lunes, 17 de enero de 2011

Hola Gabriel

Aún no sé si eres realmente Gabriel o si más adelante tendré que disculparme contigo por haberte llamado por un nombre de varón... Pero como tu papá y tu mamá dicen con tanta seguridad que eres varón y te llamas Gabriel, pues yo me siento en total libertad de llamarte así, con confianza, como panitas, porque, de hecho, lo seremos, lo somos ya!

Aclaro que este post es para ti y no debe confundirse con el otro Gabriel que se ha nombrado en este blog alguna vez, a quien ahora -y con mucha más razón que antes- solamente llamaremos "Gabrielito" como cuando era chiquito.

Por qué dije arriba que somos panitas? Porque desde mucho antes de que fueras siquiera la caraotica que eres ahora, ya se había hablado mucho de ti! Me explico: hace muchos años se hablaba de unos niñitos muy blancos y con lentes que se suponía que YO iba a tener, pero como el papá de esos niñitos desapareció del panorama, se empezó a hablar más de ti, y de tus hermanitas y hermanitos, incluyendo al pobrecito que probablemente morirá virgen (tu mami entiende)... Entonces, como tú has estado en mi vida por tanto tiempo, ya eres mi pana, y yo aprendí a quererte y a esperarte, y me he preparado para ti porque sé que te voy a hacer falta (no es que quiera hablarte mal de tu mamá, pero tú la conoces mejor que nadie y debes saber a lo que me refiero, no?).

Y sabes? Hoy le estaba contando a tu mamá que no me gustaba tener tantos "tíos" cuando era niña, porque me hacían llamar tío a todo el mundo, hasta los vecinos eran "mi tío Hugo y mi tía Myriam", igual los primos que eran mucho mayores que yo también eran "tíos" y había que pedirles la bendición... Como eso me fastidiaba, decidí que los únicos tíos debían ser los de verdad, con los que se tiene un nexo consanguíneo. Pero te puedo confesar algo? Todas las veces que tu mamá me repitió hoy que voy a ser tía, me gustó! Me gustó la idea de ser TU tía, la vaina es personal!

No te puedo prometer ser una buena tía, porque si nunca he tenido 100% de éxito en mi intento de ser buena hija, ni buena hermana, ni buena estudiante, ni siquiera buena persona, pues, no te quiero quedar mal si tampoco logro ser buena tía; espero que aunque sea valores la sinceridad... Lo que sí te prometo es que lo voy a intentar! Tu mamá me ha atribuído muchos papeles en tu vida desde que éramos niñas, y yo no sé si realmente son los que voy a desempeñar, pero en el que me toque puedes estar seguro de que obtendrás mi mejor performance!

Por ahora, como eres una caraotica, no te voy a comprar regalos, aparte del helado y los litros de agua que le compré a tu mamá hoy que en realidad eran pa' ti (Pero no le digas nada, ok? Recuerda que somos panitas y debemos guardar nuestros secretos). Por los momentos, lo que pienso hacer por ti es fastidiar mucho a tu mamá para que te alimente y para que no te perturbe con mucho sol en la sabana o con el movimiento del tractor. Ah y le voy a regalar música bonita para que no te contamine con reggaeton. Te diría que le voy a regalar libros chéveres para que te lea, pero ambos sabemos que eso no va a suceder, mucho es que venga a leerte este post...

Siempre se lo he dicho a tu mamá, se nos puede caer el mundo pero nos tenemos la una a la otra y eso basta! Ahora te lo digo a ti, tú me tienes a mí (pa' lo que sea que te vaya a servir una tía loca) y yo te tengo a ti (que no sabes cuánto bien me hará mi sobrino). Eso basta!

domingo, 2 de enero de 2011

Los tweets que murieron antes de nacer y se convirtieron en un post

Aprovechando que tengo acceso a un computador, debo escribir, ¿verdad?

Por las mismas razones que expliqué en mi post de ayer, no voy a lograr desarrollar coherentemente un post muy largo, siendo así, se me ocurre escribir pequeñas cositas aisladas que pienso desde que estoy en la civilización, que son muy largas para ser un tweet y muy cortas para ser un post por sí solas...

Ahí vamos...

