jueves, 30 de diciembre de 2010

El último post de 2010

Salvo imprevistos, éste será el último post de este año; lo escribo desde el mismo cyber donde escribí El último post de 2008.

No tengo mucho qué decir, el día de hoy ha sido rudo, así que las ideas están un pelo escasas.

Acabo de releer El último post de 2009 y debo decir que no todos mis deseos para este año se cumplieron, sin embargo, no me quejo de lo que me trajo. Sinceramente, me siento agradecida.

Veo venir el año 2011 cargado de incertidumbres, no tiene mucha pinta de que vaya a ser fácil, pero sin duda será interesante.

Ése es mi deseo para ustedes, que el año póximo les resulte interesante, que no se aburran, y que si ríen o lloran, sea con toda la intesidad...

¡Feliz 2011!
(con lo que sea que eso implique para cada uno)

domingo, 26 de diciembre de 2010

Reporte 26/12/2010

Hey you people! Qué más?

Yo aquí en la civilización.

No me había reportado porque no sólo me es difícil conectarme, sino que además, he estado ocupada en asuntos que no tenía previstos.

Espero que todos se estén portando como puedan!

lunes, 20 de diciembre de 2010

Si no me ven por aquí...

...es porque me voy hoy a Caracas.

Como saben, allá no voy a tener conexión a Internet. Trataré de reportarme cuando se pueda.

Aquellas personas que deban reportarse conmigo por razones que cada una conoce, ya saben, por teléfono, o en su defecto, por Twitter.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Rayma, cada día más certera

El año pasado compartí con ustedes una viñeta de Rayma, en la que decía que "Ser rico es malo, lo bueno es que existen los testaferros"; aquella entrada se llamó "Rayma siempre tan certera".

Díganme entonces qué podríamos decir de esta viñeta:

jueves, 16 de diciembre de 2010

Mejor que Perucho

La idea de este post nació hace como 2 años durante una conversa con Rosángela, y se iba a llamar "Yo soy Perucho".

Para contextualizar, permítanme "presentarles" a Perucho...

Perucho es el amigote que todo hombre (a quien en este caso llamaremos "El Compadre") tiene y que despierta el más oscuro odio de su mujer/novia/esposa/amante/arrejunte (a quien llamaremos "El Par de Tetas" o PDT). El Compadre sabe que en el fondo Perucho es más bueno que el pan, pero cuando digo "en el fondo", me refiero a MUY EN EL FONDO, tanto así, que nadie más se da cuenta. Lo que los demás ven es que Perucho es una muy mala influencia, es el que invita al Compadre a beber, el que le da el mal ejemplo de comer en exceso, el que le alcahuetea las conquistas en la oficina, el que le dice que no vaya de pendejo a entregarle el sueldo al PDT porque esos reales son suyos, el que enseña al ahijadito a gritar GOL escandalosamente como un poseso antes de que empiece a caminar, a sabiendas de que el PDT odia el fútbol...

Cada vez que El Compadre llama a su casa a avisar que va a llegar tarde, el PDT se muerde la lengua mientras piensa "Seguro se va de farra con el desgraciado ese de Perucho"; cada vez que El Compadre llega borracho, el PDT le reclama diciendo "Ése fue Perucho que te llevó pa' ese bar"; cada vez que hay una parrilla en la casa, el PDT saluda hipócritamente con un "Hola Perucho, ¿quieres una cervecita?" y lo atiende súper bien, pero cuando Perucho se va, le forma tremendo peo al Compadre y le jura que lo va a poner a dieta...

Perucho no es tonto, él sabe que el PDT lo odia, pero como ella lo trata educadamente, él hace lo mismo. Además, sabe también que tal vez el PDT no será el gran amor de la vida de su Compadre, pero entiende que su Compadre tiene "LA necesidad", así que trata de no ser él quien le impida satisfacerla.

Como dije, la idea de este post nació de una conversación con Rosángela, la cosa fue simple: yo le estaba describiendo el tipo de relación que tengo con mis buddies y sus respectivos PDT's, y ella dijo "Ah ok, tú eres Perucho". La frase me encanta y la repito todo el tiempo "Yo soy Perucho".

