jueves, 12 de abril de 2012

Aplausos al Fair Play

Hace un par de años escribí dos entradas sobre el fair play: "Sobre la cochinada que metió a Francia en el Mundial" y "La tecnología en el fútbol puede cambiar mucho más que un resultado"; en aquel momento me referí a incidentes lamentables que no habríamos tenido que comentar si los jugadores realmente respetaran el fair play.

Hoy me enteré de algo que me hizo sentir una gran satisfacción: Marius Ebbers, jugador del St Pauli, de la Segunda División del fútbol alemán, marcó un gol ayudándose con la mano y le pidió al árbitro que lo anulara.

Su equipo ganó, pero sin hacer trampa.



De él tendrían que aprender otros.

2 comentarios:

Genín dijo...

¡Que de puta madre!
Doblemente contento, por la noticia y por saber que estás bien!
Porque tu si que sabes que te quiero como siempre, aunque siga cumpliendo años...jajaja
Besos y salud

Nicolas Medina dijo...

Eso tiene un solo nombre, y es algo que muchos confunden con pendejez. HONESTIDAD.

No como uno que, aparte de salir drogadicto y decepcionar a millones de fanáticos de la Argentina de aquella época, le restregó su "hazaña" en la cara a todo el mundo.