1) Me he acostumbrado tanto al TweetDeck, que me fastidia terriblemente la sola idea de twittear desde la web o del celular.
2) Creo que ya me resigné a que los campurusos que venimos a la ciudad siempre andamos con frío.
3) Aquí la lluvia me molesta menos que en el pueblo, porque sé que no va a salir el sol arrechísimo a los 5 minutos para matarme de calor.
4) Ya no quiero comer más hallacas.
5) Mi tía hace el café demasiado clarito, así que para compensar, cada vez que salgo a la calle tomo café como una enferma.
6) No he comprado todo lo que pensaba comprar, pero compré cosas que no estaban previstas y que será muy útiles. Vale mencionar que había hecho una lista, pero se me olvidó arrancar la hojita del taco, debe estar en este momento junto a mi PC en Maturín.
7) Todo el mundo dice que aquí todo está carísimo, entonces imaginen cuánto cuesta cualquier vainita en Maturín, para que yo sienta que aquí todo está baratísimo.
8) Rosángela está de acuerdo conmigo en que esta ciudad no va a cambiar jamás. Quienes viven aquí dicen que está cada día más invivible, pero nosotras la vemos igualita. Cada vez que la dejamos, está sucia y caótica pero mágica, y así mismo la encontramos al volver.
9) Me comprometí con la vieja Natalia a que este año voy a contar su historia en el blog... Afortunadamente me quedan 363 días...
10) El cuarto donde siempre dormía cuando venía, es ahora el cuarto de Nina, y huele a medicamentos.
11) Traje mi sartén, mi cuchillo, mi aceite de oliva, mi aceto balsámico... y cada vez que estoy en la cocina pienso que debí traer mi tabla, mi batidor, mis pimenteros, mis tobos para el té...
12) A veces me quedo un rato en el balcón mirando a las palomas en el estacionamiento. En Maturín no hay muchas, la gente se las come.
13) Saliendo al balcón hay un fucking móvil de ángeles. Mis tías son bajitas y pusieron el móvil a una altura que está bien para ellas, pero yo, cada vez que paso lo tropiezo con la cabeza.
14) Alguno de los vecinos fuma marihuana en las noches.
15) En alguno de los apartamentos vecinos tienen una bebé que llora burda de chistoso.
16) Ayer en la mañana un vecino puso ruidos molestos "música" a todo volumen, primero fue salsa y bachata, y luego una vaina que decía "Adelante Comandante, ponte al frente con honestidad"... WTF??
17) Se supone que antes de irme debo visitar a la hermana de mi madre que está burda de enferma, pero es que tengo taaaaantas gaaaanas... Me estresa sólo pensar en el rato que voy a tener que pasar exprimiéndome el cerebro buscando qué coño decir para que no sea tan evidente que no tenemos nada de qué hablar.
18) Hace días estuve con mi Francés en "el sitio de la Euchita".
19) Caracas no se siente igual sin la Euchita.
20) Antes de venir me prohibí comprar libros porque tengo muchos en la gaveta "por leer". He cumplido a medias; estuve en varias librerías sólo mirando y lamentando no aprovechar la variedad y los precios que encuentro aquí (insisto, en Maturín todo es más caro). Sólo me compré un libro porque no me quedó otra opción: estaba atrapada en el Sambil por la lluvia y no tenía más nada qué hacer allí, así que entré a Tecni-Ciencia a buscar algo con qué pasar el rato, luego me compré un chocolate caliente en Churromanía y leí hasta que dejó de llover.
21) No sé si lo he dicho antes en este blog, pero cuando vengo a Caracas aprovecho mi cuota de chocolate caliente espectacularmente espeso, porque en Churromanía allá en el pueblo tienen la máquina de chocolate caliente como servilletero (En serio, Pablo puede dar fe de ello, lo juro por mi cerebro).
22) El libro que compré fue "Al calor del verano", de John Katzenbach. Me gustó, pero el final me pareció soso.
23) Esta tarde voy a ver a Oswaldo, razón por la cual estoy contenta.

sábado, 1 de enero de 2011

El primer post de 2011

Feliz año, people!

Inicio de año pasado por agua en Caracas, con un pelo de flojera y con pocas ideas para escribir acá... O no, mejor dicho, ideas tuve muchas a lo largo del día, pero tan pronto me siento aquí, se esfuman! Es curioso, es como si necesitara mi silla, mi teclado, mi tobo de té; es como la gente que no logra conciliar el sueño en una cama que no sea la suya...

En realidad escribo porque quiero echar a andar el blog desde el primer día del año, porque si no, la procrastinación se puede apoderar de mí.

Y claro, también escribo porque quiero agradecer a todos los que han estado pendientes de mí, a los que me han llamado, a los que me han escrito por email, por El Embobador, por Twitter... Sepan que, aunque no tenga tiempo para responder, agradezco sus mensajes y les deseo todo lo mejor.

Creo que seguiré con mi rutina de 1ro de enero: leer y comer mucho. Ustedes pórtense como puedan!