Pero luego lo pensé bien, y tengo que decir que yo soy mucho mejor que Perucho. ¿Por qué? Porque cuando al ahijado lo están operando, Perucho puede prestarle plata al Compadre pa' pagar la clínica y puede caminar con él por el pasillo mientras esperan noticias, pero no lo abraza y le jura que todo va a estar bien. Porque cuando el Compadre se divorcia puede llamar a Perucho pa' decirle que el PDT es una maldita que no lo deja ver a su chamo, pero no llora por teléfono diciéndole que le hace falta su bebé. Porque no me imagino al Compadre hablándole a Perucho de sus conflictos sin resolver porque su mamá no le paraba bola cuando era niño. Porque cuando el Compadre se está sintiendo mal y tiene miedo de ir al médico, no le ruega a Perucho que lo acompañe. Porque si el Compadre le pide a Perucho que lo ayude a escoger entre la corbata rosada y la verde manzana, lo primero que va a escuchar es "Aaaayyyy muchacho, ¿tú como que te metiste a marico?". Porque si la secretaria brincona le contagió alguna vaina al Compadre, él no va corriendo a bajarse los interiores delante de Perucho pa' mostrarle que tiene un punto de pus y confesarle que no sabe qué hacer. Porque a Perucho le puede hablar de la secretaria brincona que le busca fiesta, pero no de la carajita que le encanta desde que tenía 15 años y que años después todavía le pone la piel de gallina; imagínense el chalequeo posterior...

En cambio, cada uno de mis buddies sabe que conmigo sí puede hacer todo eso y más. Si la vaina se pone muy cursi le puedo decir que se pasó de pussy, pero eso es ya cuando lo peor ha quedado atrás y lo quiero hacer reír.

Yo sé que las PDT's de mis buddies tienden a odiarme a muerte, no por celos, porque bien claro tienen que no se los voy a quitar; sino porque saben que conmigo no fingen y que yo sé cosas que ellas jamás van a saber... Casi siempre hacen un esfuerzo por tragarse su odio (yo disfruto viéndolas esforzarse), y las que han cometido el error de declararme la guerra, la han perdido, ¡porque pares de tetas sobran, en cambio los Peruchos están escasos!

martes, 14 de diciembre de 2010

Los nombres genéricos (o El Mariale-Glosario)

Más de una vez he pensado que debería escribir una guía en este blog que explique ciertos términos que uso con frecuencia en mis conversaciones light (esas en las que no tengo que cuidar mucho lo que digo), porque a veces quiero usarlos en un post y no puedo porque no se va a entender, y después es burda de frustrante tener que ponerme a idear la frase de otra forma, porque aunque objetivamente diga que quedó hasta mejor estructurada, en el fondo habría preferido escribirla como se me ocurrió en un principio.

Siendo así, tómese este post como un "Mariale-glosario" o algo así...

El Hippie: Nombre genérico que se les da a todos y cada uno de los bolsos -casi idénticos entre sí- que me han acompañado los últimos años.
Siempre he odiado las carteras, me río burda de la posición en que camina la mayoría de las mujeres con un hombro levantado para poder sostener el carterón.
Cuando estaba en la universidad usaba unos morralitos de tela suavecita, donde llevaba lo estrictamente necesario, pero los abandoné desde que me regalaron un bolso cruzado parecido a los que usan los mensajeros, en el que pronto fui llevando más y más cosas que se me iban haciendo indispensables, y como siempre cabía algo más, no había problema. Desde entonces, he tenido muchos bolsos como ése, algunos de cuero, algunos de telita como los morrales de la universidad, algunos de jean; cada vez los voy comprando más grandes, siempre de colores oscuros porque se les nota menos el sucio, a veces la gente ni nota que son distintos, creerán que desde que me conocen el hippie ha sido el mismo hippie...
No recuerdo cómo ni por quién fueron bautizados con ese nombre, pero sé que así se han llamado por años.
El hippie, además de sus características físicas, tiene otras características... Por ejemplo, el hippie es como un vórtice hacia un universo paralelo, de ahí puede salir cualquier cosa imaginable, cuando alguien necesita algo -desde un té de guaraná hasta una bolsa Ziploc- siempre digo "Déjame ver si tengo aquí en el hippie"; y claro, unos cuantos de los que ahora están leyendo esto, deben recordar alguna vez que, estando en la calle, me han dicho "¿Puedes guardar esto ahí en el hippie?".

