viernes, 10 de diciembre de 2010

Mi acostumbrado post de cada 10 de diciembre

En 2008 y 2009 mis entradas con fecha 10 de diciembre comenzaron con la frase "Hoy se cumplen 60 años de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos", en ambas entradas me referí a nuestra incompetencia en la aplicación de dicha Declaración; aunque no sea así el día de hoy, lo que escribiré más adelante es una muestra de que seguimos siendo bastante incompetentes.

Sería oportuno escribir sobre el proyecto de reforma de la Ley Resorte, que considero que nos limitaría considerablemente en el ejercicio de nuestro derecho a expresarnos y comunicarnos libremente; pero sé que hoy se ha escrito mucho sobre ese tema. O podría escribir sobre el inexistente respeto al derecho más importante que es el derecho a la vida, pero de eso se escribe todos los días en los diarios... Así que me iré en la dirección del tema destacado por Naciones Unidas este año: procurar el fin de la discriminación.

Para ello, me serviré del Informe Anual 2010 de PROVEA sobre la Situación de los Derechos Humanos en Venezuela, que se dio a conocer ayer, que pude analizar anoche y que les recomiendo leer y analizar también (pueden descargarlo aquí). El informe toca varios aspectos importantes, pero para no hacer esto muy largo, me referiré solamente a dos de ellos: el Derecho a la Participación y los Derechos Laborales; sólo mencionaré algunos datos, a partir de los cuales ustedes sacarán sus conclusiones sobre si en Venezuela hay o no discriminación en esas materias y, por consiguiente, si se respetan o no los derechos consagrados en la Declaración mencionada en el primer párrafo.

En lo que se refiere al Derecho a la Participación, creo que el punto que ha recibido mayor atención en el informe es la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPRE). Al respecto, el diputado Simón Calzadilla expresó que la ley «viola flagrantemente los principios constitucionales de la proporcionalidad y la democracia participativa y protagónica y, […] de llegar a aprobarse en los términos planteados, quedarían excluidos vastos sectores de la población y se atentaría contra la diversidad y pluralidad existente en nuestro país». Los resultados de las elecciones parlamentarias de septiembre prueban que el diputado tenía razón, al darse el hecho insólito de que quienes sacaron menos votos tienen más representantes, y viceversa.

PROVEA también expresa su preocupación por la sobre representación de las mayorías, que reduce o elimina la representación de otros sectores, de modo que se afecta la pluralidad política tan necesaria para mantener la democracia. Se señala la imposición de la obediencia partidista por encima de los liderazgos independientes, y las alianzas políticas en grandes bloques que propician la polarización.

Además, se observa un retroceso en cuanto a la representación femenina en la Asamblea Nacional, es decir, un retroceso en cuanto a la paridad de género.


Si hablamos de Derechos Laborales, la situación no es mejor.

Para seguir con la situación de las mujeres, uno de los puntos que me duelen de los tantos que leí en el informe, es el crecimiento de la tasa de desempleo femenino, que en 2008 era del 7,6%, en 2009 fue del 9% y ya en 2010 alcanza el 11,2%.

Otro aspecto que menciona el informe y que yo interpreto como discriminación es la disparidad en los aumentos salariales recibidos por determinados sectores. Se decretó un aumento del salario mínimo de 25% (dividido en dos partes), que no alcanzó para cubrir siquiera la canasta alimentaria, mientras que a las Fuerzas Armadas se les dio un aumento de 40%, incluso con carácter retroactivo.

Y un tema harto conocido por todos los venezolanos, es la discriminación laboral por motivos políticos, la imposibilidad de conseguir un puesto de trabajo en determinadas empresas si se tiene una filiación política diferente a la exigida por éstas.


Si realmente se toman un rato para leer el informe, verán que esto que he mencionado no es más que un pedacito mínimo de todas las razones que tenemos para preocuparnos y para detenernos a pensar seriamente cómo podemos hacer valer nuestros derechos.

5 comentarios:

El Drac dijo...

Ve y yo que creía que en venezuela estaban mucho mejor que aquí ¡vaya! si estamos casi casi con los mismos problemas mi querida amiga ¿Y cómo entonces Chávez manda ayuda y financia campañas electorales de otros países? creo que hay bastante demagogia. Un gran abrazo

Maie dijo...

pffff...

Allek dijo...

Pasaba a desearte felices fiestas!!
te dejo un fuerte abrazo!

Genín dijo...

Además no se pueden hacer caso a las estadísticas porque según quien las publique están amañadas según convenga, ayer leía en el País con lo que están publicando de wikileaks, que el Chavez falsea las estadísticas según le convenga, el tipo llega a exportar petroleo, y ese mismo petroleo lo vuelve a traer al país para ser refinado, con lo que la producción real es mucho menor de lo que dice, y por cierto los problemas de baja producción y mala calidad son importantes desde que se marcharon un montón de ingenieros que eran sumamente bien cualificados.
Besos y salud

La Hija de Zeus dijo...

A todo esto contribuyo el difunto Tascon...