jueves, 31 de marzo de 2011

A siete años del Centenariazo

Una noche, hace siete años, yo saltaba y gritaba con mi enano cargado, viendo esto:



No lloré porque no podía, así como tampoco puedo ahora, aunque ganas no me falten...



Qué bueno sería que alguien le prestara atención a los últimos segundos de esas declaraciones...

Qué bueno sería que Farías entendiera cómo está destruyendo el milagro que recibió...

Qué bueno sería que unos cuantos de los que ahora van convocados, se fijaran en cómo jugaban estos hombres y aprendieran la importancia de entrar a la cancha con dos cojones!


Al Dr. Páez, mi eterna gratitud.
A mi Selección, mi más irrestricta lealtad.
Al fútbol, un AMOR que no cabe en esas cuatro letras.

sábado, 26 de marzo de 2011

"Do schools kill creativity?", by Sir Ken Robinson

Un panita me envió esta mañana un mail titulado "Tienes que ver esto", el contenido era un link a un video y un texto que decía, entre otras cosas, que me hiciera el favor de dedicar 20 minutos a ver el video porque sabía que iba a quedar pensando "Coño! Por fin alguien que piensa como yo!". Le dediqué los 20 minutos y luego hice clic en "Responder" y escribí una respuesta de cuatro palabras: "Dude, me conoces! Thanks!".



Ahora yo les digo a ustedes, háganse el favor de ver este video que les hará reflexionar y les despertará un gran deseo de mejorar las cosas, de influir en el futuro, en serio.

martes, 22 de marzo de 2011

Water for cities: Responding to the urban challenge

Cada 22 de marzo escribo sobre el Día Mundial del Agua. En 2008 escribí sobre el saneamiento, en 2009 escribí sobre los recursos hídricos transfronterizos y en 2010 escribí sobre la importancia del agua limpia para un mundo sano. Este año el tema es la gestión del agua en las ciudades. La inmensa mayoría de los que me leen viven en ciudades, así que, people, esto es con ustedes!

No pretendo venir a iluminarlos con una sabiduría que en realidad no poseo, no pretendo hacerlos sentir culpables por la ducha que tomaron esta mañana, no pretendo venderles una imagen apocalíptica de un futuro sin agua... Pretendo solamente mostrarles algunos datos concretos, que espero tengan la amabilidad de leer y procesar durante un rato; lo único que quiero es que lean y piensen, nada más.

- La mitad de la población mundial vive en ciudades.
- Las ciudades necesitan del agua dulce para poder seguir existiendo tal como las conocemos pero, paradójicamente, tienen un gran potencial para desperdiciar y dañar el agua dulce.
- La cantidad de agua que se desperdicia cada año en las ciudades del mundo es equivalente a la que se necesita para abastecer a entre 10 y 20 millones de personas.
- Cada día dos millones de toneladas de desperdicios van a los cursos de agua en todo el mundo.
- La contaminación de las fuentes de agua potable trae epidemias de enfermedades como el cólera o brotes de malaria; la malaria, que siempre se vio como una enfermedad de las zonas rurales, cada día azota con más fuerza a las poblaciones urbanas.
- Más del 60% de la población de América Latina vive en ciudades costeras, y sufre las consecuencias de la contaminación de ríos y mares causada por esas mismas ciudades.
- El 25% de los habitantes de las ciudades del mundo vive sin acceso a instalaciones de saneamiento mejorado (es decir, instalaciones que garantizan que las excretas humanas no contaminen alimentos o fuentes de agua), y en el continente africano esta cifra supera el 50%.
- El 27% de los habitantes de las ciudades en países en desarrollo no tiene agua corriente en sus viviendas.
- Quienes no tienen agua corriente, con frecuencia deben comprarla a vendedores privados, y en ocasiones llegan a pagar por cada litro hasta 50 veces más de lo que pagarían si tuvieran el servicio en casa.
- Los barrios marginales de las zonas urbanas, suelen construirse en zonas altamente inundables y, por ende, vulnerables a todos los problemas relacionados con la gestión del agua.
- El tercer Informe de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo, publicado en 2009, indica que los problemas de agua de las ciudades del mundo son manejables. La mayor parte de los conocimientos necesarios, la experiencia y la tecnología ya está disponible. Sin embargo, es esencial incluir estos problemas en las agendas nacionales e internacionales.

El último punto tiene por objeto mostrar que todas las calamidades que mencioné antes tienen solución y esa solución está en nuestras manos. Así que, como siempre, el llamado es a asumir nuestro pedacito de responsabilidad y hacer lo que nos corresponde dentro de nuestro círculo de influencia.

jueves, 17 de marzo de 2011

"Y eso basta"

Alguien me comentó hace poco que suelo terminar muchos párrafos con la frase "Y eso basta", lo notó en el blog y en Twitter y en mis mails y SMS, y lo nota cuando hablo. La verdad es que tiene razón.

No sólo lo escribo, también lo digo con frecuencia. Casi siempre con esa voz ronquita y medio engolada que me sale involuntariamente cuando siento que estoy quedando expuesta.