Mis Buddies: Este término ya lo he mencionado antes, se refiere al machero que le da estructura a mi vida desde que tengo memoria, ésos que tengo con orgullo entre mis afectos porque nadie "me los puso" sino que yo tuve suficiente buen juicio como para elegirlos y además logré compensar mi insoportabilidad lo suficientemente bien como para que ellos consideraran que había un motivo válido para elegirme a mí, con todo el peo que eso implica.
Son tan distintos entre sí que creo que sólo tienen dos cosas en común: pertenecer al sexo masculino y su nexo conmigo. Todos me han sacado las patas del barro de las más insólitas maneras, todos han dependido de mí en alguna ocasión para las vainas más inverosímiles, de todos me siento responsable y protectora designada, así como todos me han cuidado hasta sin saberlo.
A diferencia del hippie, en ninguna conversación me dirijo a ellos como "buddy", siempre los llamo por sus nombres o por los innumerables apodos que les he puesto (la mayoría de ellos, de mi uso exclusivo), pero cuando me voy a referir a ellos arropándolos bajo el mismo toldo, ninguna expresión va tan bien como "Mis Buddies".

El Par de Tetas (A.K.A PDT): Nombre genérico aplicado a cualquier fémina que esté satisfaciendo "LA Necesidad" de alguno de mis buddies. Se le llama así porque eso es lo que importa de ella, un par de tetas, un culo bien puesto, una garganta profunda..., podría ser fácilmente remplazada por otra que cumpla esos mismos requisitos, no importa si es culta e inteligente o cree que Confucio inventó la confusión, no importa si es la mata de la nobleza y la bondad o es una coño e' madre... Al final su única función es satisfacer "LA Necesidad".
Confieso que dudé si debía incluir este ítem en el glosario, pues es probable que en este momento las féminas que me leen pasen a tenerme arrechera por lo que resta de la eternidad, por expresarme de manera sexista y misógina y bla bla bla... Pero después pensé que me da igual, porque aquella mujer que me crea misógina sólo porque me expreso sin pelos en la lengua sobre algo que es UNA REALIDAD, simplemente es una imbécil que se cree que toooodos los hombres aman con locura y veneración a toooodas sus mujeres; no me interesa caerles bien a las imbéciles, si se van hoy y no vuelven, pues ¡mejor!
Ok, ahora debo explicar que no todas las parejas de mis buddies se llaman Par de Tetas, a las que cumplen una función en sus vidas más allá de "LA Necesidad", las llamo por sus respectivos nombres (bueno, a veces también tienen apodos) y las respeto mucho en la medida en que aporten cosas buenas a las vidas de mis buddies (o en las medida en que ellas me respeten a mí); si mis buddies están contentos con ellas, por algo será y yo les estoy agradecida.
Y es que ése es otro punto importante, generalmente el Par de Tetas debe odiarme por defecto, desde la primera vez que me ven, o incluso cuando sólo me conocen por referencias; yo no las odio, al contrario, me divierten bastante, pero lo reconozco, I can be mean... Por lo general, aquel Par de Tetas que no sepa manejar el "Tema Mariale", rara vez pasa a ser algo más que el Par de Tetas (sobre esto tengo escrito un borrador, espero publicarlo pronto).

