jueves, 19 de abril de 2012

lunes, 16 de abril de 2012

Mi vida 2.0 + Lo que me regaló Rubén

No sé cuántas veces he leído que la Internet mata nuestras vidas sociales y nuestras conexiones emocionales "en la vida real con personas reales"; cada una de esas veces he sentido lástima por quienes hacen tales afirmaciones, pues es lamentable su incapacidad de entender las ventajas que brinda la tecnología, como también es lamentable que nunca vayan a disfrutar de lo que yo he disfrutado desde que descubrí lo que se siente al conectar con otro ser humano al que no habría podido contactar de otra manera.

Vivo en un país en el que me toca despedirme de mi gente con más frecuencia de la que quisiera, pero seguimos estando a un mail (o un tweet o una nota de voz o un comentario en el blog) de distancia; aunque ya no nos veamos, seguimos estando unidos.

Mas la Internet no solo me ha servido para mantener el contacto con mis afectos de siempre, también me ha traído nuevos afectos, personas que conocí en chats, en comuidades de nuestros hobbies, en el mundo de los blogs, en Twitter... De no ser así, no tendría un "Francés" con quien reportarme apenas piso Caracas ni un señorito Beny que me llame en mi cumpleaños para regalarme "La Marsellesa", no habría cometido el mayor error de mi vida que a la vez me trajo un gran regalo y me obligó a pensar como "gente grande" aunque no quisiera, no habría aprendido todo lo que sé de un deporte que poca gente entiende, no tendría este rancho desde hace cinco años y nunca los habría conocido a ustedes, a los poquitos que aún me leen y a los otros tantos que han pasado por aquí, a los que me han dado un abrazo cuando lo he necesitado, a los que me han hecho grandes favores, a los que me han dedicado un ratico para compartir un café, y a los que todavía les debo el abrazo y el café.

Sepan todos que, de verdad, es un privilegio tenerlos.

No haré acá una enumeración de las personas que he conocido online y que son ahora parte importante de mi vida, no hace falta, porque cada una sabe lo que significa para mí y lo agradecida que estoy porque hayan llegado a mí hasta de las maneras más inesperadas. Lo que sí quiero hacer constar es que todos han sido reales, porque lo que han aportado a mis días ha sido mucho más tangible y positivo que lo que me dan otras personas a las que sí veo todos los días. Y también puedo afirmar, como bien dijo @laperfecta en su post "Mi corazón 2.0", que la Internet no solo no me ha deshumanizado, sino que me ha hecho más humana.

Este año una de esas personas que integran mi "vida 2.0" me dio un regalo que creo que ni él mismo sabe cuánto le agradezco, el señor @rubenangulo me invitó a un grupito de Whatsapp en el que se suponía que hablaríamos de fútbol venezolano, pero que con el paso de los meses se ha convertido en una familia de 12 locos que, como todas las familias, se pelean, ponen a prueba sus límites, se burlan los unos de los otros, pero también se aceptan tal como son, se cuidan unos a otros y están ahí para lo que haga falta.

Pero Rubén es un tipo que no se conforma dar con un solo regalo, muy en el fondo de toda su bastardez (yo sé que la cualidad de bastardo se llama bastardía, pero me da la gana de escribirlo así, supérenlo) él puede ser generoso y leeeendo, además de acertado a la hora de elegir un regalo.

Quien me conoce sabe que si me va a regalar algo material, ¡nada puede ser mejor que un libro! Bueno, corrijo, sí hay algo mejor: un libro sobre algo/alguien que realmente me guste... Y miren lo que se le ocurrió a Rubén:


Este post no me quedó como quería porque estoy dispersa, porque tengo hambre y porque pasé un rato como la propia pajúa contemplando a un animalito que caminaba por mi mano derecha, pero dije más o menos lo que quería decir, que bien se puede resumir en la palabra GRACIAS.


Nota: Gracias, Rubencho.
Nota 2: Me costó burda escribir todo el tiempo "Rubén"
y no tu otro nombre, SCEP.

sábado, 14 de abril de 2012

A cinco años del parto

Leí una rtículo que dice que a los cinco años los niños comienzan a preocuparse por problemas y a inquietarse por temas como la muerte y las carencias afectivas.

Tú, querido blog, que hoy estas cumpliendo exactamente esa edad, probablemente has estado preocupado, pensando que ya no te quiero y que te dejaré morir.

Quiero decirte que pierdas cuidado porque eso no va a suceder, puede que no me veas por aquí tanto como antes, pero te aseguro que sigo queriéndote como siempre y sigo agradeciéndote todo lo que has hecho por mí.

So, feliz cumpleaños, blog!

jueves, 12 de abril de 2012

Aplausos al Fair Play

Hace un par de años escribí dos entradas sobre el fair play: "Sobre la cochinada que metió a Francia en el Mundial" y "La tecnología en el fútbol puede cambiar mucho más que un resultado"; en aquel momento me referí a incidentes lamentables que no habríamos tenido que comentar si los jugadores realmente respetaran el fair play.

Hoy me enteré de algo que me hizo sentir una gran satisfacción: Marius Ebbers, jugador del St Pauli, de la Segunda División del fútbol alemán, marcó un gol ayudándose con la mano y le pidió al árbitro que lo anulara.

Su equipo ganó, pero sin hacer trampa.



De él tendrían que aprender otros.

lunes, 2 de abril de 2012

Como cada 2 de abril

Este rancho hace un receso en su receso (sí, ustedes entienden) para, como cada 2 de abril, desearle feliz cumpleaños a este señorito:


Feliz cumple, Beny!
Te quiero un montón!