viernes, 25 de febrero de 2011

De la doble moral y los comentarios con contenido sexual

Este post nace de una pregunta en Formspring que ni siquiera he respondido todavía, en cuanto la vi vino la idea y vine corriendo a escribir esto antes de que la procrastinación me ganara la batalla.

La pregunta es de un panita que anoche estaba impactado viendo que todas las féminas parecíamos estar en celo durante la presentación de Chayanne en Viña del Mar, por todo lo que estuvimos escribiendo sobre él en Twitter.

Yo escribí sólo dos tweets, uno hablaba de lo bueno que está Chayanne a pesar de sus años como si tuviera pacto con el diablo para no envejecer jamás, y otro sobre lo indecentemente hermoso que le quedaba el pantaloncito marrón; no escribí más porque estaba más pendiente de la pantalla de TV que de la PC, pero cada vez que me acercaba, ¡veía a aquel mujerero desatado a punto de planear un viaje relámpago a Chile para llevar a cabo la violación masiva del tipo! Pero no es que decían que les gustaba y ya, es que describían de manera muy específica todo lo que le querrían hacer (y que seguramente, jamás le han hecho a sus esposos/novios, pero ése no es el tema)... Yo no las culpo, porque como dije antes, ¡está muy bueno, ésa es la verdad!

Pero no puedo evitar preguntarme qué pasaría si se presenta Shakira o Jennifer López y todos los hombres se dedican a twittear sobre ella en los mismos términos malsanos y lascivos que nosotras nos sentimos en libertad de usar para referirnos a Chayanne o a cualquiera que nos provoque.

Bueno, yo creo que muy probablemente lo que pasaría es que esos hombres recibirían una masiva cantidad de unfollows de parte de esas mismas mujeres que estaban alborotadas anoche. Éstas probablemente no querrían seguir tratando con esos patanes, que ven a la mujer como un objeto sexual, que no respetan, que se expresan como unos enfermos y bla bla bla...

Si queremos otro ejemplo de esta doble moral, nos podemos fijar en la discreción que se le pide al hombre sobre sus conquistas y su vida sexual, aquello de que "los caballeros no tienen memoria", aquello de que hagan lo que hagan no deben contarlo, y si se les ocurre decir que hicieron X cosa con X mujer, pues ya el tipo es un patán que anda jactándose de ser muy macho y que barre el piso con la reputación de las mujeres y bla bla bla...

Pero, gente, seamos sinceros, ¡yo jamás he escuchado una conversación sobre sexo en términos más crudos que las que se dan en una reunión de mujeres! Entre mujeres es algo así como una regla no escrita, que al levantarse de la cama en la que deja al tipo dormido, tiene que ir corriendo a reportarles la experiencia a las amigas con todo detalle (no digan que no, todas sabemos que es así, y si no lo hemos hecho, hemos escuchado los cuentos, ¡TODAS!); y si la audiencia no considera que el reporte es suficientemente específico tiene derecho a preguntar y la interrogada está en la obligación de responder: cómo, cuándo, dónde, de qué tamaño, en qué posición, cuántas veces, ¡TODO! En una reunión de mujeres, sobre todo si hay alcohol, está permitido convertir a un hombre en el dios de un nuevo culto o en objeto de burla eterna y, reitero, se habla en los términos más crudos.

Yo que ando con hombres que me hablan como si fuera un macho más y que también me echan sus cuentos, puedo asegurar que ni el carajo más ordinario que conozco me ha dicho JAMÁS una vaina tan soez como las que me han dicho algunas mujeres.

Siempre he querido preguntarle a alguna amiga "Vieja, ¿qué pasaría si te enteras de que Fulanito le ha contado a sus amigos lo que tú me estás contando a mí?", no lo hago porque sé que eso sería cortarle la cabeza a la confianza que esta persona pueda tener en mí y que después no me va a contar ni eso ni ninguna otra cosa... Pero igual lo pienso...

Entonces, ¿a dónde quiero llegar con esto? A lo que siempre digo de la igualdad entre ambos sexos: ¡es una utopía, no existe y procurarla es un error! Me explico: es lógico que queramos igualdad de derechos y de oportunidades, pero no es lógico que queramos ser iguales porque NO lo somos, la naturaleza en su sabiduría nos hizo distintos. Pero, como siempre ha habido féminas que no entienden la bendición que significa ser lo que somos, se han empeñado en tratar de igualarse a los hombres, en ser igual de promiscuas, igual de groseras, igual de rudas, ¡se han puesto como meta ser y hacer todo lo que llevan siglos criticándoles a los hombres!