Los Bultos Anónimos que Caminan: Nombre genérico aplicable a la mayoría de mis vecinos, a la mayoría de los que fueron mis compañeros de clase, y a todas aquellas personas que existen, pero si no existieran me daría igual.
Me pasaba mucho en la universidad, me buscaban para que les explicara cosas, y yo tenía que deducir por el contexto de su cháchara de dónde se suponía que los conocía, aunque a veces no lo lograba y tenía que preguntar: "Disculpa, ¿de dónde nos conocemos?". No lo hacía con intención de hacerlos sentir mal, era simplemente que no los recordaba, porque me daban igual.
Para mí, yo estaba en el salón acompañada por el profesor, los pocos que reconocía porque me agradaban (en algunas secciones no había representantes de este grupo), los que reconocía porque me desagradaban profundamente (éstos siempre tenían representantes, podían ser chavistas, tipas plásticas ridículas, tipos babosos que pasaban la clase cayéndonos a todas, gente que olía mal, gente que sólo abría la boca para hacer preguntas estúpidas...), alguna gorda deseosa de entablar una competencia en la que yo nunca estuve interesada, y otros 40 entes que ocupaban pupitres, hablaban feo, echaban basura en el piso y nunca entendían la clase; pero estos entes no tenían cara definida, si me los ponían en una pared con un numerito junto a otros entes similares, yo no habría sido capaz de reconocer al Bulto Anónimo que Camina que veía la materia conmigo.


Creo que dejaré la lista hasta aquí, por ahora... Es probable que venga una segunda entrega.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Mi acostumbrado post de cada 10 de diciembre

En 2008 y 2009 mis entradas con fecha 10 de diciembre comenzaron con la frase "Hoy se cumplen 60 años de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos", en ambas entradas me referí a nuestra incompetencia en la aplicación de dicha Declaración; aunque no sea así el día de hoy, lo que escribiré más adelante es una muestra de que seguimos siendo bastante incompetentes.

Sería oportuno escribir sobre el proyecto de reforma de la Ley Resorte, que considero que nos limitaría considerablemente en el ejercicio de nuestro derecho a expresarnos y comunicarnos libremente; pero sé que hoy se ha escrito mucho sobre ese tema. O podría escribir sobre el inexistente respeto al derecho más importante que es el derecho a la vida, pero de eso se escribe todos los días en los diarios... Así que me iré en la dirección del tema destacado por Naciones Unidas este año: procurar el fin de la discriminación.

Para ello, me serviré del Informe Anual 2010 de PROVEA sobre la Situación de los Derechos Humanos en Venezuela, que se dio a conocer ayer, que pude analizar anoche y que les recomiendo leer y analizar también (pueden descargarlo aquí). El informe toca varios aspectos importantes, pero para no hacer esto muy largo, me referiré solamente a dos de ellos: el Derecho a la Participación y los Derechos Laborales; sólo mencionaré algunos datos, a partir de los cuales ustedes sacarán sus conclusiones sobre si en Venezuela hay o no discriminación en esas materias y, por consiguiente, si se respetan o no los derechos consagrados en la Declaración mencionada en el primer párrafo.

En lo que se refiere al Derecho a la Participación, creo que el punto que ha recibido mayor atención en el informe es la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPRE). Al respecto, el diputado Simón Calzadilla expresó que la ley «viola flagrantemente los principios constitucionales de la proporcionalidad y la democracia participativa y protagónica y, […] de llegar a aprobarse en los términos planteados, quedarían excluidos vastos sectores de la población y se atentaría contra la diversidad y pluralidad existente en nuestro país». Los resultados de las elecciones parlamentarias de septiembre prueban que el diputado tenía razón, al darse el hecho insólito de que quienes sacaron menos votos tienen más representantes, y viceversa.

PROVEA también expresa su preocupación por la sobre representación de las mayorías, que reduce o elimina la representación de otros sectores, de modo que se afecta la pluralidad política tan necesaria para mantener la democracia. Se señala la imposición de la obediencia partidista por encima de los liderazgos independientes, y las alianzas políticas en grandes bloques que propician la polarización.

Además, se observa un retroceso en cuanto a la representación femenina en la Asamblea Nacional, es decir, un retroceso en cuanto a la paridad de género.


Si hablamos de Derechos Laborales, la situación no es mejor.

