezuela los policías puede caerle a tiros a quien les dé la gana, pueden caerles a peinillazos a unos manifestantes en una marcha, pueden darte unos coñazos si no te dejas matraquear... Entonces, ¿qué nos hace pensar que esos mismos policías se van a convertir en funcionarios ejemplares cuando estén en el estadio? ¡Es apenas lógico pensar que si son unos malditos en la calle, lo serán también en el estadio!

Por eso el problema del abuso policial no lo puede resolver la federación o las directivas, porque ni la federación ni las directivas controlan a los cuerpos policiales, eso es trabajo del Estado. Y, más allá, el problema de la violencia en general, no es sólo trabajo de federación, directivas y Estado, es trabajo de TODOS, porque de alguna manera todos participamos en la dinámica absurda que ha creado este espiral de violencia y este estado de anarquía y descontrol.

Así que pienso que todos debemos asumir nuestro pedacito de responsabilidad. Si usted se siente con derecho a reclamar porque este clima de caos y de irrespeto generalizado le afecta, sepa también que tiene el deber de poner de su parte para detenerlo.

7 comentarios:

El Drac dijo...

Creo que en todas partes del mundo algunos hinchas y custodios del orden usan el fútbol como un medio para desatar su violencia reprimida. Creo que debe aplicarse una psicología de masas para hallarle solución a este tipo de abusos.

Genín dijo...

Que vergÜenza, y yo me pregunto ¿Porque no son así de machitos con los delincuentes?
Estas cosas dan mucho coraje verlas, rompiéndolo todo, no se que clase de enseñanzas les dan a estos policías que se comportan como unos verdaderos vándalos.
Besos y salud

Maie dijo...

No comments!

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Mariale! Esos hechos forman parte del fútbol actual. Lo que pasó fue apenas incipiente para lo que podría venir, y no es el primer episodio en el país. Sino que te lo digan los amigos del Deportivo Táchira y los del Trujillanos. Y no creas que esas cosas solo pasan aquí, también en La Bombonera, en el Stadio Olímpico di Roma, en el Bernabeu, el Old Trafford y en el Nou Camp. Esa violencia tiene mil formas de manifestarse, y crece sin control, muchísimo más allá de los límites del "fair play". Te recomiendo leer un libro del periodista Franklin Foer titulado "El mundo en un balón". La semblanza dice: "El fútbol es mucho más que un juego, más que una pasión: es una ventana abierta a un mundo global en el que los nobles deseos de victoria de los deportistas y los aficionados convergen a lo largo del planeta con los ocultos intereses económicos de las cadenas de televisión, los oligarcas locales, la política o la religión".
Claro, la actuación de la PM dista mucho de lo que dicen los manuales para estos casos, pero cada vez es más difícil controlar la masa. Aquí en Caracas ir a un Caracas FC-Deportivo Táchira es peligrosísimo. Y aún estamos en pañales.

todoloquemepasa dijo...

Mariale, yo no tenía ni idea de que esto había sucedido y sinceramente es muy denigrante. Con decirte que no pude terminar de ver los videos porque se me pusieron los pelos de punta y casi q me da una yeyera, no exagero. Esto es demasiado fuerte y yo lo único que puedo hacer es preguntarme ¿cómo al gente soporta vivir así? ¿Cómo se puede vivir así?

Dios mío, ¿por qué si la vida es tan corta y tan simple no dejan a la gente en paz?

La Hija de Zeus dijo...

Injustificable.. que verguenza!

Anónimo dijo...

Oye pero lo q aun no logro entender es pq en los partido ccs vs magallanes no ocurre esto? es verdad que los fanaticos de el beisbol no son tan violentos pero esto se debe a q el ritmo de un partido d beisbol es mas lento pero yo estoy seguro q cuando las personas q estan alli apoyando al caracasfc en algun momento van a apoyar a los leones y te aseguro q alla no se comportan de esa manera. Claro con esto no digo q en el estadio de beisbol no hay alterkdos pq si los hay pero no ocurren en masa. Otra cosa q no entiendo es q como en un ccs vs mag q supuestamente es la pasion mas arrecha y los ekipos con mas fanaticos en cualkier disciplina en el pais los fanaticos pueden convivir todos juntos mezclados caraquistas y magallaneros unos al lado de los otros existe una gran rivalidad pero de eso no pasa. En un ccs vs tachira no puede pasar un fanatico del tachira frente a uno d el ccs pq enseguida corren a decirle cosas y a agredirlo y el san cristobal ocurre lo mismo hasta peor, no entiendo como es qno puedn convivir juntos si tal vez son muy apasionados pero al fila es solo un juego estas alli para divertirte y la violencia no es muy divertido q se diga. Tal vez es solo querer copiar el modelo ingles y argentino de los estadios pero con violencia no se desarrolla futbol se hace es con organizacion desde abajo y el mejor ejemplo de esto es el barcelona que desde las primeras categorias forma a los jugadores con una misma filosofia y esto es lo q hac a sus jugadores hoy en dia el mejor club de futbol del mundo la base de una seleccion nacional que es campeona del mundo y tener los 3 finalistas de el balon de oro y a su tecnico como tecnico del año.