Suelen ser párrafos que escribo refiriéndome a aquello por lo que me siento agradecida o por lo que estoy orgullosa o lo que admiro de alguien, o que describen lo bueno de la relación que tengo con alguna persona.

Puede referirse a una persona que quiero, a un servicio que me presta una empresa, a las características de un jugador de fútbol, a un libro que me tuvo despierta una noche entera... Puede referirse a cualquier cosa, sólo sé que cuando lo llego a pensar es como un instante perfecto, es un recordatorio de que las cosas buenas existen y que yo todavía soy capaz de apreciarlas.

Tal vez pueda sonar como una forma de minimizar o menospreciar algo o a alguien, pero les aseguro que no es ésa la intención.

Yo soy un ser humano profundamente inconforme. Por lo general, para mí nada es suficiente, nada me complace ni me satisface en un 100%. Siendo así, cuando digo algo como en este post "Nos tenemos el uno al otro y eso basta", estoy diciendo que no me atrevo a pedir más, que no hace falta más, que ese solo hecho es tan perfecto que incluso un ser egoísta y exigente como yo, siente que no hay más que buscar, y eso basta.

lunes, 14 de marzo de 2011

César Franco - Confesiones

Hay una serie de temas importantes sobre los que podría haber escrito hoy, pero no quiero saltar a los depressing subjects tan temprano hoy lunes... Mejor comparto con ustedes las primeras notas musicales con las que abrí el día.

Quienes me leen desde hace tiempo saben que me encanta todo lo que compone César Franco, hoy les dejo una letra que bien vale la pena cinco minutos de nuestra atención.

jueves, 10 de marzo de 2011

Los nombres genéricos (o El Mariale-Glosario) - Parte 2

Seguimos con la lista que empecé en diciembre pasado en este post.

Falta de seriedad: Dícese de mis Converse rosado oscuro de suela negra, de mis jeans rotos, de mis medias de varios colores que no combinan, de mis franelas de muñequitas flacas que se parecen (o no) a mí...
Por lo general, después de salir de una tienda, extiendo la bolsa diciendo "Mira la falta de seriedad que me compré"; o las pocas veces que lo que veo en las vitrinas no me parece asqueroso, puedo señalar una diciendo "Me gusta esa falta de seriedad"; o cuando alguien me pide consejos sobre lo que debe o no debe ponerse, levanto mis Skechers con vivos brillantes diciendo "Tú estás viendo la falta de seriedad que yo llevo en los pies, ¿no?".
Noto que con el paso de los años toda la ropa del mundo me va pareciendo más imposible de usar, pero la poca ropa que me gusta, es una total falta de seriedad.

Kojak: Lo uso para referirme a cualquier pene.
Viene de un panita español que estaba obsesionado con hablar de su miembro, al cual solía llamar "El Calvo". Y otro pana, que se burlaba de su obsesión, siempre decía "Ya vas a venir a hablar de Kojak".
Han pasado unos cuantos años y a veces cuando hablo con alguno de los que formaron aquel grupito tan chévere y que nos duró tan poco, descubro que ellos también usan una de las dos expresiones, o El Calvo o Kojak.

El Poca Cosa: Nombre genérico que se les da a los tipos en los que las mujeres se fijan sin razón aparente. O sea, tipos que pueden ser feos, brutos, vagos, mentirosos patológicos, misóginos, chavistas y/o eyaculadores precoces, y aun así tienen a las pendejas tras ellos.
Es chistoso porque mientras la pendeja en cuestión está con el tipo, sucede una de dos cosas: 1) Se ríe y me dice -con la típica voz de pajúa- "Ay no le digas así", 2) Se arrecha y me deja de hablar. Pero cuando abre los ojos y lo manda pa'l coño (o llega al extremo de lo insoportable y El Poca Cosa la manda a ella pa'l coño), entonces sí les ponen cualquier mote feo, he escuchado "El Innombrable", "El Anticristo", "Lord Voldemort" y, el más reciente, "El Psicópata"; a esa última le dije "Hermana, no le digas así! Al Poca Cosa no le daría el cerebro pa' llegar a ser un psicópata".

Tiernos y Dulces Engendros del Demonio: Se refiere a todos aquellos carajitos a los que nos provoca meterles una patada en la boca y ver cómo salen volando todos sus recién estrenados dientes.
OJO, saben todos que yo amo a los niños, pero es que éstos no son simplemente niños. Hay niños que son traviesos, que obligan a hacer acopio de toda la paciencia de la que uno sea capaz, pero aun así se entiende que son niños, que están jugando, que tienen mucha energía etc etc... En cambio los Engendros del Demonio son criaturas malévolas y profundamente estúpidas, que por ahora están empacadas en cuerpos pequeñitos y por eso pueden ser confundidas con niños; cuando crezcan serán igual de estúpidos, igual que sus padres o quienes los crían.
Los adjetivos "Tiernos y Dulces" nacieron el Día del Niño en el año 2009, cuando iba en el Metro (que había decretado la gratuidad del servicio durante el feriado). Recuerdo que cuando por fin me bajé en Altamira y pude volver a respirar aire en lugar de la mezcla de colonia Menem+sudor en ropa mal lavada+vómito, saqué el celular y le escribí a Rosángela -que me estaba esperando- que me felicitara por haber logrado contener mi deseo de arrojar a los rieles a varios Tiernos y Dulces Engendros del Demonio que gritaban y me empujaban en el andén de Plaza Venezuela.