Para seguir con la situación de las mujeres, uno de los puntos que me duelen de los tantos que leí en el informe, es el crecimiento de la tasa de desempleo femenino, que en 2008 era del 7,6%, en 2009 fue del 9% y ya en 2010 alcanza el 11,2%.

Otro aspecto que menciona el informe y que yo interpreto como discriminación es la disparidad en los aumentos salariales recibidos por determinados sectores. Se decretó un aumento del salario mínimo de 25% (dividido en dos partes), que no alcanzó para cubrir siquiera la canasta alimentaria, mientras que a las Fuerzas Armadas se les dio un aumento de 40%, incluso con carácter retroactivo.

Y un tema harto conocido por todos los venezolanos, es la discriminación laboral por motivos políticos, la imposibilidad de conseguir un puesto de trabajo en determinadas empresas si se tiene una filiación política diferente a la exigida por éstas.


Si realmente se toman un rato para leer el informe, verán que esto que he mencionado no es más que un pedacito mínimo de todas las razones que tenemos para preocuparnos y para detenernos a pensar seriamente cómo podemos hacer valer nuestros derechos.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Reporte de mi situación de desmuelada

Agradezco a todos los que se han preocupado por mi estado después de la extracción de la infausta y la desgraciada infeliz. Ya estoy mejor. Afortunadamente, la cosa no fue tan grave como me la habían pintado.

Aclaro: no es que sea sabroso y que se lo recomiende a todo el mundo, pero no se me pusieron los cachetes como los de Kiko, ni tuve unos dolores como pa' quererme morir.

Lo que sí estuvo a punto de causar mi muerte fue el hambre! De pana, yo creo que nunca en mi vida he pasado tanta hambre, ni siquiera durante la hospitalizaciones por gastritis, jamás Heriberto me había martirizado tanto!

El problema fue la dieta blanda y fría + cero lácteos que me ordenó la mata-dientes-sanos, porque significaba que no podía comer prácticamente NADA! A ver, piénsenlo, "dieta blanda" no es tan grave, uno come puré de papas y sopita, pero "dieta blanda y fría", te elimina el puré y la sopita, y te deja con compotas, gelatina, avena, yogurt, chicha... PERO, al prohibirme también los lácteos, me dejó con compotas y gelatina! Yo le añadí una lata grande de Ensure, que preparaba en vasos gigantes varias veces al día, cada vez que sentía que estaba por desmayarme.

Cumplí bastante bien, sólo me salí del régimen con un sundae (sin topping) que compré en Mc Donald's el domingo porque fue lo más aceptable que encontré en la feria del CC La Cascada, y con una sopa de fideos en un momento que sentía que ya me iba a morir y mi último deseo fue algo caliente en el estómago.

Ya hace dos días empecé a comer patilla y otras cosas suavecitas. Sigo con hambre, pero ya no me siento como moribunda terminal. Supuestamente la dieta debía durar 5 días, y yo creía que después de eso podía volver a la normalidad, pensaba "Turrón, ven a mí"; pero no, la cosa no es así, igual son dos heridas abiertas y hay que cuidarlas; de manera que mantendré la dieta blanda (pero ya no sólo fría ni sin lácteos) por lo menos hasta el fin de semana.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

30 años sin John

Ya hoy el mundo está cumpliendo 30 años sin John Lennon... ¡TREINTA AÑOS!

Y la guerra aún no termina, ni terminará mientras nosotros no lo queramos...



War is over, if you want it!
War is over now!

viernes, 3 de diciembre de 2010

La desmuelada de los letreros

Sobreviví.

Llegué al consultorio de la mata-dientes-sanos y me recibió diciendo que había revisado mi historia y creía que mis extracciones eran sencillas, que no iba a ser necesaria la cirugía. Luego se le fue la lengua y me dijo que se había aventurado a hacerlas porque se veían fáciles, porque normalmente eso lo hacía un cirujano. Se imaginarán lo que cruzaba por mi mente: #FML! Cómo vine a caer en manos de esta mujer? Qué desgracia! Si Dios existe, se está divirtiendo mucho con mi sufrimiento!