Ah pero claro, eso es en lo que les conviene, porque a veces no les conviene que lo que es bueno pa'l pavo sea bueno pa' la pava. ¿Por ejemplo? Los comentarios que se pueden hacer. Según esta clase de féminas, los hombres no deben hacer comentarios que se refieran al sexo ni siquiera veladamente, y el que lo hace le está faltando el respeto a la mujer. Pero nosotras sí podemos decir lo que nos dé la gana, porque somos mujeres liberadas y cómodas con nuestra propia sexualidad...

¿Qué vaina es ésa? ¿Eso no es sexismo y discriminación igualito?

Yo, como siempre, opino que ¡ni tan calvo ni con dos pelucas! Pana, yo creo que todos tenemos derecho a expresarnos libremente, pero con respeto por los demás y, sobre todo, con respeto por nuestra propia persona. Creo que podemos decir lo que estamos pensando, pero entendiendo que esa otra persona involucrada en el cuento no nos ha pedido que revelemos información suya, y entendiendo que hay cosas que en realidad no necesitamos compartir y los demás no necesitan saber.

Y antes de que me lo digan, sí, es verdad que todos tenemos personas a la que le contamos cualquier vaina sin pelos en la lengua. Ajá, eso es cierto. Pero no es lo mismo contarle en privado a esa única persona que sabes que se va a quedar calladita, que montar un show delante de media docena de aves de rapiña ansiosas por conocer detalles que probablemente divulgarán más adelante.

No sé, people, cada uno es libre de pensar y decir y hacer lo que quiera, pero yo creo que antes de ponernos a juzgar lo respetuosos o irrespetuosos que son los demás, debemos aplicarnos el juicio a nosotros mismos y entender que ése es el veredicto que importa.


Marcos, gracias por despertarme
-sin saberlo- el gusanito de este post.

16 comentarios:

Saudade dijo...

Yo opino lo mismo Mariale. Por cosas del destino he escuchado conversaciones de un grupo de mujeres hablando de sus respectivos hombres y puedo dar fe que lo que dices es muy cierto.

Las mujeres se escandalizan si un hombre le mira las tetas a una mujer en público, pero ellas entre si hablan de una forma crudísima, directísima y sin ninguna delicadeza.

Un hombre que crea que las mujeres son princesitas que se quieren casar de blanco y tener almohadas de seda rosa y que son incólumes no tiene sino que escuchar a su amada hablando de sexo: comparan tamaños, texturas, formas, sabores, performances, duración, sonidos, todo, absolutamente, TODO.

En cambio uno de hombre ni con sus mejores amigos habla asi, lo maximoq ue uno dice es: "uy si, estaba buena, si vieras que piernas" y ya.

Que bueno que una mujer como tu nos cuente esa experiencia para empezar a desbaratar un poquito la doble moral.

Genín dijo...

Va a quedar muy clarita mi admiración por esta entrada, no solo es buena sino que es de una clarividencia fuera de lo normal en las pendejadas que se leen en estos tiempos, y decia que mi admiración va a quedar clarita porque te ruego me permitas publicarla en mi blog, haciendo referencia por supuesto a que ha sido copiada con consentimiento en este, tu blog.
Ya solo me queda mandarte mis incondicionales besos y mis deseos de que Heriberto y demás partes importantes de tu cuerpo se porten muy bien.

Mariale divagando dijo...

Saudade,
pa' desbaratar la doble moral nos falta muchíiiiiiisimo!

Genín,
claro que puedes publicarlo allá! Tú sabes que todo lo que hay en este blog es tuyo también.
Un abrazo!

TORO SALVAJE dijo...

Que somos diferentes es tan obvio que no vale la pena discutirlo.
Yo nunca he podido entender a esos grupos de niñas, adolescentes incluso mujeres adultas chillando enloquecidas en un estado de histeria preocupante cuando aparece un famoso -sea cantante, futbolista, actor,etc...- cerca de ellas.
Es algo que no logro entender.
Igual que tampoco entiendo esa necesidad de las mujeres de explicar a sus amigas todo lo que ocurre en sus vidas vulnerando sin ningún escrúpulo la confianza de sus parejas, novios, etc.

En fin, eso es lo que hay.

Besos.

Gustvao dijo...

Eso tiene un nombre "ley del embudo"...

saludos!!

