martes, 29 de noviembre de 2011

Fuga de cerebros

A través de la mención de algunos datos, pretendo ilustrar brevemente el fenómeno de "Fuga de cerebros" que estamos sufriendo en Venezuela...

El jefe técnico del Laboratorio Avanzado de Instrumentación Electrónica del Centro Espacial Kennedy es un ingeniero venezolano.

El director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles es un músico y director venezolano.

La máxima autoridad académica del MIT es un ingeniero venezolano.

En la toma de poder del presidente Barack Obama tocó una pianista venezolana que vive en los Estados Unidos.

Uno de los más destacados investigadores de la Unidad Académica de Recursos Naturales del Centro de Investigación Científica de Yucatán es un biólogo venezolano.

El "Bruce Nelson Professor of Computer Science" en la Universidad de Carnegie Mellon es un informático venezolano.


OK, ahora para que se hagan el cuadrito mental de "lo que se va vs. lo que queda":

Nuestro Ministro de Relaciones Exteriores es un chofer de metrobus venezolano.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Lo que he escrito otros 25 de noviembre

Para serles sincera, no tengo tiempo para escribir hoy un post sobre el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, como lo he hecho los últimos cuatro años; me disculpan ésa!

Pero para que la fecha no pase por debajo de la mesa, les dejo las cuatro entradas:

2007 Sobre el maltrato.

2008 "No quiere ser mojigata".

2009 Otro 25 de noviembre en el que les invito a hacer ALGO.

2010 Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (2010).


Ojalá en algún momento deje de hacer falta escribir sobre esto.

viernes, 11 de noviembre de 2011

Carta abierta al fanático post Copa América 2011

Estimado fanático post Copa América,

Tal vez estés cansado de que te llamen así y que lo hagan en forma despectiva, permíteme ante todo aclararte que no es ésa mi intención.

Te llaman "fanático post Copa América" porque perteneces a ese grupo que no se interesaba por el andar de la Vinotinto y que empezó a hacerlo después de los buenos resultados obtenidos en ese torneo. Debes comprender que los fellow futboleros te vean como alguien que simplemente sigue una moda, que no te vean comprometido...

Yo, a diferencia de muchos, no te desprecio, no te voy a mirar feo porque tu interés futbolero sea reciente, al contrario, yo me alegro por tu nuevo interés, porque nunca nos sobra el apoyo y los buenos deseos; si lo que se logró en la Copa América fue lo que te hizo voltear a mirar a una Selección que lleva tantos años trabajando, pues bendita sea esa Copa América.

En esta carta pretendo agradecerte que te hayas sumado, que lleves la camiseta con orgullo, que hoy viernes les hayas dicho a tus panas que sólo pueden ir a tomarse las birras si en el bar van a pasar el partido; de verdad te lo agradezco.

En esta carta quiero felicitarte por boconear en tu muro de Facebook el día después del partido de Eliminatorias contra Argentina, no porque boconear sea bueno, sino porque entiendo que ésa es la única manera en que el venezolano promedio sabe celebrar y demostrar su alegría. Entonces, si boconeaste fue porque estabas contento, y si estabas contento por el triunfo de tu Selección, ya eres uno de los nuestros!

Pero sobre todo, en esta carta quiero advertirte -como si fueras mi hermanito pequeño- que no todo va a ser color de rosa, que vas a sufrir más de lo que vas a disfrutar, porque van a venir momentos difíciles y será entonces cuando debas probar ese compromiso que los fellow futboleros no creen que tengas, probártelo a ti mismo, no a nosotros... Me permito enumerar para ti algunas situaciones que deberás superar:
- Lo obvio: Se van a perder partidos!
- Algunos de ellos se perderán injustamente. Llora tranquilo, es normal, y cuando se gane el próximo lo vas a disfrutar más.
- Algunos se perderán con toda razón porque se jugará mal. Arréchate, tienes derecho.
- Algunos se ganarán por un lechazo, jugando pésimo. Duerme esa noche entre avergonzado y aliviado sabiendo que podría haber sido peor, y al día siguiente juega con nosotros a ser DT y a creer que lo harías mejor que Farías.
- Farías... ése es un punto delicado! Te voy a decir algo que leí en Twitter: Él es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta! :-P Hablando en serio, yo lo detesto, todos los detestamos, pero él es el que guía a nuestra Selección, si a él le va mal a la Selección le va mal, así que es nuestro deber desear que le vaya bien! Hasta debes rezar por él si crees sirve de algo.
- Verás cómo van a la Selección jugadores que no merecen la convocatoria, por eso también tienes derecho a arrecharte, pero también tienes el deber de desear que lo hagan bien.
- Verás cómo se quedan fuera de la convocatoria jugadores que la merecen; tú tranquilo, viejo, una de las cosas bellas del fútbol es que tarde o temprano pone a cada uno en el lugar que le corresponde.
- Verás cómo se lesionan jugadores que necesitamos y sentirás que se nos viene el mundo encima; en este caso también puedes llorar, puedes rezar por ellos (yo creo que eso no los va a ayudar en nada, pero si tú eres creyente, a ti sí te va a ayudar), puedes escribirles por Twitter para darles ánimo, yo lo hago todo el tiempo con @RonaldVargas10 y con @FerAristeguieta...
- Verás que alguna vez los grandes estandartes de la Selección tendrán partidos para el olvido. Es normal, son humanos, confía en que la próxima vez lo harán mejor.
- Escucharás burlas de los pasteleros. No pelees con ellos, ellos no están sintiendo la alegría que tú estás sintiendo, compadécelos por eso.
- Te decepcionarás de algunos compañeros que van a renegar de la camiseta después de perder un partido, eso es inevitable.

Confieso que por ese último punto fue que se me ocurrió escribirte esta carta, porque, panita, es un punto importante!

Eso te va a definir, eso dirá si mereces respeto por enaltecer la afición venezolana o si eres una vergüenza para ella. Si cantas más fuerte cuando te sientes herido por el gol recién encajado, eres uno de los nuestros; si tienes ganas de llorar cuando el cronómetro se detiene y la pizarra no nos favorece, eres uno de los nuestros. Pero si te vas del estadio antes de que termine el partido, si apagas tu TV y empiezas a echar pestes, quiero que sepas y estés claro en que sí mereces ser despreciado como "fanático post Copa América" y que yo, personalmente, me alegraré cuando nos abandones como las ratas abandonan el barco que naufraga, porque estaremos mejor sin ti, más limpios, más unidos, sin peso muerto que cargar.

Por eso hoy que se va a jugar un partido importante contra un rival directo, en un campo hostil, con un once que no me termina de convencer, quiero pedirte que te detengas a pensar si esto es lo que quieres realmente; si estás dispuesto a sufrir 90 minutos esperando la breve recompensa del grito de gol, pues bienvenido; si no es así, te pido por favor que te quites esa camiseta porque la ensucias, y que regreses al béisbol y pelees con los caraquistas o los magallaneros, eso es lo tuyo!

Pase lo que pase hoy en Barranquilla, yo seguiré con el "Cómo no te voy a querer" en la sangre; ojalá tú también sientas lo mismo!

Mariale