Me explicó lo que iba a hacer, me inyectó suficiente anestesia como para dormir a King Kong junto con Naomi Watts durante unas 24 horas, y empezó por el lado izquierdo...

Para mi fortuna, la infausta (A.K.A. mi cordal inferior izquierda) salió facilito y sin dolor. La mata-dientes-sanos me preguntó si la quería de recuerdo o la podía botar; yo asumí que era una broma y no le respondí... Más o menos para qué coño puedo yo querer guardar a la infausta de recuerdo? Pero bueno, vivimos en este pueblo, quizás ella está acostumbrada a que los pacientes guarden de recuerdo sus piezas dentales...

Luego, pasamos al lado derecho. Me inyectó otra dosis de mata King Kong y empezó a darle a la desgraciada infeliz (A.K.A. mi cordal inferior derecha). La desgraciada infeliz parecía estar cómoda en mi boca porque se resistió con todas sus fuerzas! La mata-dientes-sanos pasó más de media hora (no exagero) maltratándome todo lo que se llama cara, hasta que por fin logró sacar a la desgraciada infeliz, y me la enseñó pa' que viera "la diferencia con la otra, que era chiquitica".

Bien, me anotó el antibiótico y el analgésico que debo tomar, junto con las instrucciones de lo que debo y no debo hacer durante los próximos días.

Hace poco más de una hora que salí de su consultorio. Les describo mi actual situación: Desde ya estoy sufriendo, pensando que no podré comer; no siento la cara, sobre todo a nivel del mentón tengo una sensación burda de rara; no tengo control de mi lengua ni mi labio inferior; me cuesta mucho tragar; y no puedo hablar.

Con respecto a este último punto, pasa algo chistoso. Todo el mundo sabe que yo hablo hasta por los codos, característica mía que suelo mencionar acompañada de la siguiente frase "Tú sabes que yo no me callo ni que me den un tiro, y si me callo me salen letreros". El punto es que lo decía en sentido figurado, mas como NUNCA me había callado, no sabía que se podía hacer realidad.

Pues resulta que ahora ando por la casa con una pizarra mágica de mi escuincle, que uso para comunicarme con él o con quien sea... "Enano, bájale volumen a tu TV", "Dónde están las otras llaves?", "Porfa, apaga la luz"...

Ya ven que no era paja, si me callo me salen letreros!

Asumiendo el riesgo

Ya lo dije por Twitter y por el Embobador: hoy la mata-dientes-sanos me operará las cordales y espero parar de sufrir.

Una vez dije en un post que no les temo a los médicos ni a las inyecciones ni a las cirugías, pero sí les temo a los matasanos de este pueblo, porque como gremio tienen la costumbre de intentar matarme (Ojo, esto lo digo en serio).

Al tratarse en este caso de una mata-dientes-sanos, era de esperarse que no intentara matarme a mí sino a mi dentadura, y así fue. No los aburriré con los detalles, sólo diré que una de las restauraciones se partió una semana después de colocarla, y después cuando la fue a reparar no se acordaba de lo que había hecho originalmente... Mejor no emitiré comentarios al respecto.

Cuando se lo comenté a Pablo con la preocupación de que "Ay coño, y pensar que esa mujer me va a operar las cordales", me dijo que siempre tenía la opción de llamar a mi compañía de seguros y pedir cita con otro mata-dientes-sanos afiliado. Pero, pensémoslo bien, estoy en Maturín, así que ¿cuáles son las probabilidades de que me toque otro mejor?

La sabiduría popular dice que "Mejor malo conocido que bueno por conocer", y yo le creo. Ésta será medio pirata, pero por lo menos ya sé que es delicada, que no tiene acento maturinés y que el consultorio luce extremadamente pulcro, características difíciles de encontrar en este pueblo. Así que mejor no me arriesgo a buscar otro que probablemente será igual de pirata (o peor), y que puede que sea rústico y/o cochino y/o oriental rajao'.

En fin, escribo esto para notificarles que esta tarde me pondré en manos de la pirata en cuestión, si no vuelven a saber de mí, pues ya saben por qué fue.

#MayTheForceBeWithMe