Por hoy, lo dejamos hasta aquí. No se descarta una tercera entrega.

lunes, 7 de marzo de 2011

Sobre mis demostraciones de confianza

No siempre es lo mismo confiar en alguien que tenerle confianza a alguien (igual ambas cosas me cuestan un mundo). El post de hoy se trata de lo segundo, de esa familiaridad en el trato, de esa comodidad que se siente ante otra persona, de la libertad de ser y hacer lo que uno quiera sabiendo que el otro lo entiende.

Tengo muchos días queriendo escribir sobre esto, creo que fue desde el día que le escuché el corazón a Gabriel, porque ese día le dije a su mamá cosas que podrían haberla incomodado o que podría haber tratado de discutir si no me conociera como me conoce; de hecho, recuerdo que antes de soltar las palabras en cuestión, le mencioné que me sentía en libertad de decirlo sin disfrazarlo porque sé que ella lo entiende como una prueba de mi confianza.

Pensando en eso llegué a la conclusión de que prácticamente todas mis manifestaciones de confianza podrían ser interpretadas como trato descuidado, rústico y descortés, si se observan desde afuera. Porque todas consisten, básicamente, en quitarme capas del maquillaje del personaje que tengo que representar todos los días frente a los demás por simple buena educación. Cosas como morderme la lengua cuando voy a decir algo que va a sonar feo, o disfrazarlo para que no suene feo, o esforzarme por llevar el ritmo de una conversación que en realidad no me interesa... Todas esas cosas, créanme, no las hago por hipocresía, sino por consideración, porque sé que no tengo por qué estar esparciendo mi veneno por ahí, y que la gente que me trata bien merece que yo la trate bien. Pero el punto es que las personas de mi confianza entienden que cuando me porto como realmente soy, no las estoy tratando mal, I'm just being me!

Va un ejemplo: Esta mañana le escribí a Maie un mail titulado "Mail cortito de pura preguntadera", que decía lo siguiente: "Qué más, hermana? Todo bien? Cómo te has sentido? Cómo van los enanos? Cualquier vaina, pega un grito..."; después de enviarlo pensé que era buenísimo poder escribirle así, sin tener que armar un par de líneas de saludo, para luego preguntarle cortésmente lo que quiero saber (básicamente, cómo está), armar una despedida y una firma... Ella entiende que pa' mí todo eso es una perdedera de tiempo, que lo hago con los demás porque es lo que mandan los cánones, pero que prefiero no hacerlo; entiende que si el tema lo amerita yo estoy dispuesta a desarrollarlo en un documento Word de cinco páginas, a leer una respuesta igual y a escribir otra más; y entiende que lo importante es que estoy escribiendo pa' preguntarle si está todo en orden y recordarle que estoy a un clic de distancia. Que alguien entienda esa vaina, no tiene precio!

Va otro ejemplo: Le escribí a uno de mis Portu-buddies varios SMS que contenían información que me pidió y varias preguntas al respecto, pero no respondió, lo llamé en la tarde y no atendió, y terminé llamando a su hermana que me explicó el motivo de la desaparición... Anoche le escribí otro SMS que decía "Mira mariquito, que estés despechado no te da derecho a hacerme perder el tiempo, respóndeme qué quieres por fin"; a los dos minutos me llamó, me respondió lo que le estaba pidiendo y hablamos un rato sobre su despecho. Él entiende que lo llamé "mariquito" y lo hice poner de lado su pussy attitude, porque me siento cómoda haciéndolo, porque fluimos así de bien.

Va un último ejemplo para que esto no se me alargue demasiado: Ya he escrito antes aquí que no me gusta recibir visitas en mi casa, las pocas personas que puedo traer son aquellas con las que no tengo que fingir que me importa disculparme si algo está desordenado, a las que no tengo que atender, con las que puedo actuar como si no estuvieran ahí. Pablo es un ejemplo perfecto, él sabe lo que tiene que hacer cuando está aquí y eso es muy cómodo. Yo a Pablo le puedo entregar una jarra y decirle "Sirve pa' algo, mijo, prepara té", le puedo pedir que me cargue los botellones de agua, lo puedo dejar sentado frente a mi PC matando el fastidio mientras yo me doy postín bañándome... Y volvemos a lo que dije antes: él entiende que no lo estoy maltratando, que no lo estoy corriendo con mi carota, simplemente estoy siendo yo.

Así que, tú que me lees, si te respondo los DM's sólo con monosílabos (o ni siquiera los respondo), si me he reído de lo que te pasa, si te regaño cuando te lo mereces, no creas que estoy siendo ruda o insensible, más bien te estoy demostrando mi confianza.

martes, 1 de marzo de 2011