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Mariale! Hay cosas que se suponen íntimas, sin embargo, para que un secreto se sepa sólo hacen falta dos personas que lo sepan. La doble moral acompaña a nuestra sociedad y muestra sus mil caras todos los días. Hay cada caso por allí que ni te cuento. Excelente post, como siempre. Keep blogging! Hugs and kisses!

murdocke dijo...

de lo mejor que he leído de ti en mucho tiempo y muy vivido por mi en los últimos meses. Llego a la conclusión de que no entiendo a las mujeres, pero las amo y no me imagino una vida sin ellas.

Fausti dijo...

Que bueno es leerte. No podría estar más de acuerdo contigo. Excelente!

Saludos.

Lycette Scott dijo...

Manita, creo que es excelente esta entrada, yo como feminista creo que indudablemente existe una doble moral.
Considero que cada quien está en su derecho a decir lo que piensa y siente, es un asunto de libertad. pero nadie tiene que ser obeto de otro, ni nadie tiene derecho a ver al otro de esa manera, así lo pienso yo.
Indudablemente es dificil exigir un respeto que no das al otro

La Hija de Zeus dijo...

Mariale, estoy de acuerdo en que se le critica a los hombres lo que aveces las mujeres hacen. Igual que los hombres critican conductas que ellos tienen, cuando quien las practica es una mujer.

Sin embargo, señalas que TODAS las mujeres hacen ese tipo de comentario, o los han escuchado, temo tener que contradecirte, porque ni lo hago, ni lo escucho de las mujeres con las que hablo, ni siquiera de las más cercanas. Solo recuerdo a una mujer que contaba todo, de manera poco favorable para su amante, y no me lo contó a mi directamente.
Las generalizaciones nunca son buenas..

Mariale divagando dijo...

Toro,
lo de los gritos es tema aparte.
(Me avergüenzan)

Gustvao,
sí, podría decirse.

Oswaldo,
si nos ponemos a contar de los casos que conocemos, medio mundo nos retirará el saludo...

Murdocke,
yo creo que esa conclusión a la que tú llegaste es la única forma en que los hombres pueden soportarnos sin volverse locos.

Fausti,
y es bueno tenerte por acá!

Negra,
yo no soy feminista, lo veo exactamente igual de pointless que ser machista.
Pero sí creo que las mujeres merecemos respeto, y debemos empezar mirando hacia adentro y entendiendo qué es lo que hace falta para poder exigirlo.

Zeucita,
una vez leí algo parecido a esto: "Todas las generalizaciones son falsas, incluída esta que estoy haciendo"; y una vez escribí al respecto en algún post de este blog, de cómo las generalizaciones por su naturaleza y características tendían al error... Pero ponerme a hablar de estadística a esta hora sería aburrido, digamos sólo que es mejor no generalizar.
No obstante, señalaré un detalle: mi post dice que quienes no contamos este tipo de cosas, por lo menos hemos escuchado al respecto, y tú misma dices que recuerdas a una aunque no te lo contó directamente... Ves también has escuchado los cuentos (aunque sea indirectamente)? Ves que no eres la excepción?

Maie dijo...

Respeto... ahi esta la clave de la supervivencia de la especie. El dia en que todos los seres humanos dominemos el verdadero sentido de la palabra RESPETO en toda su extension, no hara falta mas nada. Para mi, si logro inculcarles ese y solo ese valor a mis hijos, habre cumplido mi mision de madre.
Buen post (que lei via Genin por cierto)

Recomenzar dijo...

El respeto ante todo respeto de nosotros a nosotros.. y de ellos a nosotras. Genin te ha recomendado y vale la pena tu blog
Un beso

Copcita dijo...

Post para tomarlo como referencia obligada en conversaciones entre féminas y que entendamos lo que un grupo de mismas féminas pero con otra visión, puedan entender...para reflexión pues!....

Abrazos Mariale!

María dijo...

Hola:

Vengo del blog de Genin, que como sabes, ha publicado tu entrada tan interesante, por lo que quise venir a saludarte y a dejar el comentario que le dejé a él.

Encantada de haber estado aquí.

Un beso.


En las mujeres prima el corazón y el sentimiento, en el hombre más el instinto sexual.

Somos distintos, indudablemente, que sí, hay un libro que lo explica muy bien que se titula: "Los hombres son de marte, y las mujeres de Venus", no se si lo habrás leído, lo explica muy bien.

Kim Basinguer dijo...

Felicidades por ese post, no solo es bueno sino que está lleno de verdades.